Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau apuesta por un pacto con ERC y PSC, y Maragall por gobernar solo

Los candidatos se reprochan sus pactos del pasado en el cara a cara en SER Catalunya

Ada Colau y Ernest Maragall, durante el debate en la cadena SER que moderó Josep Cuní (en el centro). En vídeo, el debate íntegro entre ambos candidatos. Vídeo: SER

Con la incertidumbre de quién ganará las elecciones en Barcelona, los dos favoritos —la alcaldesa y candidata a la reelección, Ada Colau, y su rival Ernest Maragall (ERC)—, sí aclararon este viernes qué planes tienen si vencen. El republicano aseguró que “no contempla otra opción que un gobierno en solitario”. Y Colau apostó por “tejer consensos con fuerzas progresistas” y se erigió en la "única garantía para que Collboni y Maragall miren a la izquierda”. Un fin de campaña contundente que tuvo como escenario el cara a cara entre ambos en SER Catalunya.

Durante más de una hora, y en un duro pero cordial “y tú más”, Colau y Maragall se lanzaron argumentos para intentar decantar una carrera cuyo resultado promete ser de foto finish. Los dos pusieron el retrovisor para confrontar sus modelos de ciudad, donde, aparte de la cuestión nacional, las fronteras son muy difusas. Colau cargó contra Maragall por su paso por el Govern que preside Quim Torra, de quien reitera que es de derechas y a quien acusa de haber abandonado Barcelona. Maragall vio a la alcaldesa alineada con “los responsables de la represión”, en referencia al PSC.

“Usted ha abierto la puerta a repetir el Govern Torra en Barcelona”, disparó Colau, en referencia a un posible pacto entre republicanos y Junts per Catalunya. Un símil, entre el president y el candidato de ERC, que la alcaldesa repitió hasta la saciedad. “Usted es la última esperanza del unionismo”, terminó por responder un Maragall que martilleó con la idea de que el mandato de Colau ha sido de “mucho ruido y pocas nueces”. “Lo que me parece grave es su noviazgo obsceno con los socialistas. Estas elecciones van de la república española que usted quiere y no llegará o de la república catalana que ya iniciamos. De Collboni o Borrell o de Junqueras y Forcadell”, zanjó. La alcaldesa replicó que rompió su pacto de Gobierno con el PSC cuando se aplicó el artículo 155.

Ante las críticas por inacción de Maragall —“Usted habla de reclamar a la Generalitat, de denunciar, pero nunca de gobernar”— la alcaldesa enumeró las medidas “innovadoras y progresistas” que ha impulsado. Y lanzó dardos al grupo municipal republicano por votar en contra del tranvía o la funeraria pública. El candidato republicano insistió tanto que incomodó a Colau, que agarró el retrovisor: “Usted ha sido portavoz del Gobierno de Joan Clos y responsable de operaciones como el Fórum y Diagonal Mar. ¿Cuánta vivienda social hizo ahí? Estamos intentando revertir problemas que vienen de 40 años atrás”, le dijo. “¿Me puede decir algo interesante que haga un ayuntamiento gobernado por ERC de lo que podamos aprender?”, espetó.

El exsocialista se escudó diciendo que su etapa en el Ayuntamiento eran tiempos con paradigmas distintos. Y dijo que su fórmula sería intentar un nuevo talante más dialogante con la Generalitat. A él, aseguró, sí le prestarán atención cuando reclame más mossos a la Generalitat. “¿Me está diciendo que desde la Generalitat se hace partidismo?”, se enfadó Colau.

El debate se alargó para dar cabida al posicionamiento de los candidatos sobre Barcelona y su rol en el procés. El tema nacional, lo sabe ella, era el flanco por el que el republicano intentaría pillarla. Maragall, efectivamente, la acusó de colaboracionista de la “represión” por querer pactar con el PSC y se alegró cuando Colau negó ser ambigua y dijo que no es independentista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información