Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La viuda de un marinero gallego desaparecido en Senegal lleva a juicio a la armadora

Atribuye el naufragio a la inseguridad del barco y reclama una indemnización de unos 400.000 euros

Xavier Aboi, responsable del sindicato CIG Mar.
Xavier Aboi, responsable del sindicato CIG Mar.

El Juzgado de lo Social número 1 de Vigo atenderá el próximo lunes la reclamación de Sandra Patricia Arias, viuda del desaparecido patrón del Senefand 1, el pontevedrés José Vicente Pazos, que ha denunciado a la empresa armadora del barco, la viguesa Profand, y reclama una indemnización por este accidente laboral que considera provocado por las deficiencias que presentaba el pesquero, que se hundió en aguas de Senegal en febrero de 2017. El cadáver de Pazos y el de otros dos marineros senegaleses no ha sido recuperado. Tras el naufragio consiguieron salvarse ocho de los once tripulantes.

La viuda ha comparecido este miércoles acompañada de su abogado Alipio Santiago, y el representante de CIG-Mar, Xabier Aboi. El letrado ha señalado que el barco no reunía condiciones de seguridad "porque tenía una rampa corrida en el costado de estribor", lo que afecta a la estabilidad del buque. Además contaba con unas puertas en el parque de pesca a la altura de la rampa que hacían que el barco estuviese muy expuesto a la entrada del agua.

"Con el mar en calma un barco que se hunde en 2 o 3 minutos, algo raro tiene que pasar", ha señalado Alipio Santiago. Entre otros argumentos, el abogado de Sandra Patricia Arias esgrimirá en el juicio un "documento pericial objetivo" como es el informe realizado por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (Ciaim). Ese documento concluye que "la causa del accidente fue el sobrepeso durante la maniobra de izado del copo que provocó una escora repentina y muy pronunciada en el barco, que dio lugar, al estar abiertas las puertas de popa del parque de pesca, a una inundación progresiva del buque y su posterior vuelco", han explicado.

Sandra Patricia ha manifestado que su intención nunca ha sido acudir a los tribunales, pero ante la escasa indemnización, entre 50.000 y 100.000 euros, que la empresa armadora pretende pagarles a ella y a sus dos hijas menores de edad, ha dado el paso. "Por la memoria de mi marido, por el bienestar de mis hijas, he tomado la decisión de llevarlos a juicio", ha justificado.

"Me hacen pasar por todo otra vez", ha lamentado la viuda, "después de tres años agobiantes" en los que su familia ha tenido que afrontar una gran pérdida que, ha abundado, ve "reflejada" en sus hijas, "especialmente en la mayor", una chica de 13 años que ha necesitado tratamiento psicológico a raíz de este suceso.

Sandra Patricia Arias ha recordado que "en un primer momento la empresa se portó bien", pero no ha sido así a la hora de indemnizar a la familia. "Me parece vergonzoso que ahora me hagan pasar por los juzgados y recordar todo", ha valorado. La familia del patrón fallecido reclama unos 400.000 euros, una cifra que supone el 0,00056 % de la facturación anual de la armadora, ha destacado el representante de la CIG.

Xabier Aboi ha criticado que la muerte de Vicente Pazos en el naufragio no se considere accidente laboral porque, al tratarse de un buque que faenaba con otro convenio y pabellón extranjero, la Seguridad Social no le reconoció esta categoría.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >