Las rentas de los vecinos de Barcelona, barrio a barrio

La distancia entre zonas se reduce pero los ingresos del más rico aún multiplican por seis los del más pobre

Índice Renta Familiar Disponible
  • Min.
  • Media
  • Máx.


Barcelona sigue siendo una ciudad con una enorme desigualdad entre los barrios más pobres y los más ricos. La renta de las familias de los barrios más ricos multiplica por 6,4 la de los más pobres. Con todo, y muy despacio, la ciudad está recuperando clase media, sobre todo media-alta. El Ayuntamiento ha hecho públicos este martes los datos de renta territorial de 2017 y muestran que por segundo año la ciudad recuperó clase media. Y no solo eso, sino que por primera vez desde 2009 más de la mitad de la población (el 52,9%) vuelve a formar parte de esta franja. La renta familiar disponible bruta subió en 2017 un 2,9% y se situó en 21.809 per cápita.

Históricamente Barcelona ha sido una ciudad de clases medias (rozando el 60% de sus vecinos) pero la crisis hizo saltar por los aires la estructura socioeconómica. Si en 2007, antes de la crisis, las clases medias concentraban al 58,5% de la población, en 2011 esta franja se había desplomado hasta el 41,8%. Desde entonces se ha ido recuperando, pero como apunta el profesor de Estadística de la Universidad de Vic y miembro del grupo de investigación Data Analysis and Modeling, Joan Carles Martori, tiene truco: la recuperación de la clase media se produce gracias la media-alta (ha pasado del 13,3% al 25,6%). Mientras, la franja de población con rentas medias-bajas todavía no se ha recuperado: ni respecto a antes de la crisis (en 2011 era el 28,5% de la población y todavía está en el 27,3%), ni mucho menos respecto a 2007(cuando era del 38%).

Más información

La mejora que señalan los datos de 2017 está vinculada a la reducción del paro ese año, cuando además el salario medio registró una subida del 3,7%. De modo que hubo vecinos que no tenían ingresos y pasaron a tenerlos; y vecinos cuyos ingresos subieron. De ahí el impacto de la recuperación económica tanto en las franjas medias de renta en su conjunto, que se ensancharon (del 47,9% al 52,9% de la población); como en las bajas, que se redujeron (del 35,5% al 30,4% de los vecinos). Los barrios de la franja alta, los más ricos, se mantienen estables y suman un 11,6% de la población.

El profesor Martori señala otro fenómeno que indican las cifras de 2017. Y es el tremendo crecimiento de las franjas de renta extremas: la muy alta, que salta del 7,5% de la población en 2007 al 11,1% el 2017; y la muy baja, que pasa del 4,1% de los vecinos antes de la crisis al 13%. "La ciudad se recupera poco a poco, pero todavía está muy polarizada, la distribución se estira por los extremos", alerta y señala especialmente el descuelgue de la franja de clase muy baja.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha vinculado la mejora socioeconómica de la ciudad, además de la recuperación del paro, al gasto social del Ayuntamiento y a “políticas valientes” como el Plan de Barrios, una inversión de 150 millones en cuatro años para los barrios de menor renta. Pero ha reclamado medidas todavía más contundentes al gobierno español, como que regule los precios del alquiler.

La foto de los 73 barrios

Los datos publicados analizan la polarización de Barcelona mirando barrio a barrio. Sobre un índice 100 que representa la media de la ciudad (en una combinación de renta, situación laboral, formación académica, parque de automóviles y mercado inmobiliario) resulta que del total de 73 barrios hay 24 que están por encima, pero los 49 restantes están por debajo. Y los extremos repiten respecto años anteriores: el barrio más rico sigue siendo Pedralbes (en el distrito de Les Corts, con una renta de 248,8 sobre una media de 100) y el más pobre, Ciutat Meridiana (en Nou Barris, con una renta de 38,6). La renta bruta disponible per cápita en estos dos barrios es de 54.477 euros al año (Pedralbes) y de 8.450 euros al año (Ciutat Meridiana). La imagen de este mapa muestra claramente como las rentas más bajas se concentran en la periferia (Nou Barris nord, El Carmel, Besòs y La Marina de la Zona Franca). Y las altas se concentran, con excepciones, a lado y lado de la avenida de la Diagonal (comenzando por Les Corts y acabando en Diagonal Mar).

Del total de barrios, si se mira el índice 100, en 2017 bajaron 34 barrios, subieron 35 y 4 se mantuvieron igual. Per si se miran estrictamente la renta bruta disponible y las franjas de renta, subrayó la jefa del departamento de estadística, María Jesús Calvo, solo hay siete barrios que cambien de franja, y fue para mejorar, para subir de un tramo de renta al siguiente. Son Provençals del Poblenou, Sagrada Familia y El Parc y La llacuna del Poblenou (que suben de media baja a media alta), Sants y la Bordeta (suben de baja a media baja, una subida vinculada a la reurbanización y las nuevas viviendas de la zona de Can Batlló), y el Bon Pastor y Porta (que saltan de la franja muy baja de renta a la baja).

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción