Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vehículos contaminantes podrán circular en 2020 con un permiso especial

La medida también afectará a los coches particulares que vengan del extranjero, que deberán pedir la autorización si quieren moverse por la zona de bajas emisiones

Vistas de una Barcelona contaminada desde el Mirador del Alcalde, en Montjuïc.
Vistas de una Barcelona contaminada desde el Mirador del Alcalde, en Montjuïc.

Los vehículos contaminantes que no disponen de etiqueta ambiental podrán circular en 2020 dentro de las zonas de baja emisión en Barcelona con una autorización especial para determinados casos, como ir a la ITV, ir al hospital, salir de fin de semana o si su dueño lo precisa para una tarea concreta.

Así lo ha anunciado este lunes el director de Servicios de Movilidad Sostenible de la AMB, Carles Conill, en una entrevista en la emisora de radio municipal Betevé. A partir del 1 de enero de 2020, unos 50.000 vehículos contaminantes no podrán circular por la zona de bajas emisiones de Barcelona para reducir la contaminación, pero, según planea la AMB, sí podrán hacerlo si se registran en una web y piden previamente una autorización explicando la necesidad de utilizar el vehículo.

Según ha explicado Conill, este tipo de registro ya funciona en otras ciudades europeas como Milán o Amsterdam. El director de Movilidad de la AMB ha especificado que las autorizaciones se harán mediante un control tecnológico, es decir, cruzando los datos del registro de etiquetas de la DGT, y se vigilará que se cumple a través de las cámaras de tráfico y las matrículas de los coches.

La medida también afectará a los vehículos particulares que vengan del extranjero, que también deberán pedir la autorización si quieren circular por la zona de bajas emisiones, y los autocares. Conill ha avanzado que si no se dispone de la autorización, las sanciones las coordinarán los ayuntamientos y serán de unos 100 euros, aunque todavía no han decidido cuando se empezarían a aplicar.

Sobre la posibilidad de que en Barcelona se acabe implantando un peaje urbano, como hay en otras ciudades europeas, o que se amplíen las restricciones más allá de 2020, la directora de Calidad Ambiental del Ayuntamiento, Cristina Castells, ha asegurado que "son cuestiones que se están analizando".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >