Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva Zelanda y Escocia firman la paz

La ciudad de Perth devolverá después de 200 años dos cabezas tatuadas consideradas sagradas por los maoríes

Nueva Zelanda y Escocia ponen hoy fin a una polémica que dura casi 200 años. La ciudad de Perth ha aceptado devolver dos cabezas humanas tatuadas, consideradas sagradas por los maoríes, que hasta hoy se conservaban en un museo local, según informa la BBC en su página web. La medida sigue a una decisión similar del Ayuntamiento de Glasgow, que decidió devolver al pueblo oceánico otras tres cabezas.

La historia tiene su origen en 1822 cuando un aventurero escocés, natural de la localidad de Perth, David Ramsy, adquirió los sagrados restos en Australia, a donde había viajado como cirujano de un barco y se los trajo al Reino Unido. Exhibidas durante más de un siglo, las cabezas han sido retiradas recientemente de la exposición pública, por considerarse ofensivas.

"La cabeza es la parte más sagrada del cuerpo para los maoríes", ha explicado Mike Taylor responsable de Arte y Patrimonio de Perth, "están vinculadas con los antepasados y a menudo eran arrancadas de los cadáveres para que los familiares los conservaran con ellos".

La decisión de devolver las cabezas corresponde al Lifelong Learning Comitee de Perth, en respuesta a una petición del Museo Nacional de Nueva Zelanda, Te Papa.