Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los maquinistas fuerzan a Renfe a mantener cortada el tramo de la R4 del accidente mortal del viernes

La compañía ha anunciado que no restablecerá la circulación entre Sant Vicenç de Castellet y Manresa hasta que tenga el resultado de la investigación

Empleados de Adif en el tramo accidental, en Castellgalí.
Empleados de Adif en el tramo accidental, en Castellgalí.

La circulación de trenes por el tramo de la línea R4, entre las estaciones de Sant Vicenç de Castellet y Manresa, queda cancelado hasta que la investigación aclare las causas del choque de trenes que, el pasado viernes, provocó la muerte de una maquinista de 26 años y dejó a medio centenar de viajeros heridos. Este martes los trenes ya tenían que estar circulando de nuevo por el tramo afectado. Así lo había anunciado Renfe, apuntando que los trabajos de limpieza de las vías se desarrollaban con presteza e indicando que el restablecimiento del tráfico ferroviario era una prioridad. Sin embargo, el plantón de los maquinistas, que a través del sindicato Semaf han manifestado su negativa a seguir circulando por una vía insegura, ha motivado que la compañía se replantee su decisión.

Renfe alega ahora que hasta que la investigación no aclare las circunstancias que motivaron el choque frontal de los dos convoyes, el tráfico permanecerá cerrado. Además, Renfe detalla que el informe técnico del siniestro debe explicitar qué medidas tiene que tomar Adif en la línea para garantizar la seguridad del tráfico. La implantación de dichas mejoras puede requerir un tiempo, admite Renfe, pero exige que Adif aplique sobre el trazado medidas transitorias para aumentar la seguridad de un tramo que en un período de tres meses ha sufrido un descarrilamiento en Vacarisses y un choque frontal de trenes en Castellgalí, dos incidencias muy graves, con el resultado de dos personas muertas.

Con el tráfico de trenes cerrado en dicho tramo, los usuarios de la R4 deberán realizar el trayecto entre Sant Vicenç de Castellet y Manresa en los autobuses habilitados. Para los usuarios de la R12 (L'Hospitalet de Llobregat-Lleida), el viaje en autobús es más largo: entre Calaf y Sant Vicenç de Castellet.

Para justificar el paro de los conductores, el Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf) ha alertado de un riesgo "grave e inminente" de que se repitan accidentes de la línea R4. En una carta dirigida al director de la Agencia Estatal de Seguridad Feroviaria, Pedro Lekuona; al presidente de Renfe, Isaías Táboas, y al director de Seguridad en la Circulación, Juan Rafael Arroyo, el sindicato ha anunciado que paraliza el servicio entre la estación de Manresa y Sant Vicenç de Castellet. La paralización se mantendrá "mientras no se analicen y solucionen las deficiencias de las actuales instalaciones de seguridad".

Ministerio de Fomento y Generalitat difieren sobre las causas que provocaron el choque de trenes, cuando un convoy de la R12 procedente de Lleida cambió de vía al poco de salir de Manresa y se metió, circulando en contravía durante siete kilómetros, por los mismos raíles por donde subía un tren de la R4 en dirección a la capital del Bages. Para el ministro José Luís Ábalos se produjo una “concatenación de fallos humanos”, mientras que el consejero de Territorio Damià Calvet señaló a fallos técnicos y los relacionó directamente con la necesidad de falta de inversiones que sufre la red de Rodalies.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >