_
_
_
_

El PSOE consigue dejar fuera de la futura ley de bienestar animal a los perros de caza

Unidas Podemos cede ante los socialistas, que logran excluir a los canes empleados en actividades cinegéticas con los votos de PP, PNV y Vox. La norma debe aprobarse aún en el Pleno del Congreso

Protesta contra la moción del PSOE para excluir a los perros de caza de la Ley de Protección animal, el 30 de septiembre junto al Congreso. Foto: EDUARDO PARRA (EUROPA PRESS) | Vídeo: Europa Press
Paula Chouza

El PSOE ha conseguido finalmente este jueves dejar fuera de la futura ley de bienestar animal a los perros de caza, un compromiso que el socio mayoritario del Gobierno había adquirido con el sector cinegético y colectivos del medio rural. Frente a la oposición de Unidas Podemos y otros socios habituales del Ejecutivo, la enmienda ha sido aprobada en la comisión del Congreso que tramita la norma con el apoyo de PP, PNV, Vox y Ciudadanos, entre otros. Pese a la modificación, el dictamen de la ley del Ministerio de Derechos Sociales, que dirige la secretaria general de Podemos, Ione Belarra, ha salido adelante y deberá votarse ahora en pleno. El malestar del grupo minoritario de la coalición, que ha apoyado la votación del informe para evitar que decayese la norma, era evidente este jueves, pero los socialistas consideraban este asunto una línea roja en la que no estaban dispuestos a ceder y han mantenido su posición hasta el final.

Al contrario de lo que pasó hace unas semanas con la enmienda del PSOE sobre la autodeterminación de género en menores en la ley trans, en este caso era Unidas Podemos el que se encontraba en minoría en la defensa de la aplicación de la ley a los perros de caza. Los socialistas habían recalcado esta semana que ellos aceptaron el resultado de la comisión de Igualdad y querían que ahora fuera Podemos el que cediese.

Tras la votación, la secretaria de Estado para la Agenda 2030, Lilith Verstrynge, ha vuelto a acusar a los socialistas de “ponerse del lado de los maltratadores”, y ha denunciado que se haya “apoyado en PP y Vox” justo en la misma semana en la que los populares “han impulsado en el Constitucional un golpe a la soberanía popular”, en referencia al choque entre las Cortes y el órgano de garantías. “Han formado una coalición antinatura”, ha ahondado el diputado de Alianza Verde, Juan López de Uralde.

Las posturas inamovibles de unos y otros llevaron a convocar y desconvocar la comisión varias veces en los últimos días, lo que ha causado un enorme enfado en los socios habituales del Ejecutivo. Durante la reunión de este jueves de la comisión, todos los grupos (de derecha a izquierda) han sido muy duros con el proceder y las idas y venidas de los partidos en el Gobierno. El malestar lo hizo explícito el diputado de EH Bildu, Jon Iñarritu: “Hay una recomendación que es no hablar mucho cuando se está enfadado, y teniendo en cuenta tanto el fondo del asunto como el procedimiento de esta comisión, lo mejor es que yo no tome la palabra en esta ocasión”. Por parte de ERC, Joan Capdevila ha afeado también la actitud de los dos socios en la tramitación, que, en su opinión, es “el mejor ejemplo” de cómo no debe hacerse una ley.

De no haberse incorporado esa enmienda, la ley, una vez aprobada, habría dificultado el sacrificio de los perros salvo para evitar el sufrimiento y prohibido llevar animales atados a vehículos en marcha, una de las formas de entrenar a los galgos. Los animales deberían inscribirse en el Registro de Animales de Compañía y, para tener cachorros, los dueños tendrían que anotarse en el registro de criadores. Ambas medidas buscan reducir el abandono, pero molestaban a los cazadores, acostumbrados a regalarse y cambiarse los perros sin papel de por medio. Sin embargo, el PSOE ha defendido desde septiembre (cuando presentó una primera enmienda un mes después de que la ley fuera aprobada en Consejo de Ministros) sacar a estos animales de la norma y hacer luego una legislación específica para el sector. Los socialistas consideraban este punto innegociable.

El texto de la enmienda aprobada este jueves establece que quedarán excluidos de la norma los perros de caza, rehalas y animales auxiliares de caza. Y se añade que “todos ellos se regulan y quedarán protegidos por la normativa vigente europea, estatal y autonómica correspondientes y que les sea de aplicación al margen de esta ley”.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

Pese al encontronazo entre los dos socios de Gobierno (y la indignación de los aliados), el dictamen completo de la ley ha salido adelante en la misma Comisión de Derechos Sociales con el apoyo de PSOE, Unidas Podemos, ERC y Bildu. Ahora, deberá ir al pleno del Congreso de los Diputados, algo que fuentes socialistas prevén que pueda ocurrir en enero. En todo este proceso todavía cabe la inclusión de enmiendas, aunque el PSOE no parece dispuesto a moverse.

Al margen de la polémica por los perros de caza, la ley incluye la obligación para las personas “que opten a ser titulares de perros” de realizar “un curso de formación para la tenencia” de estos animales. También, se exigirá “un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros” para cualquier propietario de perros. Es una normativa similar a la que ya existe en algunas comunidades, como Madrid y País Vasco. Y se castigará “dejar sin supervisión a cualquier animal de compañía durante más de tres días consecutivos”, un plazo que “no podrá ser superior a las 24 horas para la especie canina”.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Paula Chouza
Periodista de Política en EL PAÍS. Participó en el lanzamiento de EL PAÍS América en México. Trabajó en el Ayuntamiento de A Coruña y fue becaria del Congreso de los Diputados, CRTVG o Cadena SER. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, Máster en Marketing Político y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_