Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debate de primarias del PSOE se queda en una “sucesión de monólogos”

Manuel de la Rocha y Chema Dávila se posicionan sobre sus políticas de alianzas pero Pepu Hernández elude contestar

Pepu Hernández, Manuel de la Rocha y Chema Dávila antes del debate de primarias. En vídeo, el debate completo.

Manuel de la Rocha lo auguró: con el formato del debate de primarias socialistas a la alcaldía de Madrid aprobado el pasado martes, más que un cara a cara los militantes iban a ver "una sucesión de monólogos". Así ha sido, por más que él mismo haya intentado romper la dinámica al preguntar a sus compañeros por sus políticas de alianzas, después de apostar por un pacto solo con las fuerzas progresistas. Chema Dávila respondió con un rotundo "no" a Ciudadanos. De Pepu Hernández no hubo contestación: el independiente no levantó los ojos de los papeles que traía, que leyó al pie de la letra, y ese asunto no debía estar en el guion.

De la Rocha, bregado en mil debates, estuvo en su salsa y trató de marcar la agenda del encuentro, tanto con la pregunta sobre las alianzas como con la Operación Chamartín. Dávila, que al principio también se aferró a sus papeles, fue cogiendo confianza y hablando más directamente a los ojos de los afiliados a través de la cámara. Los dos quisieron demostrar su experiencia política y su dilatada militancia en el Partido Socialista –"Militar en el PSOE no puede ser un pasivo ni una condición menor a no militar", dejó caer De la Rocha– frente a Hernández, un independiente elegido por el aparato del partido que necesitará más práctica en estas lides del directo.

El exalcalde de Fuenlabrada, al ver que Hernández no respondió, insistió en el asunto "de trascendencia" de las alianzas electorales. "Debemos gobernar con las izquierdas; o gobiernan las tres derechas o gobiernan las izquierdas", afirmó él. "Si hay un partido político [Ciudadanos] que plantea de forma clara e inequívoca un veto a Pedro Sánchez, yo no tengo nada que negociar con ellos", contestó Chema Dávila, que añadió que el grupo municipal del partido de Albert Rivera ha demostrado en ocasiones durante este mandato que "está más a la derecha que el PP". Aunque Hernández no tomó el guante, en una entrevista con EL PAÍS el pasado domingo dijo, en relación con un posible acercamiento a Ciudadanos: "Hay cuestiones en las que podríamos ponernos de acuerdo" e insistió en que no es momento de "cerrar puertas, de poner barreras".

Pullas fraternales

El debate ha transcurrido en 50 minutos, repartidos en tres bloques, una introducción y un cierre. Los candidatos tenían tres minutos para presentar su visión sobre su modelo de ciudad, los servicios sociales y empleo y el urbanismo y vivienda. Como socialistas, sus propuestas no diferían mucho unas de otras. Todos han defendido una ciudad más sostenible, más amable, con mejor atención a las personas vulnerables, que garantice la igualdad de oportunidades, el reequilibrio y que ataje las desigualdades.

El encuentro ha sido en general "fraternal", como lo ha definido De la Rocha, pero no han faltado algunas pullas, dirigidas al candidato recién llegado pero impusaldo por el apoyo de Pedro Sánchez. "Pepu, me ha sorprendido que hayas descubierto ahora la desigualdad; los socialistas lo sabemos de siempre", le ha dicho el exalcalde al exseleccionador de baloncesto durante su intervención.

La Operación Chamartín es el asunto que más diferencias ha generado. "Cuando oigo hablar de Operación Chamartín, lo traduzco como oportunidad", ha afirmado Hernández, que se ha fijado entre otras, en la oportunidad para que los jóvenes "accedan a una vivienda digna", aunque ha asegurado que su equipo revisaría "todo lo necesario para que sirva al interés general". Dávila se ha mostrado contrario a aprobarla "tal y como está ahora" si no salen adelante las alegaciones que ha planteado el grupo municipal socialista y ha añadido que puede ocurrir como en otras promociones como Las Tablas, Montecarmelo, donde hay "una carestía absoluta de equipamientos que han tenido que sufragar todos los madrileños". De la Rocha, también en contra de la operación, ha advertido que si "el volumen de oficinas se pone en marcha, en 20-30 años no habría oficinas modernas en el resto de Madrid e incrementará la segregación territorial".

Pese a la coincidencia generalizada en asuntos como la igualdad de género, la lucha contra la contaminación, etcétera, también ha habido alguna diferencia en cuanto a la integración de Madrid en su entorno. Dávila, impulsor en el Ayuntamiento de la conversión de la A-5 en vía urbana a pesar de la oposición del PSM y las críticas de los municipios del Sur, ha reivindicado "un proyecto municipalista autónomo para Madrid": "No podemos estar a los intereses de otros municipios; somos concejales del Ayuntamiento de Madrid", ha defendido. De la Rocha ha reivindicado por el contrario "un Madrid que resitúe la ciudad en el conjunto metropolitano" y ha abogado por una "concertación regional".

Tras el debate, Dávila y De la Rocha han salido a hacer valoraciones ante la prensa sobre el encuentro, que han calificado como "fructífero" y como muestra de la "madurez democrática" del PSOE. Hernández no ha comparecido, sin embargo. En su lugar, la portavoz de su candidatura, la concejal Mar Espinar, ha asegurado que el equipo sale "sumamente satisfecho con los mensajes muy positivos que ha lanzado" su candidato. Para De la Rocha, la intervención de Hernández "se ha quedado, con todo afecto y respeto, en cinco monólogos sucesivos suyos".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información