Torra torpedea el acercamiento entre PSOE y Esquerra para la investidura

El presidente catalán ve minimalista la propuesta de la mesa de diálogo

El vicepresidente Pere Aragonès (ERC) y Quim Torra. En vídeo, declaraciones de Torra en RAC1.Vídeo: Carles Ribas

El president Quim Torra ha intentado este jueves dinamitar la vía posibilista abierta por Esquerra de cara a lograr que, como contrapartida a su abstención en la investidura, Pedro Sánchez acepte una mesa de diálogo sobre “el conflicto político en Cataluña”. Torra ve ahí un planteamiento minimalista y exige que se ponga en el centro del debate el derecho a la autodeterminación y la amnistía de los políticos condenados en el juicio al procés. En plata, una propuesta que se aleja del escenario más abierto y que facilitaría a los socialistas y republicanos acercar posiciones. El líder catalán también ha descartado un adelanto electoral.

Los republicanos consultarán a sus militantes el próximo lunes sobre las condiciones para facilitar la investidura de Sánchez, aunque la decisión final recaerá sobre el Consell Nacional del partido. “¿Estás de acuerdo con rechazar la investidura si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?”, es la enrevesada pregunta que plantea la dirección del partido a sus bases. “No se puede votar que sí si no hay una mesa de negociación. Pero pienso que deberíamos ir más allá”, ha respondido Torra al ser preguntado, durante una entrevista este jueves a RAC-1, qué votaría si fuera militante de Esquerra.

Más información
El TSJC insta a investigar de nuevo a Torra por no retirar símbolos independentistas
ERC consultará a sus bases para poder seguir negociando con el PSOE
Torra se reúne en secreto con Puigdemont en Waterloo

“¿Cuál es el contenido de la mesa? ¿Qué garantías tenemos de que podrá avanzar? ¿Habrá un relator? Porque necesitamos una figura independiente”, ha insistido Torra. El líder catalán subió así el listón a sus socios en el Ejecutivo de la Generalitat justamente el día después de visitar al expresidente Carles Puigdemont en Waterloo —donde está a la espera de que la justicia belga decida sobre su extradición por un delito de sedición— y de que ERC anunciara la consulta, con la que pretende presionar a los socialistas. El PSOE no cierra la puerta a una mesa de negociación entre partidos; Podemos tampoco ha negado este jueves que esa es la vía por la que puede llegar la abstención de ERC.

Pero esa abstención está en el alero y depende en parte de la lucha entre los dos socios del Govern. Torra ha atacado la vía propuesta por Esquerra desde varios frentes. Además de criticar que no se ponga negro sobre blanco la figura de un mediador —la idea que terminó por romper el esbozo de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat tras la moción de censura a Mariano Rajoy—, ha pedido ser más explícito en las peticiones. Y ha puesto como base de la negociación la declaración de la Llotja de Mar (firmada por partidos nacionalistas de todo el Estado hace unas semanas, sin PNV ni Compromís) y el acuerdo de la Asamblea de Cargos Electos, convocada por el autodenominado Consell de la República. Ambos abogan por reivindicar el derecho a la autodeterminación y por amnistiar a los líderes del procés. “No puedo imaginarme que ningún diputado independentista en el Congreso no haga honor a algo a lo que nos hemos comprometido ante nuestros electores y a los documentos que todos hemos suscrito”, dijo. Esquerra siempre ha mostrado el acuerdo de Pedralbes, al que llegaron ambos Gobiernos hace un año, como un buen punto de partida. “Ya no estamos en los tiempos de Pedralbes”, sostuvo Torra.

El president ha insistido además en la falta de propuestas por parte de Sánchez para resolver el conflicto catalán. Si finalmente se celebrase dicha mesa de negociación, Torra defiende que volverá a plantear un referéndum acordado como solución. “El no a esta propuesta ya lo espero, pero también espero una propuesta de su parte, que siempre acaba en blanco”, ha dicho. Junts per Catalunya cree que ERC no se atreve a dar el paso hacia la abstención en solitario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Torra no es nadie para decir qué tiene que hacer Esquerra”, responden fuentes del partido de Oriol Junqueras. Durante toda la campaña electoral, Junts per Catalunya se dedicó a atacar a ERC por dar sus votos “a cambio de nada” en el frustrado debate presupuestario que finalmente provocó el adelanto electoral, según las mismas fuentes. En las filas republicanas creen que con sus declaraciones, el president busca bloquear la estrategia de los republicanos de crear un marco con las dosis de ambigüedad imprescindibles para poder convencer al PSOE de que se siente a la mesa.

La dirección de ERC defiende que fue ese partido el que ganó las elecciones generales —“nosotros tenemos 13 diputados; ellos ocho”— y eso le da toda la legitimidad para insistir en sus planteamientos. En el programa electoral, los republicanos defienden la vía del referéndum y la amnistía a los políticos presos; pero no cuándo deben ponerse sobre la mesa esas medidas.

Elecciones en 2021

Torra también ha intentado alejar la posibilidad de un adelanto electoral. “Si de mí depende, el 2020 no habrá elecciones”, ha mantenido. “Siempre he dicho que no me volveré a presentar a ninguna elección. Yo tenía un encargo: mientras crea que sirvo para culminar el procés, seguiré”, ha insistido.

La posibilidad de que se adelanten las elecciones catalanas ha aumentado en los últimos tiempos por el deterioro en las relaciones entre Junts y ERC, pero sobre todo por las consecuencias de una posible inhabilitación de Torra. El president está a la espera de conocer la sentencia del juicio por desobediencia que se celebró el pasado lunes en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y en el que él mismo reconoció que no siguió las órdenes de la Junta Electoral Central sobre la retirada de los lazos amarillos. Esa inhabilitación, si es declarada firme por el Tribunal Supremo, activaría el mecanismo para reemplazar a Torra.

La Sala Civil y Penal del TSJC ha desestimado este jueves el recurso presentado por la defensa del president contra la decisión del tribunal de rechazar la presentación de cuestiones prejudiciales ante el Tribunal de Justicia de la UE. La defensa quería que la instancia europea se posicionara sobre la eventual imparcialidad de los miembros del tribunal catalán.

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS