El Guggenheim de Nueva York acoge la primera retrospectiva de Oteiza en Estados Unidos

Las más de cien obras escogidas para "Oteiza: mito y modernidad" serán las encargadas de popularizar la figura del escultor en tierras americanas

El Museo Sololom R. Guggenheim de Nueva York es desde hoy el escenario encargado de popularizar en Estados Unidos la figura de Jorge Oteiza, el escultor vasco del volumen y el espacio. Allí se inaugura la retrospectiva "Oteiza: mito y modernidad", que incluye más de cien obras, bocetos y collages creados por el artista durante los años 50, su periodo más abstracto y experimental.

La exposición estará abierta hasta el 24 de agosto y, aunque "el verano no es la mejor estación para los eventos culturales", supone un "reconocimiento a la figura del escultor vasco", en palabras del director del museo que lleva su nombre, Pedro Manterola.

La muestra ha sido organizada por el Museo Guggenheim de Bilbao en colaboración con el Museo Reina Sofía, la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior y la Fundación Jorge Oteiza. Sus comisarios, la prestigiosa conservadora Margit Rowell y el artista vasco Txomin Badiola, la concibieron originalmente para el Guggenheim de Bilbao y el Reina Sofía de Madrid. Ahora, en Nueva York, presenta una versión más reducida.

El recorrido sigue el proceso experimental seguido por el propio escultor en esos años de estudio de la relación entre el espacio y la forma.

Aunque poco conocido en Estados Unidos, Oteiza (1908-2003) ya fue exhibido en Nueva York en 1960, durante una exposición colectiva en el MOMA sobre nuevos movimientos en la pintura y escultura españolas. Es uno de los artistas contemporáneos españoles más significativos y recibió el premio de escultura de la bienal de Sao Paulo, en 1957.

Una de las esculturas de Oteiza que se pueden ver en Nueva York
Una de las esculturas de Oteiza que se pueden ver en Nueva York
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS