Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en Madrid la escritora Carmen Laforet

La catalana fue Premio Nadal en 1944 con su primera novela,

Nada

La escritora catalana Carmen Laforet, Premio Nadal en 1944, ha muerto en Madrid a los 82 años de edad, según han informado fuentes cercanas a la familia. La escritora se hallaba apartada de la vida pública desde hace años, afectada por una demencia senil.

La escritora nació el 6 de septiembre de 1921 en Barcelona, aunque en 1923 se trasladó con su familia a Gran Canaria, donde vivió su infancia y adolescencia.

En 1939, al finalizar la guerra civil, regresó a Barcelona donde comenzó sus estudios de Filosofía y Letras, que no llegó a acabar, y en 1942 se trasladó a Madrid, donde inició la carrera de Derecho, que tampoco terminó.

Exitoso debut

En el Madrid de la posguerra escribió su primera novela, Nada, basada en sus propias experiencias cuando había que comer pan negro y el café no era café, los coches funcionaban con gasógeno y la miseria y el hambre eran hechos cotidianos. Tenía 21 años cuando la publicó, y recibió los elogios de Azorín y Juan Ramón Jiménez y por ella recibió el Premio Nadal, en la edición de 1944.

En 1946 se casó con el periodista y crítico literario Manuel Cerezales, de quién se separó en los años 70 y con el que tuvo cinco hijos, dos de ellos -Cristina y Agustín- también escritores.

Su segunda novela, La isla y los demonios, apareció en 1950 y cinco años después conseguía los premios Nacional de Literatura y Menorca con La mujer nueva.

En 1963, Carmen Laforet publicó La insolación, primer volumen de una trilogía que cerró en 1967 y tituló Tres pasos fuera del tiempo, que se completó con Mis mejores páginas y Paralelo 35.

Autora de cuentos y relatos, como La llamada (1954) o La niña y otros relatos (1970); de ensayos como Gran Canaria (1961) o Mi primer viaje a USA (1981) y de reportajes y artículos, Carmen Laforet ha vivido apartada de la escritura en las dos últimas décadas, aunque llegó a ser candidata al Príncipe de Asturias de las Letras en 2002.

En 2003, su hija Cristina Cerezales publicó Puedo contar contigo, que contiene la relación epistolar entre su madre y Ramón J. Sender, un total de 76 cartas en las que la escritora desvela su silencio literario y su necesidad de intimidad, que después cristalizó en un distanciamiento paulatino de la vida pública.