Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué ha mejorado tanto el tráfico en Madrid con la huelga de taxis?

Cada vehículo profesional recorre unos 200 kilómetros diarios y más de la mitad del tiempo circulan vacíos

El tramo de la calle de Alcalá entre Gran Vía y Cibeles, con poco tráfico este miércoles. En vídeo, declaraciones del presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, rechazando la propuesta de los taxis. Vídeo: Atlas

“Estos días se circula en coche como en agosto”. La percepción de quienes utilizan el vehículo privado en Madrid es que la huelga de taxis que arrancó hace 11 días —el pasado lunes 21— ha mejorado la fluidez del tráfico en la capital. Los datos del Ayuntamiento de Madrid lo corroboran: si comparamos la celebración de Fitur 2019 con el mismo periodo de 2018 (de miércoles a viernes), este año la intensidad de coches en vías urbanas fue algo menor durante las horas punta y muchísimo más baja durante las horas valle. El lunes 28 ocurrió exactamente lo mismo respecto al año anterior (en días con una situación meteorológica similar y sin eventos importantes). En la ciudad entran diariamente alrededor de un millón de vehículos, ¿por qué mejora tanto el tráfico si las licencias de taxis son menos de 15.700?

“La persona que va en coche a su destino suele hacer ida y vuelta, el desplazamiento medio es de unos 12 kilómetros, así que puede hacer unos 25 kilómetros al día. Pero un taxi hace unos 200 kilómetros en un día laborable, es decir, que multiplica por diez los viajes de un particular”, explica David Lois, profesor de la UNED e investigador en el Centro de Investigación del Transporte de la Politécnica. “Estamos acostumbrados a ese nivel de circulación, aunque no sean tantos vehículos están dando vueltas continuamente, por eso se nota tanto cuando no están”, añade Lois.

Efectivamente, según el Estudio del Servicio del Taxi del Ayuntamiento de Madrid, los 20.067 conductores de taxis en activo (alrededor del 27% son asalariados de los propietarios de las licencias) realizan 208 kilómetros en cada turno, de los cuales 113,65 (un 54,6%) se hacen en vacío, mientras que 94,31 (un 45,4%) se realizan con algún ocupante (generalmente uno). El 44% no utiliza nunca las paradas, sino que se dedica a trillar las calles, y el 60% no utiliza ninguna aplicación para captar clientes. El estudio es una encuesta que realizó el Consistorio en 2017 entre 400 conductores y 800 usuarios del servicio. Nada indica, en cualquier caso, que los VTC tengan un comportamiento distinto a los taxis, ya que aunque se solicitan mediante una aplicación, suelen circular por las zonas donde esperan que los contraten.

Calles más vacías durante la huelga

El Ayuntamiento de Madrid publica varios indicadores para medir los niveles de tráfico en la ciudad. Un análisis pormenorizado del número de la intensidad de vehículos en Madrid, es decir, el número de coches que cada hora pasan por los puntos de medición de tráfico, permite mostrar en qué zonas de la ciudad ha habido menos coches durante la semana de Fitur en comparación con la misma semana del año anterior.

De miércoles a sábado, la intensidad ha sido menor durante las distintas horas puntas, mientras que en las horas valle la disminución es muy pronunciada. En el ámbito de toda la ciudad, entre las 10.00 y las 17.00 ha habido un 11% menos de coches de media. Significa que por cada punto de medición pasaron, cada hora, hasta 80 coches menos que en un día normal.

No siempre que se quitan los taxis de una ciudad, el tráfico baja. En Barcelona, durante esta misma huelga de taxi, el tráfico ha subido, según el análisis de los datos públicos del Consistorio barcelonés.

Como apunta Adrián Fernández, portavoz de Movilidad de Greenpeace, "la red viaria de Barcelona es menos compleja, la circulación está restringida a Gran Vía, las rondas y Diagonal. Madrid tiene muchas autopistas y carreteras y no es tan fácil".

Por esa razón, en la capital, el descenso del tráfico se ha notado también en grandes avenidas problemáticas como la calle de Alcalá o el paseo de la Castellana. En los accesos a la M-30 no se han registrado más atascos, sino también ligeras bajadas en los tramos alejados de horas punta. En Madrid Central, cerrada al tráfico privado de los no residentes, pero no a los taxis, la disminución ha sido aún más pronunciada, con un 20% menos de vehículos por hora.

Récord en el transporte público

La otra cara de la moneda es el transporte público. Tanto el metro como los autobuses urbanos han batido récord de usuarios durante estos días.

La estación de metro de Feria de Madrid registró 141.242 viajeros de miércoles a sábado en Fitur, lo que representa un incremento de casi el 60% con respecto a los viajeros registrados en la misma estación durante la celebración del mismo evento el año anterior. “La huelga ha supuesto una ruptura del hábito de muchas personas que se desplazan siempre en taxi y han descubierto que había una cosa que se llama metro que funciona muy bien, gente que hace estos desplazamientos en taxi sin pensar si hay una alternativa”, explica el profesor David Lois. En los últimos días, hemos visto casos como los de la cantante Marta Sánchez, el expresidente del Barça Joan Gaspart o el presentador José Manuel Parada reconociendo que cogían el metro por primera vez en años ante el paro de los taxis.

La Empresa Municipal de Transportes (EMT), por su parte, aumentó sus viajes un 1,56% y roza los 1,6 millones de viajeros diarios, mientras que la regularidad de las líneas ha crecido un 1%. Conviene destacar que un aumento de un punto en la regularidad es notable, pues la regularidad varía unas décimas al año. "Hay que tener en cuenta que en ese aumento también influye el cierre parcial de la línea 2 de metro", explica una portavoz del Área de Movilidad y Medio Ambiente municipal. El uso de las bicicletas públicas de Bicimad, por su parte, creció un 3%, aunque en este caso puede ser achacable a una mejor meteorología.

Dentro y fuera de Madrid Central

De hecho, los datos de este pasado lunes 28, cuando ya había finalizado la feria de turismo, muestran que se mantuvo la misma tendencia. En Gran Vía, parte de la nueva almendra central, la intensidad de coches fue un 20% menor a la de otros lunes de enero que no fueran afectados por la huelga.

Sí se atascó, fuera de la almendra central, el paseo de la Castellana a la altura de las calles de Génova y de José Abascal, donde los taxistas concentraron sus protestas. Un efecto contrario se observó en los laterales de esa arteria del tráfico madrileño, que estuvieron bloqueados durante breves períodos de tiempo. Los datos en este sector muestran menor intensidad de vehículos.

"El primer perjudicado por este modelo es el taxista"

Adrián Fernández, considera que este modelo es insostenible: “El primer perjudicado es el taxista, que tiene que dedicar horas y gasolina a circular vacío. Para intentar mejorar la eficiencia hay dos reivindicaciones históricas, ampliar el número de paradas de taxis, que son insuficientes, e incorporar una aplicación única de móvil que sirva para todos los taxistas”. En su opinión, “lo que hay que hacer con el taxi es optimizarlo para que haya menos contaminación y menos congestión, y eso se puede lograr con más paradas fijas y una app única y más eficiente para que haya menos taxis dando vueltas vacíos”.

¿Entonces? “Hay que replantearse el papel del taxi en la ciudad, cómo es posible que un paro haya tenido una repercusión tan grande en la movilidad de la ciudad”, dice el portavoz de Greenpeace. Fernández apuesta por impedir el paso a los taxis vacíos en Madrid Central: “Eso se hizo en varios dispositivos de Navidad y funcionó, sería razonable que los taxis vacíos solo puedan pasar si se han reservado antes. Estamos en el siglo XXI, lo ideal sería que la mayoría de los taxis se pudieran coger a través de apps o reservándolos por teléfono, o en las paradas. Que circulen vacíos va contra la eficiencia”.

El experto David Lois apuesta por regular el tiempo que los taxis pasan en circulación, “porque eso reduciría la congestión”, lo que se podría lograr estableciendo más áreas de parada y con incentivos para impulsar la contratación a través de aplicaciones y teléfonos. “Ahora que el debate está sobre la mesa es un buen momento para legislar en este sentido”, concluye Lois.

Metodología del análisis de datos

Para poder visualizar el tráfico en Madrid hemos utilizado los datos históricos y en tiempo real que publica el Ayuntamiento. Hemos analizado la carga, la ocupación, la densidad y la intensidad del tráfico y hemos elegido trasladar a los gráficos este último indicador por ser el más representativo. Muestra el número de coches que pasan por un punto de medida a lo largo de una hora.

Los datos en tiempo real recogen la información que los puntos de medida emiten cada cinco minutos. Los históricos, cada quince minutos. Para el análisis, hemos adaptado todos los datos a esta segunda medida.

De cara a realizar una comparativa con el año anterior, hemos escogido los días de celebración del FITUR, para encontrar una condiciones parecidas de movilidad en la ciudad. En cuanto a las condiciones meteorológicas, los datos de AEMET permiten comprobar el parecido entre las semanas analizadas.

En el caso de Barcelona, el Ayuntamiento publica los datos de densidad de tráfico desglosados según seis valores, donde '6' indica máxima congestión. Para el análisis, hemos comparado la evolución de los puntos que registraron un valor '4' o superior en los días indicados.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información