Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Miró se reivindica como centro de arte contemporáneo

Antoni Llena, Nalini Malani y David Bestué, entre las propuestas del centro para 2020

La artista india Nalini Malani revisando una de sus instalaciones.
La artista india Nalini Malani revisando una de sus instalaciones.

Desde que la Fundación Joan Miró abrió sus puertas en 1975 en Montjuïc su aspiración ha sido la misma: ser un centro mironiano de referencia internacional, impulsar la investigación sobre su rico fondo, el mejor de dibujos del artista que el propio Miró donó y el estudio y fomento del arte contemporáneo. Y para que no hubiera duda el propio Miró colocó a la entrada del edificio que le construyó Sert cuatro enormes letras: C.E.A.C., acrónimo de Centro de Estudios de Arte Contemporáneo, realizadas como una de sus coloridas obras. Y debajo, en letras más pequeñas: Fundación Joan Miró.

Desde entonces este centro ha puesto en valor la obra del artista de las constelaciones, pero también ha mostrado el trabajo de otros como Mapplerthorpe, Wilfredo Lam, Schnabel, Warhol, Rotkho y Pipilotti Rist. Y así quiere seguir haciéndolo, contra viento y marea, como se demostró ayer en la presentación de la nueva temporada por parte del equipo de este centro que mira más allá de Miró, encabezados por su joven director Marko Daniel que en enero cumplirá dos años al frente de la institución.

Antoni Llena, inmerso en el visionado de los 8.000 dibujos de Miró para su exposición.
Antoni Llena, inmerso en el visionado de los 8.000 dibujos de Miró para su exposición.

La primera gran cita del año será con el artista Antoni Llena, que durante siete meses ha hecho inmersión en la colección de dibujos de Miró —ha revisado 8.000 de los 13.000 del fondo— estableciendo una “relación emocional con ellos”, según Teresa Montaner, jefe de colecciones de la fundación y comisaria, junto a Llena, de la muestra Miró: Constelación Antoni Llena (febrero-junio), donde el artista pone a dialogar un total de 150 dibujos de Miró con dos obras suyas para subrayar “la capacidad del arte de generar emociones”, según Montaner, que destacó el valor de transformación que ha hecho este trabajo en Llena. “Trasvisto a Miró para presentarme a mí mismo”, ha explicado Llena de su proceso de investigación.

Le seguirá la artista india reconocida a nivel mundial, pero inédita en España, Nalini Malani (1946), marcada por su postura feminista y de condena de la violencia. La exposición No me oyes (marzo-septiembre) recorrerá su trayectoria artística y abordará, desde una perspectiva inmersiva de gran formato que “transformará como nuestros espacios de una manera nunca vista antes”, según Daniel, cuestiones como la justicia social, el feminismo y la ecología, la vulnerabilidad y la precariedad de la existencia humana, sea en la India o en cualquier parte del mundo. Una artista, galardonada con el último premio Joan Miró, con el que comparte “la imaginación radical y la conciencia sociopolítica” destacó el jurado, además de su gran curiosidad intelectual. En la muestra habrá proyecciones de películas y animaciones, sombras chinas y paneles pintados, además de un mural y una performance que Malani creará para esta muestra.

Escultura contemporánea

David Bestué es la tercera cita con grandes artistas en la Miró. El tendrá una misión casi titánica: explicar la evolución de la escultura contemporánea. Eso sí, de una forma nada canónica y muy personal. Entre los artistas que podrán verse en El sentido de la escultura (otoño 2020- primavera 2021, comisariada conjuntamente con Martina Millà, jefa de exposiciones): Eva Hesse, Brancusi, Susana Solano, Picasso y, como no, Miró. Entre los temas: la fascinación que la escultura tradicional y anónima sigue ejerciendo sobre los artistas actuales, además de una reflexión sobre la disciplina de la escultura en una época de prácticas artísticas más inmateriales y desdibujadas.

Sin noticias del Ministerio

Puerta de acceso a la Fundación Miró con las letras CEAC, Centro de Estudios de Arte Contemporáneo.
Puerta de acceso a la Fundación Miró con las letras CEAC, Centro de Estudios de Arte Contemporáneo.

Marko Daniel hizo un balance positivo de 2019 que comenzó con nubarrones por la situación económica que se llevó por delante a siete trabajadores despedidos. Lo altercados vividos en la ciudad tras la sentencia del 1-0 “han pasado factura”, pero al final, el año se cerrará con el “objetivo cumplido de subir un 3% de visitantes” (363.000), explicó el director que señaló que el presupuesto de 2020 será continuista, con 7,3 millones de euros.

De lo que no hay noticias es del interés que manifestó el ministro José Guirao de ayudar al centro cuando lo visitó en junio. Es verdad que el 22 de noviembre se aprobó un Real Decreto en el que se anunciaban subvenciones a unos 20 centros (la Miró incluida) por 3,9 millones, pero, según Daniel “no hay noticias de todo eso”. Por ahora, la aportación del Ministerio sigue siendo de 90.000 euros al año, 10.000 menos de la cantidad anual que hace un privado, el mecenas Antoni Vila Casas, que se ha comprometido a dar un millón en diez años, de forma desinteresada.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >