Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mascarell será el cuarto en la lista de Junts per Catalunya en las municipales de Barcelona

Colau dice que Artadi "no ha hecho nada por la ciudad y ha hecho recortes desde la Generalitat"

Artadi, Munté y Mascarell durante el acto de Les Corts.
Artadi, Munté y Mascarell durante el acto de Les Corts.

El delegado del Govern en Madrid, Ferran Mascarell, será el número cuatro en la lista de Junts per Catalunya que encabeza Joaquim Forn para las elecciones municipales en Barcelona. El partido lo presentó este domingo en un acto donde la número dos, Elsa Artadi, defendió un cambio en el Ayuntamiento sin Ada Colau en el Gobierno. La alcaldesa, en un acto de los comunes, criticó a Artadi y aseguró que “no ha hecho nada por Barcelona y ha hecho recortes desde la Generalitat”.

Los actos de Junts per Catalunya y de los comunes se celebraron casi de forma simultánea, en los barrios de Les Corts y en Sants. En el caso del espacio neoconvergente, era la primera vez que el exconsejero en la Generalitat y exconcejal en el Ayuntamiento aparecía integrado en la lista que encabeza Forn, encarcelado preventivamente por su participación en el procés. La novedad fue conocer el puesto que ocupará Mascarell en la lista. Tras décadas de cargos públicos representando tanto al PSC como a CiU y el PDeCAT, el exconsejero y exconcejal se había postulado como candidato a la alcaldía, y pedía una lista unitaria del independentismo. Después de meses deshojando la margarita, sin desvelar si se presentaría solo o se integraría en la lista de Junts per Catalunya, el pasado jueves anunció que formaba parte de la candidatura de Forn.

La designación del exconsejero y exconcejal puso fin a meses de incógnita. Mascarell irá de número cuatro, por detrás de Forn, Artadi y de Neus Munté, que fue quien ganó las primarias del PDeCAT para aspirar a la alcaldía de Barcelona. En el acto de presentación, el partido aprovechó para marcar perfil ante la estrategia de ERC, que no descarta pactar con los comunes tras las elecciones. Artadi, que dejará los cargos de consejera de Presidencia y portavoz del Govern en los próximos días para centrarse en la campaña, ya había asegurado en una entrevista a La Vanguardia, que “es tan importante un Gobierno independentista como echar a Colau”.

Barcelona en Comú, por su parte, eligió el centro cívico Cotxeres para el primer mitin de precampaña con los candidatos a las tres elecciones que se avecinan: Colau para a la alcaldía, Ernest Urtasun para a las europeas y Jaume Asens para a las generales. Los comunes repitieron el escenario del acto de septiembre de 2014, cuando todavía no existía Barcelona en Comú y su embrión, Guanyem, celebró su primer acto anunciando que se presentaban para dar el salto del activismo a las instituciones.

Colau presumió, con ironía, de “ser una de las principales fuentes de consenso del país”. “Están todos dispuestos a aliarse para echarme”, dijo refiriéndose al resto de formaciones. La alcaldesa defendió la gestión “valiente” de su gobierno en minoría y, tras criticar a Artadi y preguntarle qué proyecto tiene para Barcelona, miró hacia ERC y el PSC y les pidió, tendiéndoles la mano, “altura de miras para ver quienes son los enemigos y quienes son los referentes”.

Por su parte, Asens se erigió en heredero del “legado del republicanismo efectivo y no retórico” y defendió “ir a Madrid a gobernar y no a bloquear la gobernabilidad”, como han afirmado dirigentes del PDeCAT. Ante el eventual escenario de un tripartito formado por Ciudadanos, PP y Vox, pidió a los socialistas que “recuperen su identidad” y a PDeCAT y ERC que trabajen para “recoser” las relaciones entre Cataluña y España.

Maragall defiende un gobierno de independentistas y comunes

Mientras las candidatas de Junts per Catalunya, Elsa Artadi, y Barcelona en Comú, Ada Colau, se criticaban ayer mutuamente y con dureza, el alcaldable de ERC, Ernest Maragall, defendió un gobierno municipal en la capital catalana con independentistas y comunes. Lo que definió como el “bloque del 80%” de la sociedad catalana en defensa de las “libertades” y contra la “represión”.

Maragall se mostró, en una entrevista concedida a EFE, “partidario de un gobierno lo más amplio posible” al frente del consistorio barcelonés, que aspira a liderar él. “Este bloque del 80% debe verse reflejado en términos de responsabilidad y de gobernación en el Ayuntamiento de Barcelona. Nuestra aspiración es alcanzar la posición central y principal, que nos permita articular esta amplísima mayoría”, señaló.

El alcaldable republicano se mostró convencido de que los vecinos de Barcelona “piden tener por fin un gobierno con una cierta estabilidad y perspectiva de duración y de aplicación coherente de una estrategia. Tendremos que saber convertir la aritmética en política positiva. No debería ser tan difícil”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información