Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fina Rifà: “Un mal texto siempre da pie a un mal dibujo”

La ilustradora gana la segunda edición del Premio Maria Rius, organizado por las librerías Laie y La caixa d'eines

Fina Rifà, ganadora del premio (izq.), y Maria Rius.
Fina Rifà, ganadora del premio (izq.), y Maria Rius.

La ilustradora barcelonesa Fina Rifà (Palma, 1939) ha ganado este viernes la segunda edición del Premio Maria Rius, que convocan las librerías barcelonesas Laie y La caixa d'eines en reconocimiento a la trayectoria profesional de un ilustrador en el campo de la literatura infantil. El Premio de Honor, a título póstumo, ha sido para el dibujante Francesc Vila i Rufas, Cesc. La entrega del premio se celebrará este sábado con la entrega de una insignia de plata que reproduce una ilustración de Maria Rius y un diploma, en el marco de la fiesta mayor de la Dreta de l'Eixample.

El jurado, formado por representantes de la Associació de Mestres Rosa Sensat, la Associació Professional d'Il·lustradors de Catalunya (APIC), Bib Botó, el Consell Català del Llibre Infantil i Juvenil (CLIJCAT), IL·LUSTRA y de las librerías La caixa d'eines y Laie, ha destacado el "trabajo en la ilustración del libro pedagógico" como uno de los méritos para ser distinguida con el premio.

La veterana ilustradora ha dicho que su objetivo siempre ha sido convertir la ilustración en una "valiosa herramienta educativa y cultural". Rifà ha querido destacar, también, la importancia de los textos: "Siempre he tenido la necesidad de dibujar sobre un buen texto. Un mal texto siempre da pie a un mal dibujo. Así que para mí ha sido importante el esfuerzo de escoger", ha revelado, reconociendo que ha dicho muchas veces que no a propuestas que no le han gustado.

"Mi influencia fueron esos libros ilustrados de antes de la guerra que había en casa, de Lola Anglada, Junceda o Torné Esquius", ha contado Fina Rifà. "Cuando nos poníamos enfermos los cogíamos y mirábamos esas imágenes maravillosas". Pero también ha reconocido que sus orígenes en el mundo de la ilustración fueron "irregulares". De hecho, tras empezar diversos estudios, Rifà se dedicó a la enseñanza. "Allí, en la escuela, los otros maestros me pedían dibujos para carteles, por ejemplo. Hasta que Marta Mata me pidió que ilustrara todo un libro, Chiribit, y después, me encargaron ilustrar el libro de Maria Àngels Ollé Tula, la tortuga, en 1964". Mata, diputada y pedagoga, fundadora de la Escola Rosa Sensat, fue una de las grandes renovadoras de la escuela pública durante la Transición.

El jurado también ha destacado la capacidad de la premiada para "trabajar en equipo", su "extensa obra, que ha contribuido a la formación del imaginario visual de generaciones de lectores", "su destreza compositiva en el uso del bicolor" y "su constante actitud de servicio al país desde una generosa y solidaria voluntad para dignificar la profesión de ilustrador".

Francina Martí, presidenta de la Associació de Mestres Rosa Sensat, ha destacado "la importancia de una literatura infantil de calidad" en una sociedad saturada de oferta en este terreno: "Los niños reciben muchísimos productos, por eso es importante que los maestros cuenten con una buena selección de literatura infantil ilustrada".

Rifà, que sigue en activo, a pesar de que hace meses que no dibuja "por un problema no buscado", pasó por el Cercle Artístic de Sant Lluc o por la Escola Eina, y ha trabajado para Cavall Fort y para diferentes editoriales como La Galera, Vicens Vives, La Magrana y Cruïlla, además de ser una reconocida cartelista.

Cesc, premio de honor

El histórico dibujante Francesc Vila i Rufas, Cesc, ha sido galardonado póstumamente por "su larga e incesante trayectoria dentro del ámbito de la ilustración de los libros y revistas para niños" así como por "haber antepuesto siempre y manifiestamente esta tarea educativa a cualquier otro interés económico o de repercusión social". El director de la editorial Kalandraka, Xosé Ballesteros, a través de un escrito leído por la editora Helena Garcia, ha explicado cómo ha trabajado para rescatar la obra de Cesc desde que descubrió en el Mercat de Sant Antoni un ejemplar de La florista, de la editorial Lumen. Desde entonces ha luchado por recuperar la obra de un dibujante "irónico, incisivo, solidario, tierno y comprometido".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información