Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una diputada de la CUP se encara con Florentino Pérez por el proyecto Castor

El empresario niega cualquier trato de favor por la indemnización del almacén de gas que provocó seísmos en las costas de Tarragona y Castellón

La diputada de la CUP María Sirvent regala al presidente de ACS, Florentino Pérez, el libro 'Castor: la bombolla sísmica' de Jordi Marsal. En vídeo, declaraciones de Pérez. EFE | Vídeo: EUROPA PRESS

El presidente de ACS, Florentino Pérez, compareció este lunes en la comisión de investigación del Parlamento catalán sobre el almacén de gas Castor. Allí, en una sesión con momentos tensos, negó tratos de favor para que el proyecto saliera adelante y dijo que solo intervino cuando comenzaron los temblores en Tarragona y Castellón, ocasionados por la inyección de gas en el depósito submarino. El también presidente del Real Madrid dijo que se “solidarizaba” con los afectados pero criticó que el caso “se haya politizado un poco”.

La comparecencia ha tenido momentos de tensión. Pérez quiso responder directamente a las afirmaciones de los diputados, saltándose su turno de palabra. El presidente de la comisión le cerró el micrófono en varias ocasiones y también tuvo que llamar al orden a la diputada de la CUP María Sirvent.

La anticapitalista le llamó “emprendedor de codicia sin límites” y le recordó que ACS aparece en los papeles de Bárcenas. Pérez le interrumpió diciendo que eso mentira y la invitó al palco del Bernabéu. ACS aparece en unos documentos aportados por el extesorero al juez Pablo Ruz. Al final de la comparecencia, Sirvent le ha regalado a Pérez un libro sobre el proyecto Castor.

Pérez justificó el haberse desentendido de la fase inicial del proyecto porque “solo representa el 1% de la facturación de ACS”, dijo. Los diputados insistieron en la cláusula de indemnización que permitió que la empresa recibiera 1.350 millones de euros pese al fracaso de la infraestructura, cuyo coste se repercute en las facturas del gas. Pérez dijo que nunca habló con miembros del Gobierno respecto a este tema hasta que comenzaron los temblores y le buscó el entonces ministro de Industria, José Manuel Soria (PP).

Pese a la insistencia de los diputados, Pérez dijo que esa cláusula fue diseñada para cualquier almacén de gas que se ponga en marcha en España, no solo para el suyo. Y que sin esa condición ningún inversor asumiría el “riesgo geológico” de la obra. Con todo, se mostró confiado en la investigación que adelanta un juzgado de Vinaròs. También valoró que eran necesarios más informes de “científicos solventes” para decidir si el almacén se debe cerrar definitivamente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >