La crisis del coronavirus

¿Por qué genera recelo la supuesta vacuna rusa contra la covid?

El prototipo ruso, uno de los 167 registrados por la OMS, todavía no ha demostrado su eficacia y seguridad en pruebas con decenas de miles de personas

Una investigadora en el Instituto Gamaleya de Moscú (Rusia), padre de la supuesta vacuna contra la covid.
Una investigadora en el Instituto Gamaleya de Moscú (Rusia), padre de la supuesta vacuna contra la covid.Alexander Zemlianichenko Jr / AP

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha anunciado este martes la aprobación de una vacuna contra la covid sin completar los ensayos en humanos. La declaración, más propagandística que científica, genera más preguntas que respuestas.

¿Cuántas vacunas experimentales hay ya?

La comunidad científica mundial ha desarrollado 167 vacunas experimentales diferentes contra la covid y 28 de ellas ya se están probando en humanos, según el registro de la Organización Mundial de la Salud. Los países más adelantados en la carrera son Reino Unido, China, EE UU y Alemania, según el listado oficial de la OMS, en el que Rusia aparece lejos de los primeros puestos pese a haber anunciado este martes la aprobación de una vacuna.

¿Qué fases debe superar una vacuna?

El desarrollo de una vacuna suele requerir unos 10 años, aunque el récord en el siglo XXI lo posee la farmacéutica estadounidense MSD, cuya inyección contra el ébola solo necesitó cinco años desde el inicio de los ensayos en humanos en 2014 hasta su autorización en 2019. Las vacunas experimentales se diseñan en cultivos de células humanas y en animales de laboratorio, pero después deben demostrar que son seguras y eficaces en pruebas en personas. El primer ensayo en humanos, denominado fase 1, incluye a unas decenas de voluntarios sanos y sirve para descartar efectos graves. En la fase 2, ya con cientos de personas, los científicos vigilan los efectos adversos, analizan las defensas generadas (glóbulos blancos y anticuerpos) y calculan la dosis adecuada. Solo la fase 3, con decenas de miles de participantes, puede demostrar que la vacuna es realmente segura y eficaz.

¿Por qué genera recelos el anuncio de Rusia?

Rusia ha anunciado este martes que ya ha aprobado una vacuna contra la covid, pero el registro de la OMS, actualizado el lunes, todavía considera que esa inyección experimental se encuentra en la fase 1. Las autoridades rusas aseguran que ya ha superado la fase 2. El médico Scott Gottlieb, responsable hasta 2019 de la agencia reguladora de los medicamentos en EE UU, ha afirmado este martes que no se pondría la vacuna rusa, en una entrevista con el canal de televisión CNBC. El virólogo Florian Krammer, del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, también ha sido tajante en su cuenta de Twitter: “No estoy seguro de lo que está haciendo Rusia, pero de ninguna manera me pondría una vacuna que no ha sido probada en fase 3. Nadie sabe si es segura ni si funciona. Están poniendo en riesgo a los trabajadores sanitarios y a su población”. El presidente ruso, Vladímir Putin, ya anunció en 2016 una supuesta vacuna rusa contra el ébola.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, este martes en una reunión con miembros de su Gobierno. En vídeo, Putin anuncia el registro de una vacuna contra el coronavirus.SPUTNIK | Vídeo: Reuters

¿Cuáles son las vacunas experimentales más avanzadas?

De las 28 vacunas experimentales que se están probando en humanos, seis han iniciado ya la fase 3. La más avanzada de todas, desarrollada por la Universidad de Oxford, utiliza una versión debilitada de un adenovirus del resfriado común de los chimpancés, modificada para incluir material genético del nuevo coronavirus. La vacuna experimental de Oxford genera defensas sin causar efectos adversos graves, según los resultados de las primeras pruebas en un millar de voluntarios en Reino Unido. Otro de los prototipos más prometedores es el de la empresa estadounidense Moderna y los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE UU, que a finales de julio comenzaron un ensayo de fase 3 con unos 30.000 participantes. La vacuna de Moderna y los NIH es una receta escrita con un lenguaje genético, el ARN, con las instrucciones para que las células humanas fabriquen solo una parte del coronavirus: sus espículas, las protuberancias que le dan su característica forma de maza medieval. Estas proteínas ajenas entrenan al cuerpo humano sin riesgo de padecer la covid. Un consorcio formado por la alemana BioNTech, la estadounidense Pfizer y la china Fosun Pharma también está probando una vacuna de ARN similar en un ensayo en fase 3. Y China tiene otras tres vacunas en la recta final, basadas en coronavirus inactivados.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Lo más visto en...

Top 50