Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El poder absoluto del PP en la Diputación de Ourense, por primera vez en el aire

Baltar se aferra a pactos o a las reclamaciones para mantener la única institución provincial que conservaron los populares en 2015

El líder del PP de Ourense, José Manuel Baltar, en su despacho de la Diputación.
El líder del PP de Ourense, José Manuel Baltar, en su despacho de la Diputación.

La saga de los Baltar se aferra a las reclamaciones o a posibles pactos con otras fuerzas para garantizarse el mantenimiento de la Diputación de Ourense que ostenta desde hace 32 años tras pasar de padre a hijo. La única Diputación que le quedaba a Alberto Núñez Feijóo en Galicia y que ha llegado a convertirse en la mayor fábrica de empleos de la provincia y en paradigma del enchufismo (por el que fue condenado el primero de los Baltar) podría cambiar de signo.

El resultado provisional deja al PP con 12 diputados, dos menos que hace cuatro años y a uno de la mayoría absoluta como consecuencia de la pérdida de concejalías en el partido judicial de Ourense. El resto de escaños se los reparten el PSOE, que ha aumentado uno situándose con nueve, Democracia Ourensana que mantiene los dos que tenía y BNG con uno como C's, que irrumpe así en la Diputación.

José Manuel Baltar ya ha anunciado que está dispuesto a conservar el legado que le dejó su padre, José Luis Baltar, pactando con la fuerzas cuyos programas tengan “algo en común” con el suyo. También espera obtener los votos que le faltan mediante reclamaciones e incluso se plantea gobernar en minoría. No obstante, todo indica que podría contar con el respaldo del diputado de Ciudadanos, formación que ha situado de número uno en la ciudad al que fuera portavoz del PP en el Ayuntamiento de Ourense.

En cualquier caso, Baltar ha anunciado que estaría dispuesto a pactar incluso con quien ha sido su azote en estos últimos cuatro años, Democracia Ourensana (DO), que ha acudido en diversas ocasiones al juzgado para denunciar supuestos casos de corrupción del presidente del PP en su gestión en la Diputación y que ha reiterado en campaña que jamás facilitaría su investidura.

El presidente ourensano achaca la compleja situación en la que lo han situado las urnas al alcalde en funciones y exconselleiro de Feijóo, Jesús Vázquez, que repetía al frente de la lista de la ciudad. Aunque ha eludido mencionarlo expresamente, ha señalado que la valoración de los resultados conseguidos en la ciudad de Ourense es “negativa”, precisando que la lista de Vázquez ha obtenido 3.422 votos menos en la ciudad en las pasadas generales. “De haber mantenido los resultados ahora no estaríamos recontando votos”, ha sentenciado para precisar de inmediato que quizás tenga que prescindir de él: "Tenemos que hablar, las urnas ya dijeron lo que dieron".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >