Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La red de Renfe registra una incidencia grave cada tres días

La compañía admite que, aunque la puntualidad es del 92%, en el primer trimestre del año ha registrado 13 averías en infraestructuras, dos en trenes y 15 arrollamientos

Empleados de Adif en el tramo accidental, en Castellgalí.
Empleados de Adif en el tramo accidental, en Castellgalí.

La última avería ferroviaria en Cataluña, que este fin de semana afectó a 2.500 personas por un fallo eléctrico en una catenaria en Tarragona, ha vuelto a poner en entredicho la fiabilidad de la red de Renfe. Los contratiempos se acumulan y, aunque la compañía asegura que la puntualidad de sus convoyes alcanza el 92%, en el primer trimestre del año ya han contabilizado una treintena de incidencias graves. Además del accidente mortal por el choque de dos trenes cerca de Manresa el pasado febrero, Renfe ha registrado 13 problemas de señalización, una quincena de arrollamientos y un par de averías en los trenes.

El temporal de viento y lluvia provocó el sábado una sobrecarga eléctrica que dejó sin servicio una catenaria en una zona de vía única entre Vandellòs y Cambrils (Tarragona). Una veintena de trenes (de cercanías, regionales y de larga distancia) y 2.500 personas se vieron afectados por la avería, que tardó nueve horas en solventarse. Desde las 16.45 hasta la 1.40, cuando se restableció el servicio. Al descontento de los viajeros, que se quejaban de falta de información por parte de la compañía, se sumó la falta de transporte alternativo para trasladar a los viajeros afectados.

“A pesar del esfuerzo que hicimos, no pudimos facilitar la movilidad de todos nuestros clientes. Buscamos autobuses debajo de las piedras pero no había”, justifica un portavoz de Renfe. La compañía solo pudo poner servicio alternativo por carretera a los usuarios de la línea de Rodalies R16, entre Tarragona y L’Ametlla de Mar. Las reservas para la operación retorno de Semana Santa y un torneo nacional de fútbol en Salou complicaron la disponibilidad de autobuses para trasladar a los afectados.

Pero esta no es la primera incidencia de alta complejidad que le toca gestionar a Renfe en lo que va de año. La compañía acumula quejas de ciudadanos por retrasos y averías relativamente constantes, sobre todo, en su servicio de Rodalies. Un portavoz de Renfe admite que, pese a que “la puntualidad es del 92%”, en el primer trimestre del año ya se han registrado una treintena de incidencias de carácter grave.

La más grave ocurrió el pasado febrero por el choque de dos trenes a la altura de Castellgalí (Barcelona), cerca de Manresa. La maquinista de uno de los convoyes falleció. La Generalitat y el Ministerio de Fomento, del que depende Renfe, coincidieron entonces en la necesidad de realizar una inversión urgente en los trenes de Rodalies y mejorar el mantenimiento de la red.

Pero además de este grave accidente, los trenes de Renfe y la infraestructura ferroviaria —gestionada por Adif— han registrado, desde inicios de año, una decena de incidencias en las infraestructuras en la zona de Bellvitge (L’Hospitalet de Llobregat) y otras tres en la estación de la plaza de Cataluña de Barcelona. Se trata, en este caso, de averías en la señalización o en las catenarias, que también provocan demoras en los trenes.

Según Renfe, también se han registrado 15 arrollamientos durante el primer trimestre del año. El último, a la altura de Barberà de Vallès, el pasado jueves: una persona falleció atropellada por un convoy que cubría el trayecto entre Martorell y Terrassa. El suceso afectó a la circulación de trenes de las líneas R4 y R12, que sufrieron retrasos de más de 30 minutos.
Renfe también registró en este período un par de averías en sus trenes.

“Falta de recursos”


Una entidad pide inversiones ferroviarias en el Empordà

La asociación Salvem el Tren Empordà denunció ayer la situación de “dejadez” y falta de información entre las estaciones de Figueres y Portbou. El portavoz de la plataforma, Josep Maria Loste, apuntó en declaraciones a ACN que las paradas de Colera y Vilajuïga (Alt Empordà) sufren un estado de “dejadez importante” que las convierte en “peligrosas”. Loste reclamó una mejora “rápida e inminente” para evitar incidentes.

La entidad destacó que la falta de inversión ferroviaria en la zona se demuestra en unas instalaciones “viejas” que dificultan la subida y la bajada de los trenes en algunas estaciones.

El portavoz también señaló la falta de personal para atender a los usuarios y reclamó un aumento en la frecuencia horaria de los trenes de media distancia. Además, pidió que estos trenes paren en más poblaciones de la comarca, como Llançà o Vilajuïga, donde los pasajeros tienen que esperar más tiempo para coger un tren porque solo circula el Rodalies.

Según un informe de CC OO sobre la red de Rodalies, en 2017 se registraron “3.715 incidencias imputables a los trenes”, la mayoría por roturas en las catenarias o en los carriles, que son competencia de Adif. Renfe coincide. La compañía ha aludido en varias ocasiones a que el origen de los retrasos se debe, en el 70% de los casos, a factores externos. “En la mayoría de los casos, estas averías se producen a causa de la falta de recursos humanos, técnicos y materiales”, sostiene el informe de CC OO.

La red de Rodalies da servicio a 120 millones de pasajeros al año en Cataluña. Según el estudio de CC OO, de los 4.000 millones de euros comprometidos en el Plan Rodalies 2008-2015, solo se ha ejecutado el 12% (480 millones). Estos datos coinciden con los que suele dar el consejero de Territorio, Damià Calvet, para denunciar las inversiones que no llegan. Según Calvet, solo han recibido el 13% del montante prometido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información