Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sin techo que no saben donde conseguir comida o ducha aumentan un 22% en Barcelona

La Fundación Arrels advierte de que 1.468 personas vulnerables desconocen dónde están los centros de atención

Un sin techo, durmiendo a la intemperie a las puertas de una oficina bancaria en Barcelona.
Un sin techo, durmiendo a la intemperie a las puertas de una oficina bancaria en Barcelona.

Un 22% de las personas sin hogar de Barcelona no saben donde pedir ayuda. La Fundación Arrels ha advertido este jueves de que 1.468 individuos han acudido a sus centros, desde julio del año pasado, para informarse sobre cómo acceder a servicios básicos como un alojamiento o dónde ducharse o cambiarse de ropa. La cifra supone un incremento del 21,7% con respecto al mismo periodo del año anterior, según ha informado la fundación, que ha denunciado la saturación de los servicios sociales públicos. 

Entre los casos que menciona la fundación existen perfiles variados. Como un hombre que en los últimos meses ha tenido apoyo de amistades pero que desde hace dos días duerme en la calle, o el de otra persona que acudió a pedir dónde ducharse porque tenía una entrevista de trabajo. También han tratado casos de jóvenes que, al cumplir los 18 años, han salido del centro de menores y ahora viven en la calle, o una familia con tres hijos que les solicitó dejar sus cosas en un lugar seguro y estable porque no tiene donde vivir. 

"De promedio, hemos orientado a 122 personas cada mes", ha explicado la responsable del centro abierto de Arrels, Marta Maynou. De las 1.468 personas que acudieron a la fundación el 88,3 % son hombres y el 11,7% mujeres; el 22,3% son españoles y el resto proceden de 95 países diferentes, según ha informado la fundación. La mayoría un 61,3% tienen entre 25 y 49 años y han destacado que el 11,6% es menor de 24 años.


"Desde Arrels no hemos podido cubrir de manera continuada las necesidades que nos han expresado", ha afirmado Maynou, que ha denunciado que "los recursos para personas sin hogar en Barcelona están saturados". "Muchas de estas personas piden poder ducharse de manera puntual mientras no acceden a los servicios higiénicos públicos, que habitualmente funcionan con cita previa. También hay casos de personas que necesitan ducharse por la tarde y que no lo pueden hacer porque muchos recursos higiénicos solo abren por la mañana", ha criticado.  

La mayoría de las personas que se han dirigido a Arrels el 79,5% ha pedido poder acceder a servicios higiénicos y el 30,6 % también ha preguntado si podía cambiarse de ropa. El acceso al alojamiento destaca como tercera necesidad más expresada (en un 24,4% de los casos), seguida de un 21 % de personas que preguntan cómo acceder a servicios sociales, un 17,3 % que piden un lugar donde dejar sus pertenencias de manera estable y un 11,4% que pregunta por los comedores sociales.

"Contar con una consigna para que las personas sin hogar puedan guardar sus pertenencias es una necesidad no resuelta ahora mismo en Barcelona, donde no hay consignas públicas", ha reprochado Maynou. "En el caso de los comedores sociales, creemos que la demanda es menor porque en Barcelona hay servicios de comedor públicos y privados, formales e informales, que las personas acaban conociendo", ha señalado.

La fundación también ha expresado su preocupación por el hecho de que un 4,5% de las personas piden medicación porque los centros de atención primaria han cerrado temporalmente el banco farmacéutico "por motivos de saturación, lo que significa para las personas con tarjeta sanitaria y sin ingresos no poder acceder a medicación que necesitan".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información