Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maria Alyokhina, del grupo Pussy Riot, expulsada de un avión en Barcelona

La joven y otra integrante del grupo musical han sido desalojadas por la Guardia Civil en estado de embriaguez

María Aliójina, a su salida de prisión, en Nizhny Novgorod.
María Aliójina, a su salida de prisión, en Nizhny Novgorod. AP

La Guardia Civil expulsó ayer de un avión a Maria Alyokhina, miembro del grupo Pussy Riot, y a otra integrante de la banda en el aeropuerto de El Prat. Ambas tenían síntomas claros de embriaguez y "comprometían la seguridad" de la aeronave, según informó el comandante del avión, que avisó al instituto armado para que interviniese.

El episodio tuvo lugar a las cinco de la tarde, en un avión de Easyjet que tenía como destino final Milán. Cuando el aparato estaba ya en pista, el comandante requirió la presencia de la Guardia Civil, según avanzó El Mundo, por el alboroto que estaban armando las integrantes del grupo, que había actuado el fin de semana en la Sala Apolo de Barcelona.

Las mujeres abandonaron voluntariamente el avión, según ha explicado el instituto armado, escoltadas por la Guardia Civil hasta la zona pública. El avión pudo despegar unos minutos después de El Prat rumbo a Italia. Fuentes de la productora indicaron a Europa Press que ambas permanecían ayer martes en Barcelona a la espera de poder viajar en las próximas horas a Milán, donde actuarán el próximo jueves.

La Sala Apolo de Barcelona acogió el 9 de febrero el espectáculo "Riot Days", el nuevo proyecto "teatro-punk" del colectivo de arte protesta ruso Pussy Riot, dirigido por la miembro del grupo Maria Alyokhina y con la participación de su compañera Kyril Masheka y el dúo de música AWOTT (Asian Women On The Telephone).

Pussy Riot, con sede en Moscú, se fundó en marzo de 2011, cuando organizó actuaciones provocativas no autorizadas de punk rock guerrilla en lugares públicos inusuales, que luego se convirtieron en vídeos musicales y se publicaron en Internet. María Alyokhina fue condenada a dos años de prisión en agosto de 2012 por un delito de gamberrismo relacionado con "odio religioso" tras una oración punk en una iglesia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >