Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alberto Conejero se pone al frente del Festival de Otoño

Cultura presenta las nuevas pautas de la cita cultural, que cuenta con 1,1 millones de euros de presupuesto

Alberto Conejero, dramaturgo y director teatral, en el teatro María Guerrero de Madrid en una imagen de archivo.
Alberto Conejero, dramaturgo y director teatral, en el teatro María Guerrero de Madrid en una imagen de archivo.

El reconocido dramaturgo Alberto Conejero (Vilches, 1978) se pone al frente del Festival de Otoño. Su nombramiento es “una apuesta” por un programa “más diverso, abierto y participativo”, anunció ayer el nombramiento Marta Rivera de la Cruz (Cs), consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid. La cita cultural, que cerró el mes pasado su 37 edición, es un referente en la región: cuenta con un presupuesto de 1,1 millones anuales y en su última edición atrajo a unos 15.000 espectadores.

Hasta el pasado diciembre, lo dirigía la actriz, coreógrafa y directora Carlota Ferrer, que fue cesada ese mes con la finalidad de “dar un cambio de rumbo a la cita y abrirla a más público”, según explicaron entonces fuentes de la consejería. Desde Cultura consideran que el Festival de Otoño “está consolidado”, pero también que “cada año ha de renovarse”. De ahí el nombramiento de Conejero, que obtuvo el Premio Nacional de Literatura Dramática en 2019 (por La geometría del trigo). También fue premio Lorca 2019 y ostenta un Max, de 2016 en la categoría de mejor autor.

“He aceptado este cargo porque mi voluntad es la de servicio a la ciudadanía, no me mueve otra ambición”, explicó el dramaturgo en los Teatros del Canal, donde se hizo público su nombramiento, realizado de manera discrecional, sin concurso público. Hace años, el Festival de Otoño tenía otras dimensiones —hace dos décadas, antes de la crisis, llegó a tener 300.000 asistentes—, una senda que Cultura quiere volver a explorar. Para ello propone un Festival que esté “abierto a otras artes, otros públicos y con más protagonismo de otros municipios”. La descentralización de actividades culturales es otro de los retos que Rivera de la Cruz se ha marcado en la consejería al considerar que la capital tiene tal magnetismo que eclipsa al resto de localidades de la región.

“Crecí en un barrio de esta Comunidad, en Villaverde Bajo, de gente humilde, obrera, migrante, con grandes dificultades de acceso a la cultura”, explicó Conejero, “gracias a la educación pública y a aquellos que luchaban por abrirnos las puertas de los teatros, de las bibliotecas y de las aulas pude convertir mi vocación de dramaturgo en oficio. Ojalá pueda yo servir dignamente ahora”.

Para la consejera, “no hay nadie mejor para hacerlo [dirigir el Festival de Otoño] que quien conoce la escena desde dentro, que la ama, la respeta y la cuida”. Rivera de la Cruz considera a Conejero una “pieza fundamental” para que el Festival de Otoño sea “mucho más ambicioso”. Desde Cultura tienen la pretensión de que el otoño se convierta en “el gran momento de las artes escénicas de la Comunidad de Madrid”.

El cambio en la dirección no es la única novedad del próximo Festival de Otoño, que arrancará en noviembre de 2020. El certamen viene acompañado de otra cita: Surge Madrid en Otoño (heredero del festival Surge y que tendrá una dotación de 400.000 euros), que se centra en la escena alternativa y que se celebrará entre el 15 de octubre y el 15 de noviembre, para calentar motores antes del propio Festival. Con este programa, más underground, Cultura quiere aportar “frescura”. También se organizará un ciclo de encuentros internacionales que, según fuentes de la consejería, “servirá como ventana para la proyección de nuestros creadores en el mundo”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información