Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición y el gobierno de Colau y Collboni se enfrentan por los asesores

El ejecutivo quiere presidir las comisiones pero cede en las presidencias de los distritos

Los 41 regidores del Ayuntamiento de Barcelona, el día de la investidura de Colau como alcaldesa.
Los 41 regidores del Ayuntamiento de Barcelona, el día de la investidura de Colau como alcaldesa.

Las negociaciones entre partidos en el Ayuntamiento de Barcelona no han finalizado tras la investidura de Ada Colau como alcaldesa ni tras su pacto de Gobierno con el PSC. La batalla se centra ahora en los asesores: un pastel de más de un centenar de contratos eventuales que suman 2,5 millones de euros en sueldos cada año. Este jueves se ha celebrado la Junta de Portavoces previa al pleno del organigrama previsto para el próximo martes y la oposición ha criticado duramente al ejecutivo, a quien acusa de querer acaparar tanto los asesores como las presidencias de las comisiones. La única cesión que ha hecho el gobierno es que la oposición se reparta las presidencias de los distritos.

Toda la oposición (ERC, JxCat, Cs y PP) salvo el grupo de Manuel Valls, que suman mayoría de 21 concejales, presentaron el lunes un acuerdo para repartirse los cargos eventuales en un 60% para el ejecutivo de coalición (aunque solo suman el 44% de los concejales) y el 40% para la oposición. Pero aseguraron que el gobierno quiere el 75% de los asesores y este jueves han denunciado que en la reunión de esta mañana les han llegado a amenazar con asignarles solo un asesor por concejal.

El concejal de Presidencia, Jordi Martí, ha negado que haya puesto sobre la mesa "ninguna amenaza ni mucho menos", pero ha advertido que los eventuales deben apoyar sobre todo al gobierno municipal, aunque también debe haber a disposición del resto de partidos. "Piden cosas inimaginables" ha manifestado y ha señalado que en los últimos mandatos los partidos han tenido más asesores porque los últimos alcaldes han gobernado en minoría. Y sobre las presidencias de las comisiones, Martí ha asegurado que si en los últimos dos mandatos han sido para la oposición ha sido porque Trias y Colau gobernaron en minoría y sus ediles no llegaban a todo. Pero que con un gobierno de 18 ediles lo lógico sería recuperar estas presidencias, que tienen la potestad de convocar comisiones extraordinarias, admitir o no comparecientes y moderar los turnos de palabra.

Los portavoces de PDeCAT, ERC, Ciutadans y PP (Elsa Artadi, Jordi Coronas, Paco Sierra y Oscar Ramírez, respectivamente), han reprochado a Colau y Collboni que el miércoles al presentar su pleno aseguraran que tendrían una actitud "de mano tendida" y en cambio no estén dispuestos a ceder más asesores.

Martí, a su turno ha subrayado cuestiones que no serán objeto de polémica, como las retribuciones de electos (que se quedan como en el mandato pasado) o la representación de los partidos en el consejo de administración de la principal empresa municipal, BSM. La presidencia y vicepresidencia, con todo, serán para el gobierno. La Junta de Portavoces también ha decidido la ubicación de los partidos en el Salón de Plenos. Todos tendrán algún puesto en la primera fila de sillones para tener visibilidad.

Junts per Catalunya pide al Supremo que Forn pueda ir al pleno

La portavoz de JxCat en el Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi, ha explicado que este lunes entraron una petición al Tribunal Supremo (TS) para que el líder del grupo municipal, Joaquim Forn, pueda asistir el próximo martes al pleno del cartapacio, y ha dicho que están "pendientes de respuesta".

En declaraciones a la prensa después de la Junta de Portavoces de este jueves, ha asegurado que aunque Forn esté en prisión preventiva por el juicio del 1-O tiene todos sus derechos políticos intactos: "Entendemos que no se le quitará el voto el día del pleno del cartapacio".

Artadi ha afirmado que ha hablado con la alcaldesa, Ada Colau, y con el secretario municipal para plantearles que Forn pueda dar su voto, por lo que ha apelado al 'fair play' para "respetar las mayorías y que no se aproveche que Forn está en prisión para ganar una votación".  "Lo que contempla el reglamento es el voto telemático. Pero nosotros apelamos al 'fair play' y que en las votaciones uno de los concejales del otro lado se abstenga para respetar las mayorías", ha detallado la concejal soberanista, que ha recalcado que se deben respetar las mayorías.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información