Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ciudad más rica de Cataluña dobla la renta per cápita de la más pobre

Un estudio constata la crónica desigualdad socioeconómica entre municipios vecinos

Imagen de Sant Cugat del Vallès.
Imagen de Sant Cugat del Vallès.

La desigualdad socioeconómica se cronifica en Cataluña, incluso entre municipios que son vecinos. Sant Cugat del Vallès se consolida como el más rico mientras, al otro lado de la balanza, Santa Coloma de Gramenet se sitúa como el más pobre. La renta per cápita del primero dobla la del segundo y la disparidad se enquista. Un estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE) ha analizado un paquete de parámetros macroeconómicos a nivel local y pone al descubierto un escalón de renta de hasta 10.000 euros por persona y año en función del lugar de residencia.

Entre Sant Cugat del Vallès y Santa Coloma de Gramenet hay una distancia de apenas 20 kilómetros. La sierra de Collserola fija la frontera natural entre ambas localidades pero, en la práctica, un muro mucho más alto y compacto divide las dos ciudades. Según los datos hechos públicos por el INE, hay un escalón de casi 10.000 euros al año entre la renta media anual por habitante. En Santa Coloma, el ingreso medio se estanca en los 9.666 euros, mientras que en Sant Cugat asciende hasta los 19.151 euros. La tendencia revela que la brecha arraiga. Son datos que arroja la estadística Urban Audit, un proyecto europeo en el que colabora el INE para tratar de dibujar un mapa sobre la desigualdad urbana en España. La estadística recopila datos socioeconómicos de los 405 municipios españoles de más de 20.000 habitantes y, a parte de la renta, pone el foco también en otros aspectos, como la esperanza de vida, el nivel educativo, la población extranjera o la tasa de actividad y de paro.

Sant Cugat, en cabeza

De entre las grandes ciudades catalanas, Sant Cugat (90.000 vecinos) es la que muestra unas cifras más vigorosas. La tasa de paro es del 6,2%, lo que la convierte en la ciudad con el menor desempleo de España, mejorando el 6,4% de Pozuelo de Alarcón, que hasta ahora presumía de tener el dato más bajo.

El análisis de Urban Audit baraja datos del período 2010-2018 y el informe apunta que, mientras los registros de desempleo están asentados a finales de 2018, en lo que respecta a la renta media anual por habitante el dato más actualizado es de 2016. En este terreno, Sant Cugat destaca en Cataluña, con mucha diferencia con respecto a Barcelona (15.388 euros), Castelldefels (15.213 euros) o Esplugues de Llobregat (14.744 euros), pero, no obstante, queda por detrás de las tres ciudades con mayor renta per cápita en España: Pozuelo de Alarcón (25.957 euros), Boadilla del Monte (19.702 euros) y Las Rozas de Madrid (19.340 euros). Las tres, de la Comunidad de Madrid. En el otro extremo de la balanza, Santa Coloma de Gramenet está en el vagón de cola si se toma como referencia la renta media de las ciudades catalanas pero muestra mejores cifras que las tres ciudades españoles con los niveles de renta más bajos: Níjar (Almería), con 6.253 euros, Los Palacios y Villafranca (Sevilla), con 6.550 euros, y Alhaurín el Grande (Málaga), con 6.629 euros.

Sobre el papel, el nivel de renta tiene una relación directa con las tasas de empleo que hay en el municipio pero, también, con la calidad del trabajo. En este sentido, Santa Coloma tiene una tasa de desempleo del 15%, similar a la que se da en ciudades como Mataró, Manresa, Badalona o Tarragona, e incluso inferior al dato que registra Reus (17,5%). Sin embargo, la renta media de todas estas localidades supera holgadamente la línea roja de los 10.000 euros.

Salt, en última posición

Según el INE, en Cataluña solo hay otras dos localidades que muestran un nivel de renta más bajo que Santa Coloma de Gramenet. Se trata de dos municipios integrados, en razón de su menor población total, en una segunda clasificación de ciudades. Son Salt y Lloret de Mar, ambas en Girona, cuya renta media anual por habitante es de 8.193 euros y 9.152 euros, respectivamente.

La realidad socieconómica tiene efectos directos en la configuración y sostenibilidad de un municipio. Según el Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), la población en Salt permanece estancada desde hace una década y Lloret ha perdido 3.000 habitantes en cinco años. Mientras, Sant Cugat del Vallès ha ganado 40.000 vecinos en una década. El Ayuntamiento promueve periódicamente un observatorio sociológico entre los ciudadanos para captar la realidad del municipio. Según datos de este estudio, un 84% de los vecinos refiere estar bastante o muy satisfecho de la vida que lleva.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >