Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cuento del caballero miedoso, la princesa valiente y el dragón vegetariano

La compañía Vivim del cuentu lleva una versión alternativa de la leyenda de Sant Jordi a varios colegios catalanes

Representación de Sant Jordi de la compañía Vivim del cuentu.
Representación de Sant Jordi de la compañía Vivim del cuentu.

Diada de Sant Jordi en el colegio Badalonès de Badalona. El centro ha decidido organizar un cuentacuentos especial con la leyenda del legendario caballero, donde precisamente él no es el héroe, la princesa es una chica valiente y el dragón no come personas ni acaba muriendo. En la versión que lleva a escena la compañía Vivim del cuentu el dragón es un amante de la cocina y la comida que arrasa las cosechas del reinado. El monarca envía soldados en busca del dragón, pero estos acaban sucumbiendo a sus manjares. La princesa, muy valiente, decide ir en busca del animal, pero acaba convirtiéndose en su pinche. El rey acude entonces al caballero Jordi, que resulta tener miedo a los dragones y acaba desmayado a los pies del animal. Finalmente, el monarca coge las riendas del asunto y va personalmente a la busca del dragón. Pero como los anteriores, acaba deslumbrado con las albóndigas de tofu que el prepara el escamado cocinero y el rey decreta finalmente que la cueva del dragón será un restaurante donde a partir de ahora acogerá todos sus ágapes.

El espectáculo encandila a los niños y niñas de primero y segundo de primaria de esta escuela de Badalona, por el espectáculo en sí, pero también por la diferencia de la historia. “Me ha gustado porque ha sido muy gracioso, pero también que la princesa sea valiente”, explica Jan, de segundo curso. Su compañera Lola lo suscribe y añade haberse reído mucho con el caballero Jordi que tenía miedo. “También me ha gustado que el dragón no se coma a nadie y que le gusten las verduras, porque son muy sanas”, explica Lola, que tiene muy claro qué personaje le gustaría ser: “la princesa valiente. Yo también haría lo mismo e iría a solucionar el problema yo sola, con espada y escudo”.

No es el primer año que esta escuela apuesta por los relatos alternativos. Ya el pasado Sant Jordi escogieron una historia protagonizada por una caballera. Maria Carme Nieto, profesora de primaria, explica que los alumnos no conocían el contenido del espectáculo de este martes, así que en los próximos días lo trabajarán en clase. “Trabajamos mucho el tema de la igualdad y que todo el mundo debe ser tratado igual, ya sea por cuestión de sexo, de razas o de nivel económico”, apunta la docente.

La preocupación por el anacronismo de algunos cuentos tradicionales y la búsqueda de relatos adaptados a la sociedad actual está impulsando la proliferación de publicaciones que revisan estos clásicos. La leyenda de Sant Jordi no se escapa a este movimiento y en las paradas de libros es fácil encontrar títulos como Santa Jordina o La revolta de Santa Jordina.

La compañía Vivim del cuentu se dedica a “desexplicar” estos cuentos tradicionales, editando sus versiones alternativas y los lleva a centros educativos y culturales o a la calle en forma de espectáculo. “Las historias son un vehículo muy potente para comunicar los valores de nuestro tiempo como la igualdad”, defiende Marta, una de los seis miembros de la compañía, nacida en 2006. “Es importante hacer reflexionar a los niños y hacerlos replantear si los valores de antes son adecuados ahora y ayudarles a tener espíritu crítico porque ellos son el futuro, a los adultos cuesta educarlos, pero tenemos a los niños”, zanja con esperanza su compañero Pepo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >