Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont: “Si tengo el acta de eurodiputado, vuelvo a Cataluña”

El expresidente de la Generalitat dice que si España le impide ser eurodiputado "violaría las normas fundamentales de la democracia"

FOTO: Puigdemont en Waterloo el pasado enero, con el presidente del PDeCAT, David Bonvehí. / VÍDEO: Fragmento de la entrevista a Puigdemont en RAC 1, este martes.

Carles Puigdemont ha mostrado este martes su intención de regresar a Cataluña si es elegido eurodiputado en los comicios europeos del 26 de mayo y logra ser designado: “Si tengo el acta de eurodiputado, vuelvo a Cataluña”, ha declarado. El expresidente de la Generalitat, huido en Bélgica desde hace un año y cuatro meses para evitar la orden de detención que pesa en su contra, interpreta que el escaño le otorgaría inmunidad para entrar en España sin ser arrestado. Durante una entrevista en RAC 1, Puigdemont ha remarcado que ahora mismo es "un ciudadano absolutamente libre de la Unión Europea" y si el Estado le impidiera ser elegido eurodiputado estaría "violando las normas fundamentales de la democracia". Además, estima que no es obligatorio acudir a Madrid para recoger el acta.

Sus palabras chocan con la visión de la Junta Electoral Central. Fuentes de dicho organismo apuntan que no es necesario recoger el acta en persona, pero que el trámite de acatar la Constitución española debe hacerse presencialmente en su sede, situada en el Congreso de los Diputados. Así lo confirman a este diario eurodiputados que han pasado por esa formalidad. Como indican fuentes de la Eurocámara, si no recoge el acta, Puigdemont no sería considerado oficialmente eurodiputado, y por tanto no gozaría de inmunidad. "Tiene que recoger el acta, ser proclamado por la Junta Electoral, y pasar la verificación de credenciales del Parlamento Europeo".

Incluso en caso de que pudiera recoger el acta, tampoco lo tendría fácil. La inmunidad permite a los eurodiputados no ser investigados, detenidos ni procesados por sus opiniones o votos en el ejercicio de su labor, pero la Eurocámara aclara que "la inmunidad no puede invocarse en caso de flagrante delito". Durante el jornada, el Parlamento ha modificado el contenido de su web, que antes incluía que tampoco podía invocarse cuando "las autoridades judiciales competentes alberguen sospechas al respecto", categoría en la que encaja Puigdemont, acusado de rebelión, malversación y desobediencia.

La campaña nos abre muchas posibilidades. Ser electo te da inmunidad y también en Cataluña", sostiene la consejera Elsa Artadi

Elsa Artadi, consejera de la Presidencia de la Generalitat, sostiene que hay informes jurídicos que recogen que los eurodiputados logran la inmunidad cuando los electores los han votado y no cuando retiran sus credenciales. "Me parece fantástico que se presente. Ser electo te da inmunidad y también en Cataluña. La campaña nos abre muchas posibilidades y podrá hacerla a nivel europeo", ha afirmado la diputada advirtiendo a la justicia española que no es lo mismo poder interferir en el Parlament que en el Parlamento Europeo. Sin embargo, la organización de los comicios europeos es potestad de los Estados miembros, y cada uno de ellos fija sus propias normas.

Si el expresidente, habituado en los últimos tiempos a encontrar salidas inverosímiles, pudiera sortear todas esas complicaciones, el Estado aún contaría con un último as en la manga. La justicia española puede solicitar al Parlamento que levante la inmunidad, pero con el incómodo peaje de que el proceso atraiga de nuevo los focos internacionales: Puigdemont tendría derecho a ser oído en la Eurocámara, y finalmente sería una votación de sus miembros la que decidiría si se le despoja de protección para ser juzgado. Nuevas dosis de drama para volver a llevar a las portadas la épica del exilio y la persecución.

El precedente del empresario José María Ruiz Mateos está sobre la mesa, pero hay diferencias. El antaño dueño de Rumasa pudo obtener su acta de eurodiputado en 1989 con el objetivo de evitar a la justicia española. Juró la Constitución en la clínica en la que estaba internado, y perdió su inmunidad en 1991 después de que el Tribunal Supremo presentara un suplicatorio reclamándolo y los eurodiputados votaran mayoritariamente a favor de desposeerle de dicha protección, como suelen hacer habitualmente.

En la entrevista, Puigdemont ha señalado que no ve conflicto de intereses con su actual condición en el hemiciclo catalán. "No es incompatible ser diputado en el Parlamento catalán y en el europeo", ha declarado. "Yo, teóricamente, soy un 'diputado suspendido' [en el Parlament de Cataluña] y eso no se sabe si me hace incompatible con mis derechos en otra Cámara: un juez deberá decir si es compatible con ser eurodiputado", ha puntualizado. El artículo 211 de la ley electoral española (LOREG) establece la incompatibilidad de ser eurodiputado "para los miembros de las asambleas legislativas de las comunidades autónomas".

El consejo nacional del PDeCAT aprobó este fin de semana que los políticos presos encabecen las listas acompañados por afines al expresident. Las consejeras Laura Borràs y Elsa Artadi optarán al Congreso y al Ayuntamiento de Barcelona. Los cabezas de lista serán los presos Jordi Sànchez (Barcelona), Jordi Turull (Lleida), Josep Rull (Tarragona) y el abogado de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas (Girona). Joaquim Forn será alcaldable por Barcelona. El exconsejero Lluís Puig Gordi, huido de la justicia española, se presenta por el Senado. Diputados históricos como Carles Campuzano y Jordi Xuclà y la senadora Marta Pascal se quedan sin opciones de ser parlamentarios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información