La crisis del coronavirus

Estoy en cuarentena por covid, me han hecho varias pruebas y han sido negativas, ¿puedo dar positivo todavía?

Tras la exposición al virus existe un periodo de incubación que es variable en función de cada persona

Un sanitario toma muestras a una mujer para una prueba PCR, en el hospital militar de Sevilla.
Un sanitario toma muestras a una mujer para una prueba PCR, en el hospital militar de Sevilla.PACO PUENTES
Nuria Izquierdo-Useros

A la pregunta de si después de un resultado negativo puedes tener uno positivo al coronavirus aunque estés en estricta cuarentena, la respuesta es sí. Y es así porque tras la exposición al virus existe un periodo de incubación que es variable en función de cada persona. Ese periodo es el que transcurre hasta que el virus que entra en nuestro organismo se ha reproducido lo suficiente como para ser detectado con las técnicas diagnósticas de las que disponemos actualmente.

Más información

Y ese periodo varía, entre otras cosas, porque no todas las personas se exponen a la misma cantidad de virus. Alguien se puede infectar porque ha estado expuesto a una cantidad muy alta de virus y en ese caso lo más probable es que también esa cantidad en su organismo aumente muy rápidamente y sea detectable muy pronto. Pero hay otras personas que han estado expuestas a una menor cantidad de virus y que también se han infectado, aunque en este caso pasará más tiempo hasta que ese virus se haya amplificado lo suficiente como para ser detectado por las pruebas.

Estar expuesto a una mayor o menor cantidad de virus depende, entre otras cosas, de que la persona que nos contagie tenga una mayor o menor carga viral, que estemos más o menos tiempo con esa persona y el alcance de la situación de riesgo: en un área ventilada o no, con mascarilla o sin ella, etcétera… Al final, que uno se infecte o no es una cuestión de probabilidades. Y los datos nos dicen que cuanto mayor es la carga viral de la persona que trasmite el patógeno, mayor es la probabilidad de que nos infectemos. La única asociación clara que se ha encontrado con la probabilidad de infectar a otra persona es la cantidad de virus que tienes en un momento determinado. De hecho, se cree que son muy pocas personas las que están causando la dispersión y la diseminación del virus. Se calcula que entre el 80% o el 90% de las infecciones, las causa entre un 10% y un 20% de los infectados. Lo cual es sorprendente, pero también es estupendo porque si todas las personas contagiaran igual estaríamos perdidos. Hay relativamente pocas personas que tengan mucha cantidad de virus en un momento determinado: son aquellos a los que se ha llamado supercontagiadores y que son los que están causando nuevos brotes y la dispersión de la enfermedad.

La cantidad de virus que tenemos en nuestro organismo una vez infectados va cambiando en el transcurso de la enfermedad a lo largo del tiempo. Durante los dos o tres primeros días es prácticamente indetectable. Pero a partir de ahí empieza a crecer exponencialmente, se calcula que entre el día 3 y el día 15 tras la infección, con una desviación que depende de cada persona, se alcanza el máximo de la carga viral. A partir de un punto, cuando el sistema inmunitario empieza a controlar la replicación del virus, su cantidad empieza a disminuir, y en cuestión de unas semanas logra descender la carga viral del organismo hasta que el virus finalmente desaparece.

Estar expuesto a una mayor o menor cantidad de virus depende, entre otras cosas, de que la persona que nos contagie tenga una mayor o menor carga viral, que estemos más o menos tiempo con esa persona y el alcance de la situación de riesgo

Pero no hay un periodo fijo, depende de cada persona. Es más, ahora, con las nuevas variantes del virus que se están identificando, se piensa que los periodos durante los que las personas pueden contagiar probablemente hayan aumentado, y se cree que esta es una de las razones por las que la nueva variante británica se ha impuesto de una forma tan extensa. Si aumentas la ventana de tiempo durante la que tienes una cantidad elevada de virus, aumenta la probabilidad de que contagies a más gente.

Por todo esto son tan importantes las cuarentenas. Si hemos estado con alguien infectado, aunque tengamos un resultado negativo en el test, mientras no haya pasado el tiempo suficiente podemos estar en el periodo en el que todavía el virus que tengamos sea indetectable. Y también hay que tener en cuenta qué tipo de test diagnóstico nos han hecho, porque cada uno de ellos tiene sensibilidades diferentes. El método más sensible es la PCR que detecta el virus mucho antes, y también está el test de antígenos que es mucho más rápido, pero mucho menos sensible; hay que tener mucha más cantidad de virus para que lo detecte.

Por eso, si hemos estado expuestos al virus es imprescindible respetar la cuarentena aunque las pruebas hayan dado negativo. Lo que hay que hacer por todos los medios es intentar no contagiar a otras personas: evitar sitios cerrados, usar mascarilla, mantener la distancia de seguridad y sobre todo aislarse y evitar contactos innecesarios.

Nuria Izquierdo-Useros es doctora en biología, jefa del grupo de patógenos emergentes de IrsiCaixa.

Pregunta enviada vía email por Beatriz Álvarez

Coordinación y redacción: Victoria Toro

Nosotras respondemos es un consultorio científico semanal, patrocinado por la Fundación Dr. Antoni Esteve y el programa L’Oréal-Unesco ‘For Women in Science’, que contesta a las dudas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicas y tecnólogas, socias de AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), las que responden a esas dudas. Envía tus preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o por Twitter #nosotrasrespondemos.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50