Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Área Metropolitana aprueba el reglamento para regular las VTC

El Gobierno metropolitano saca adelante la votación con la abstención de PDeCAT y ERC y la oposición de PP y Cs

Vehículos VTC aparcados en la diagonal durante la protesta de enero.
Vehículos VTC aparcados en la diagonal durante la protesta de enero.

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB), el ente supramunicipal que representa a la capital catalana y a 36 municipios de su alrededor, ha aprobado este martes en su sesión plenaria el reglamento que regula las licencias VTC, que usan aplicaciones como Uber o Cabify. La norma metropolitana establece las condiciones de explotación de los vehículos de alquiler con conductor y se basa en el decreto ley que aprobó a principios de febrero el gobierno de la Generalitat para sofocar las movilizaciones de los taxistas.

El decreto estipula que los servicios de las VTC deben contratarse con 15 minutos de antelación, pero abre la puerta a que los municipios y la AMB puedan ampliar la precontratación en reglamentos propios. El ente metropolitano, que preside la alcaldesa Ada Colau, ha aprobado ampliar ese margen hasta los 60 minutos.

La norma ha quedado aprobada gracias a los votos a favor de PSC, Entesa, CUP, Plataforma Ciutadana per Barberà, y Compromís y Acord per Torrelles, mientras que el PDeCAT y ERC se han abstenido y PP y Ciudadanos han votado en contra. El reglamento entrará en vigor 30 días después de que se publique en los boletines oficiales, y otorga las competencias necesarias al Instituto Metropolitano del Taxi (Imet), como ente del AMB, para hacer cumplir esta reglamentación. El Imet tendrá acceso directo a los registros del Ministerio de Fomento, y si es necesario al de la Generalitat, donde se tendrán que registrar todos los servicios de los VTC desde la precontratación hasta la finalización del servicio.

La normativa también prohíbe a los vehículos adscritos a este tipo de autorizaciones circular por las vías públicas para buscar clientes y propiciar la captación de viajeros que no se hayan contratado previamente, por lo que cuando finalicen el servicio deberán estacionarse fuera de la vía pública.

Por ello, los conductores de VTC que estén circulando por el área metropolitana sin pasajeros deberán justificar que tienen un servicio o que se dirigen a su lugar de estacionamiento. El reglamento no permite la implantación o la práctica de la geolocalización y los conductores de los VTC deberán atender los requerimientos del servicio de inspección correspondiente para la inspección del vehículo y de la documentación vinculada a la actividad.

Los taxistas, decepcionados con ERC

La aprobación del reglamento fue celebrada por los taxistas, aunque la asociación mayoritaria, Élite Taxi, se mostró decepcionada con la abstención de PDeCAT y ERC. El portavoz de este sindicato, Alberto Tito Álvarez, criticó duramente a los republicanos por “ponerse de perfil”, y avisó de que “los taxistas no van a votar a Maragall”.

Álvarez ha señalado que el sector está contento y satisfecho con la aprobación del reglamento, aunque ha destacado que el asunto continuará en los tribunales por la oposición del sector de las VTC. La patronal de estas empresas, Unauto VTC, ha criticado en un comunicado que el reglamento "devuelve a Barcelona a la movilidad del siglo XX", y ha anunciado que lo recurrirá a los tribunales. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información