Carles Puigdemont

Puigdemont obvia la mesa de diálogo e invita a preparar “la lucha definitiva”

Más de 100.000 personas acuden al mitin de Puigdemont en Perpiñán

Desde la izquierda, Antoni Comín, Clara Ponsatí y Carles Puigdemont, este sábado. En vídeo, imágenes de Puigdemont y Torra en Perpiñán.FOTO: A. GARCIA | VÍDEO: ATLAS (atlas)

Baño de masas del expresidente Carles Puigdemont este sábado en el acto político convocado en Perpiñán por el Consell per la República. El eurodiputado, huido de la justicia española, ha logrado concentrar a más de 100.000 personas en la explanada del Parque de las Exposiciones, según el cálculo de la policía francesa. La mesa de diálogo sobre Cataluña abierta esta semana entre el Gobierno y la Generalitat ha sido la gran ausente del discurso del expresident, que la ha obviado por completo y ha hecho un llamamiento a preparar “la lucha definitiva” para lograr la independencia. Sí se ha referido a ella la exconsejera de Educación Clara Ponsatí, que la ha calificado de engaño. Esos dos discursos han chocado con el vídeo enviado por Oriol Junqueras, en el que el líder de ERC ha defendido el diálogo entre gritos contrarios de parte de los asistentes.

"Ganamos el referéndum porque lo organizamos juntos. Las victorias futuras solo pueden llegar si nos organizamos territorialmente. Es hora de organizar la lucha definitiva", ha dicho Puigdemont, en medio de aplausos, gritos de "president" y cientos de banderas esteladas. El expresidente, que ha optado por vestir traje para mostrar su faceta más institucional, no se ha referido en ningún momento a la mesa de diálogo y ha aprovechado su intervención para cargar contra el Estado.

"El objetivo de la república catalana es un anhelo mayoritario dentro de la sociedad y por eso no nos dejan votar. La república es la única garantía de que se pueda poner fin a un régimen monárquico, heredero del franquismo. Un régimen injusto que tiene alergia a la catalanidad", ha dicho el expresident. La "movilización definitiva", ha añadido, vendrá de la mano de las organizaciones territoriales del Consell de la República que se pondrán en marcha en Cataluña y donde "no sobrará nadie".

Ponsatí, en su turno de palabra, ha cargado frontalmente contra el mensaje a favor del diálogo con el Gobierno central que Junts per Catalunya ha defendido en los últimos días. “No os dejéis engañar por fotografías de mesas de diálogo que solo sirven para que gane tiempo Pedro Sánchez”. Una idea que ha sido recibida con un gran aplauso por una parte de los asistentes. Cuando en el vídeo enviado por Oriol Junqueras se pasaron imágenes de la primera reunión de la mesa de diálogo también se han puesto de manifiesto esas críticas del público.

Más información

La exconsejera de Educación, de hecho, ha echado por tierra cualquier intento de acercamiento al Gobierno español. “Mientras haya independentistas habrá represión, exilio y represión. La historia de Cataluña no se repite por casualidad. En el Estado español nunca tendremos sitio si antes no dejamos de ser catalanes”, ha explicado.

La ahora eurodiputada también ha enviado un saludo a “a los jóvenes que van a ganar la batalla de Urquinaona”, en referencia a quienes participaron en los disturbios tras conocerse la sentencia del juicio al procés. “Estamos orgullosos de vosotros y los necesitamos más que nunca”, ha dicho.

En su turno de palabra, el exconsejero de Sanidad Toni Comín ha insistido en una de sus ideas más polémicas: los sacrificios que tienen que hacer los catalanes si quieren ser independentistas. "Necesitamos crear unas condiciones para que la confrontación con el Estado salga bien", ha explicado. "Tenemos que asumir el precio de nuestra libertad", ha finalizado.

Los organizadores del acto han calculado que 200.000 personas se han desplazado hasta la explanada del Parque de las Exposiciones. La Direction Départementale de la Sécurité Publique, la policía francesa, ha rebajado esa cifra hasta los 110.000. La Assemblea Nacional Catalana fletó un total de 600 autocares, pero decenas de ellos —un centenar según la organización— no han podido llegar al mitin, por controles en la frontera. Incluso el acto ha empezado con una hora de retraso a la espera de que algunos de los vehículos pudieran llegar. El Ministerio del Interior admite haber "reforzado mínimamente algunas unidades de frontera, pero por la lógica de seguridad ciudadana ante la previsible aglomeración, en ningún caso con la intención es entorpecer" la asistencia de los ciudadanos al acto de Perpiñán.

Honores en el Ayuntamiento

La actividad de Puigdemont en esa ciudad francesa ha comenzado pronto, con una visita al Ayuntamiento, donde ha firmado el libro de invitados de honor y ha sido recibido por el alcalde, Jean-Marc Pujol. "Siempre que los catalanes hemos necesitado ayuda y solidaridad, hemos buscado una luz más allá de las oscuridades que nos han perseguido durante siglos, la hemos encontrado en Perpiñán", ha asegurado el también eurodiputado. El acto ha provocado cierto debate, ya que Francia está en medio de la campaña de las elecciones municipales. Con todo, las diferencias no son tanto respecto a que Puigdemont esté en la ciudad, sino al momento que ha elegido para hacerlo. El Elíseo se ha desmarcado de la recepción ofrecida por el que es candidato a la reelección del Ayuntamiento por el partido de Emmanuel Macron.

Pujol ha dicho que su ciudad es “tierra de exilio” y ha asegurado que se acoge el acto como una muestra de respeto “al derecho de libertad de expresión”. El alcalde ha agradecido a Puigdemont que vea su ciudad como tierra de solidaridad y le ha dicho que lo tendrá en cuenta para que "la Cataluña norte, cuando mire a la del sur, la pueda encontrar aumentada con creces".

Por su parte, Torra ha agradecido la recepción de las autoridades locales y ha asegurado que el mitin es "un reencuentro entre las dos Cataluñas, separadas por una línea, pero se ha visto que el Pirineo no separa nada, lo une todo: dos tierras catalanas, hermanadas y solidarias".

Puigdemont, que llegó ayer viernes a Perpiñán, escribió en Twitter que “volvía a Cataluña”. Las calles de la capital de lo que los independentistas llaman “la Catalunya Nord” se despertaron muy temprano con la llegada de miles de catalanes, que desde primeras horas del día entraron en largas caravanas.

Pese a la asistencia masiva, el independentismo llega dividido a esta cita. La delegación de Esquerra se limita a la portavoz en el Parlament, Anna Caula, y el líder en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall. No está previsto que hablen durante el acto. La CUP rechazó ayer participar por considerar que es un acto “partidista”.

Maragall, a su llegada a la explanada del Parque de las Exposiciones, ha quitado hierro a la poca presencia de su partido en el acto, que contrasta con el inmenso despliegue de Junts per Catalunya. Todos los diputados de la formación de Puigdemont y los altos cargos se han desplazado a Perpiñán. "Los que tendrían que estar aquí no lo están: Oriol Junqueras, Marta Rovira, Raül Romeva, Carme Forcadell y Dolors Bassa", ha dicho Maragall en referencia a los políticos de su partido que están en prisión, cumpliendo la condena por el juicio al procés o huidos de la justicia española.

Albert Batet, el presidente de Junts en el Parlament, ha agradecido a las autoridades francesas y a los voluntarios que han hecho posible el acto. "Este acto demuestra que la estrategia del éxito es la perseverancia", ha dicho en referencia a la lucha judicial de Puigdemont y los eurodiputados Toni Comín y Clara Ponsatí. El neoconvergente también ha hecho un enésimo llamamiento a la unidad independentista.

La Assemblea Nacional Catalana y Òmnium también participan en el acto. La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha asegurado que se trata de un acto "para celebrar una victoria", en referencia también a la condición de eurodiputados de los huidos. "Son necesarios espacios así para que el independentismo recargue baterías, pero esperamos que esa energía se lleve al empoderamiento ciudadano que necesitamos", ha dicho. El portavoz de Òmnium, Marcel Mauri, ha asegurado que este acto demuestra que "no hay justicia en el Estado español", pues pese a la inmunidad europarlamentaria, Puigdemont no puede entrar en territorio español.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50