Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de Vilobí d’Onyar pide no hacer “espectáculo” del infanticidio

Más de un centenar de vecinos se concentraron este sábado ante el consistorio para mostrar su rechazo por la muerte de las menores

Agentes de la policía científica y la comitiva judicial en el domicilio del crimen.
Agentes de la policía científica y la comitiva judicial en el domicilio del crimen.

La alcaldesa de Vilobí d’Onyar (Girona), Cristina Mundet, pidió este sábado no hacer un “espectáculo” de la presunta muerte de dos niñas de 5 y 6 años a manos de su madre, que luego se arrojó contra un camión en la AP-7 y acabó falleciendo. El presunto infanticio ocurrido el viernes ha conmocionado a esta pequeña población de Girona, que tiene unos 3.000 habitantes. Más de un centenar de vecinos se concentraron este sábado ante el consistorio para mostrar su rechazo por la muerte de las menores y guardar un minuto de silencio en memoria de los fallecidos.

Tanto en una breve intervención ante los vecinos concentrados como luego ante los medios, la alcaldesa hizo un llamamiento a afrontar, “con serenidad” y desde la unión, esta tragedia. Asimismo, la edil reclamó no hacer del suceso un “espectáculo” pese al interés mediático que ha despertado. El padre de las dos niñas, de cinco y seis años, fue quien las encontró muertas y con evidentes signos de violencia.

Mundet explicó que el ayuntamiento ha puesto a disposición de los vecinos que lo necesiten un servicio de atención psicológica, y añadió que el suceso ha provocado un “impacto brutal” en la población. Lo más difícil de gestionar, advirtió la alcaldesa, será el impacto de lo sucedido entre los niños, porque “todo el mundo se conoce” en el pueblo, recordó.

La edil confirmó que las niñas no estaban escolarizadas, sino que al parecer su madre las educaba en casa. Mundet dijo también que no tenía constancia de que la familia hubiera pedido ayudas sociales o de que la madre tuviera problemas psiquiátricos.

Cinco años en el pueblo

La alcaldesa comentó además, a preguntas de los periodistas, que la familia vivía en Vilobí desde hace cinco años y que no tenían parientes en el municipio. 

Según fuentes de la investigación, los Mossos d’Esquadra trabajan con la principal hipótesis de que la mujer mató a sus dos hijas y posteriormente se suicidó. El subinspector jefe de la DIC, Carles Martínez, detalló el viernes: “No hay ninguna duda de que se trata de una muerte homicida”. Los cuerpos de las pequeñas fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal (IMLC) de Girona, donde estaba previsto que los forenses les hicieran las autopsias.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >