Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hemos perdido muchas profesiones en marroquinería”

El diseñador Héctor Jareño se inspira en los arquitectos de la Escuela de Madrid y los diseñadores Balenciaga y Pertegaz para sus creaciones

El diseñador Héctor Jareño, en la tienda Reliquiae, de la calle Serrano, 72, de Madrid.
El diseñador Héctor Jareño, en la tienda Reliquiae, de la calle Serrano, 72, de Madrid.

El tapicero Juan Jareño, 76 años, antes de jubilarse en 2012 participó en la restauración de la tapicería del tren turístico Al Andalus. Ese año, en plena crisis, su hijo Héctor Jareño (Gijón, 40 años) interiorista de formación, funda Reliquiae, una empresa de complementos y accesorios de alta gama aprovechando los conocimientos sobre el trabajo de la piel de su progenitor. En 2018, el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad premia a Reliquiae como mejor Industria de Complementos y Accesorios, y la empresa establece una tienda física en la milla de oro de Madrid, en la calle Serrano.

¿Cómo concibe sus diseños?

Son el resultado de reflexionar sobre la forma, el volumen y el color con evidente inspiración en la arquitectura y con claras referencias a la Bauhaus, la Escuela de Madrid —Torres García, Sáenz de Oiza, entre otros— y a los arquitectos Lloyd Wright o Mies van der Rohe, por un lado, y por otro en maestros de la alta costura como Balenciaga o Pertegaz.

¿Qué esconden sus bolsos?

Lo que he aprendido a lo largo de la vida. No son piezas para una temporada sino que trascienden en el tiempo porque están creadas con una piel de máxima calidad y con un diseño contemporáneo.

¿Fue osado montar Reliquiae en plena crisis económica?

Dejé mi trabajo y aposté por un sueño. Y parece que vamos por buen camino porque en tan solo cinco años hemos conseguido ser Premio Nacional de la Industria de la Moda en 2018. Y, además, después de aventurarnos en el mercado internacional, en colaboración en el 2015 con la casa de joyería japonesa Tasaki, hemos conseguido abrir una tienda física en la llamada milla de oro de Madrid, en Serrano. Era un proyecto muy ambicioso del que partíamos de cero en unos momentos económicos muy convulsos. Pero pasado el tiempo y después de meses, e incluso, algún año, sin ingresar nada creo que vamos por el camino más certero. Siempre existe un hueco para la calidad.

¿Resulta difícil conseguir buenos productos españoles?

No es fácil. Durante unos años se externalizó la producción a China y hemos perdido muchas profesiones imprescindibles en el mundo de la marroquinería. Personas que sabían curtir muy bien la piel abandonaron su profesión y no ha habido recambio. La realidad es que hoy las grandes marcas de bolsos están fabricando en España. Nuestra empresa optó desde sus orígenes que los productos para trabajar debían ser españoles, pero hay productos que ya son imposibles de adquirir en España. Hemos acabado con nuestra cabaña lanar y hacer mantas con lana del país es muy complicado, aunque lo intentamos. El mercado de la lana está concentrado en Australia.

¿Cuántos puestos de trabajo ha creado Reliquiae?

Somos alrededor de 22 personas las que formamos parte de la empresa, más de la mitad son artesanos que han aprendido del legado de mi padre, y que van trabajando dependiendo de las fases de producción. Es un hombre que ha sabido transmitir un patrimonio cultural importante. Quería que estudiase Derecho, pero lo mío no eran las leyes. Así que abandoné esa carrera porque me atraía mucho más el dibujo y la fabricación de objetos. Ahora está orgulloso de que haya podido cumplir mi sueño.

¿Cuál es el bolso icono de la firma?

Archy y de él van derivando muchos otros. Su diseño combina tres formas básicas geométricas: cuadrado, círculo y triángulo. Cada modelo requiere para su manufactura entre 8 y 14 horas de trabajo y la intervención de tres artesanos marroquineros —cortador, montador y costurero—.

¿Su forma a simple vista parece sencilla?

Creo que en esa sencillez radica su elegancia pero esconde 26 piezas y con todas ellas se logra el equilibrio. Tiene tres tamaños y ha sido creado en una veintena de colores.

¿Cuántas colecciones saca al mercado cada año?

Las dos de las diferentes estaciones y una cápsula. El resultado final de las piezas que salen a la venta proviene de muchos dibujos desechados, de pruebas y más pruebas, de ahondar en mis obsesiones, en la búsqueda de la perfección y de la belleza.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información