Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair cobra 3,5 millones de fondos públicos al año por volar a Girona

Los recursos proceden del convenio entre la aerolínea y la Asociación para la Promoción y el Desarrollo de las Comarcas Gerundenses

ryanair
Un avión de Ryanair, en una foto de archivo.

Ryanair percibe cada año 3,5 millones de euros procedentes de administraciones catalanas por los vuelos que opera en el aeropuerto de Girona, según afirmó a este diario el secretario de Infraestructuras y Movilidad de la Generalitat, Isidre Gavín. Esos recursos proceden del convenio sellado hace años entre la aerolínea y la Asociación para la Promoción y el Desarrollo de las Comarcas Gerundenses (AGI), y que debe ser renovado en marzo de este año.

La renovación del convenio se tiene que producir dos meses después del cierre previsto de la base que la aerolínea irlandesa tiene en el aeropuerto Girona-Costa Brava de Vilobí d'Onyar, prevista para el 8 de enero y que previsiblemente comportará algunos despidos.

Aunque la base no forma parte del convenio, Gavín insinuó ayer a TV3 que la compañía podría querer presionar con el cierre de la base para una mejora de las condiciones económicas. “Estas empresas buscan constantemente estas situaciones para buscar apoyos y aportaciones económicas más favorables. Esta es la historia con esta compañía. No descubro nada”, explicó Gavín a la televisión autonómica. El Govern exigirá el lunes una reunión urgente con la aerolínea para que explique sus intenciones respecto al aeropuerto gerundense, aunque el Gobierno catalán circunscribe el conflicto a un problema laboral. En Girona trabajan 164 personas, entre pilotos y tripulación. La de Vilobí d'Onyar es una de las cuatro instalaciones españolas —junto a Tenerife Sur, Gran Canaria y Lanzarote— en las que Ryanair quiere cerrar sus bases, aunque se desconoce qué afectación tendrá esa decisión sobre las rutas actuales.

A la espera de saber de primera mano las intenciones de la compañía respecto al cierre de la base de Girona, en la que duermen cinco aviones en verano y uno en invierno, Gavín considera que, inicialmente, no afectará al convenio de promoción turística que la AGI —integrada por Generalitat, la Diputación, la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento de Girona— firmó con la compañía de bajo coste en 2012. Ese convenio que finaliza el próximo marzo estipulaba, según Gavín, que los pagos estaban sujetos exclusivamente a promoción turística y “solo al número de rutas y de pasajeros, por lo que en principio el cierre de la base no tendría impacto”.

El titular de Infraestructuras dice ser consciente de que el retraso de las entregas previstas de unidades de Boeing 737 Max, paralizadas por la investigación de dos accidentes aéreos relacionados con ese modelo, afectarían a, entre otras aerolíneas, Ryanair. A la espera que Trabajo determine si son objetivas o no las justificaciones del expediente de regulación de empleo anunciada por Ryanair, la Generalitat prevé liderar un frente común de tres departamentos: Territorio analizará posibles afectaciones a rutas y pasajeros; Empresa examinará el posible cierre de una multinacional, y Trabajo estudiará el ERE.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información