LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Dentro de un almacén de respiradores de UCI: “El mercado está encendido”

La compañía sueca Getinge, uno de los principales suministradores de ventiladores de alta gama en el mundo, explica cómo ha multiplicado su producción para España

Manuel Moreno, presidente del grupo Getinge.

“El mercado está encendido”, señala Manuel Moreno, presidente del grupo Getinge, mientras recorre un almacén reconvertido también en taller para poder atender la “avalancha de pedidos" de respiradores de UCI que están llegando desde su fábrica en Suecia, provocada por la crisis del coronavirus. Getinge es una empresa de tecnología médica y uno de los principales fabricantes de respiradores de alta gama del mundo, junto a otras factorías como General Electric o Draeger. “Solemos atender unos 60 u 80 equipos al año, de un total de 400 que es lo que se vende en el mercado español, pero este año vamos a tener que servir entre 400 o 500. Y aunque es poco, algo ayuda, porque yo creo que la demanda española se situará en estos días en torno a los 5.000, 6.000 equipos”, añade Moreno.

En el almacén, situado en un polígono industrial de Arganda del Rey, trabajan contra reloj montando las últimas piezas de los dispositivos. Otros, ya ensamblados y cubiertos por un plástico, esperan a ser distribuidos según órdenes del mando único de Sanidad. Las compras, explican en la empresa sueca, las pueden efectuar los propios hospitales, las comunidades autónomas o el Gobierno. Pero desde la activación del estado de alarma el ministerio que dirige Salvador Illa siempre tiene que ser notificado de cualquier adquisición, y tiene la potestad de variar su destino. El directivo asegura que el Ejecutivo español contactó con la compañía a principios de marzo y desde entonces han podido suministrar más de 80 equipos. “La situación en el mercado internacional es bastante dramática porque no se puede cubrir toda la demanda. Son equipos que salvan vidas. Nosotros estamos teniendo pedidos ya para la segunda mitad de 2021 porque la mayor parte de las autoridades piensan que esto no se acaba con un solo brote, y están intentando equipar todos sus hospitales”.

España apenas cuenta con una producción nacional de respiradores de UCI, que se reduce a la valenciana Temel, una pyme con solo 25 trabajadores. “Hay empresas que fabrican equipos de transporte [respiradores móviles] y ventiladores de primera intervención, pero no de última intervención”, señala Moreno. Hace dos semanas, por ejemplo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visitaba las instalación de Hersill, en Móstoles, que precisamente fabrica este tipo de dispositivos, más limitados que los requeridos en cuidados intensivos y con una producción que ha pasado de 10 unidades a la semana a 100 al día. "Son muy necesarios en esta situación, pero cuando el paciente se complica, cuando requiere un nivel superior de intervención entonces entran en juego los respiradores de alta tecnología”.

Una de las claves es el nivel individualización de la respiración que permiten estos dispositivos. “La gran diferencia es la capacidad para detectar cambios en el sistema de presión, flujo y volumen y la capacidad que tiene el respirador para compensar dando presión, flujo y volumen en función de lo que ha monitorizado”, apunta Ricardo LaPeña, responsable de Marketing de ventilación y monitorización de Getinge. Esto, añade, hace que sea muy difícil improvisar un dispositivo que cumpla con estas prestaciones, fruto de años de investigación.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia











Lo más visto en...

Top 50