Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torra dice que una llamada de Sánchez no soluciona la situación política en Cataluña

La consejera Budó rechaza los "gestos vacíos" e insiste en reclamar una relación bilateral y en negociar la autodeterminación

Quim Torra, este miércoles, en el Parlament. En vídeo, Pedro Sánchez agradece a ERC que quiera contribuir a la gobernabilidad.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, considera que una llamada telefónica de Pedro Sánchez, en el marco de una ronda de contactos con todos los presidentes autonómicos para lograr su investidura, no soluciona el conflicto catalán y considera que se trata de un gesto "vacío y estéril".

Después de que en las últimas semanas Torra telefonease al presidente del Gobierno en funciones y este no respondiera, Sánchez anunció el miércoles que hablaría con el president y con el resto de jefes de Gobiernos autónomos, pero este gesto se considera insuficiente en la Generalitat.

El Gobierno catalán ha respondido este jueves al anuncio de Sánchez por boca de la portavoz del Govern, la consejera Meritxell Budó, quien ha asegurado en el Parlament que la llamada telefónica no va a servir para afrontar la situación política de Cataluña, sino que debe producirse un "respeto institucional". El independentismo siempre ha rechazado el "café para todos" y exige una relación bilateral entre Cataluña y el Gobierno. Es decir, que Torra no sea tratado por La Moncloa como un presidente autonómico más, sino que exista un "reconocimiento de los sujetos políticos".

"El tema no se soluciona con una llamada de Pedro Sánchez dentro de una ronda de llamadas a los presidentes de las 17 comunidades autónomas", ha dicho Budó, quien ha insistido en reclamar que "el conflicto político de Cataluña se solucione desde la política".

Pese a relativizar el anuncio de Pedro Sánchez de que llamaría a Quim Torra, la consejera Budó ha asegurado que es "un paso importante" que el PSOE haya reconocido que en Cataluña existe un "conflicto político". La portavoz del Govern se ha referido de esta manera al comunicado conjunto que emitieron las delegaciones de los socialistas y de Esquerra Republicana al acabar una de las reuniones para negociar la investidura de Sánchez.

Ese marco bilateral es el que reclama el secesionismo para plantear su reivindicación del "derecho de autodeterminación" y lo que denominan el "fin de la represión", en referencia a los procesos judiciales abiertos. La forma de encarar esa bilateralidad es la que está en negociación entre las delegaciones socialistas y de Esquerra Republicana para facilitar la investidura del líder del PSOE, sin que hasta ahora se haya concretado cómo ha de ser esa mesa de negociación.

La consejera Budó ha reclamado que hay que estar "a la altura del momento político y encarar el conflicto con valentía y coraje". Por eso se rechaza lo que se consideran "gestos vacíos y estériles", como el anuncio de la llamada telefónica del presidente en funciones a Torra.

En esta línea, la portavoz de Junts per Catalunya en el Congreso, Laura Borràs, ha calificado este jueves de "una cuestión de mínimos" que se produzca la conversación telefónica entre el presidente catalán y Sánchez.

Por su parte, el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha echado balones fuera al ser preguntado sobre el tema y considera que "la negociación corresponde a los partidos, y que, en todo caso, siempre defenderán una comunicación entre instituciones", algo que considera "anómalo", que no se haya producido hasta ahora.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >