Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arte de la revuelta feminista

El CCCB vincula el movimiento de los 70 con sus luchas actuales

Primeras Jornades Catalanes de la Dona, en 1976.
Primeras Jornades Catalanes de la Dona, en 1976.

Judit Carrera, directora del CCCB desde el pasado octubre, estrena su propia programación con ¡Feminismos!, proyecto expositivo de gran envergadura que establece líneas de unión y ruptura entre la explosión feminista de los años 70 y las luchas actuales más plurales y relacionadas con otras formas de desigualdad y dominación como el racismo o la transfobia.

El proyecto se compone de dos exposiciones: La Vanguardia Feminista de los años 70, con más de 200 obras de 73 artistas internacionales, nacidas entre 1929 y 1958, que pertenecen a la Verbund Collection de Viena, y Coreografías del género, comisariada por Marta Segarra, que despliega las obras de 16 artistas contemporáneas locales, representativas de los problemas de los feminismos de hoy. “El título en plural destaca la multiplicidad de perspectivas y el exclamativo dota el término de un plus de alerta y afirmación”, indica Carrera.

Having our cake and eating it. ampliar foto
Having our cake and eating it.

Tras años de exposiciones protagonizadas por la creatividad masculina, visitar una planta entera del CCCB repleta de obras de mujeres pone de manifiesto la injusticia de décadas de voces silenciadas o reducidas a simple anécdota en un panorama dominado por los hombres. El recorrido arranca con Semiótica de la cocina, divertido vídeo de Martha Rosler que marca una de las características del arte hecho por mujeres: su mirada irónica, desencantada e incluso humorística, que rechaza la autoconmiseración para materializarse en una reivindicación vital y combativa. Una actitud guerrera, pero no violenta, pese a la mujer armada que apunta el visitante con una pistola desde el póster de la exposición. Su autora, Ulrike Rosenbach, como muchas de sus coetáneas, eligió expresarse a través de la performance y del registro vídeo o fotográfico. “Estas técnicas les permitían alejarse de la tradición pictórica, que durante siglos dejó a las mujeres entrar en el arte solo como objeto de representación para sus colegas hombres”, afirma Gabriele Schor, fundadora y directora de la Colección Verbund, la única en Europa de estas características, que adquiere desde hace 15 años sólo obras de mujeres con la voluntad de recuperar y visibilizar un relato casi desconocido, proporcionando referencias a los feminismos actuales.

Puta mestiza. ampliar foto
Puta mestiza.

Con motivo de su presentación en Barcelona, la colección ha incorporado siete artistas locales. Además de Esther Ferrer, la única española que ya formaba parte del fondo, se han incluido obras de Àngels Ribé y Eulàlia Grau, que ya han sido adquiridas, y también de Eugènia Balcells, Mari Chordà y Marisa González. También se han sumado Pilar Aymerich, con sus fotos de la histórica performance de Nyakes limpiando el suelo del paraninfo de la UB durante las Primeres Jornades Catalanes de la Dona, de 1976 y Dorothée Selz, con su denuncia de las esculturas eróticas de Allen Jones de mujeres convertidas en muebles, que se hicieron famosas gracias al Milk Bar de La naranja mecánica de Stanley Kubrick.

Dado el gran número de artistas y obras, el paseo requiere tiempo para apreciar los contactos y las analogías iconográficas: cuerdas, cintas adhesivas y cristales para visualizar el confinamiento opresivo, ironía y provocación para denunciar los estereotipos de belleza y rebelarse a la visión falocéntrica de la realidad. La representación dramatizada de los roles femeninos como estrategia para renegar de los arquetipos sociales da paso a la visión contemporánea de Coreografías del género, que ofrece una panorámica de las nuevas problemáticas y las eternas reivindicaciones, repartidas en cuatro focos temáticos. Las sexualidades no normativas que afloran en la obra de Toxic Lesbian, el ecofeminismo de Eulàlia Valldosera, la denuncia de la explotación sexual de Núria Güell, la reivindicación de la sexualidad de Mireia Sallarès o Maria Llopis y la descolonización de todos los valores hegemónicos, incluido el feminismo, de Daniela Ortiz o Julia Montilla, son algunos de los temas abordados. “El cuerpo se mantiene como uno de los espacios de batalla política y cultural más importantes, en los años 70 y ahora”, concluye Carrera.

Hitos del feminismo en España

1976: 3.000 mujeres participan en las Primeres Jornades Catalanes de la Dona

1977: se legalizan los anticonceptivos

1981: se legaliza el divorcio

1985: despenalización parcial del aborto

1996: se crea la Red Feminista de Cataluña

2004: se aprueba la Ley contra la Violencia de Género

2005: se autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo

2014: fracasa el intento de restringir el derecho al aborto

2015: Ley de igualdad efectiva entre hombres y mujeres

2018: el 8 de marzo se celebra la mayor manifestación feminista

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >