Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Barcelona condenará el juicio del 1-O

La alcaldesa denuncia la prisión preventiva de los presos tras visitarlos en la cárcel de Lledoners

Ada Colau en la recepción a las familias de los presos en febrero pasado.
Ada Colau en la recepción a las familias de los presos en febrero pasado.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el teniente de alcalde Jaume Asens, visitaron este viernes a los políticos presos en la cárcel de Lledoners. Colau precisó a la salida del centro penitenciario que su visita se produce en vísperas al traslado de los presos a cárceles de Madrid para que asistan al juicio en el Tribunal Supremo y que le parecía “Importante” visitarles “como alcaldesa” para mostrar “institucionalmente nuestro apoyo ante lo que pensamos que es una gravísima vulneración de derechos fundamentales”.

Colau consideró que es importante que “Barcelona como capital catalana a las puertas del juicio se exprese formalmente contra un juicio que no se produce en condiciones justas y se basa en acusaciones infundadas y desproporcionadas”. El Gobierno de Barcelona en Comú contará previsiblemente con los votos favorables del PDeCAT, ERC y CUP para aprobar la declaración.

Colau adelantó que Barcelona en Comú llevará una declaración al Pleno de enero, el último viernes de mes, sobre la que han hablado con los partidos independentistas, para expresar “el rechazo a lo que pensamos que es un procedimiento que se basa en acusaciones de rebelión y de violencia que no se han producido”. “Tanto si se es independentista como si no, rechazamos esta situación, al margen de la cuestión territorial”, ha insistido.

La alcaldesa explicó que pudieron ver a todos los encarcelados y que les vieron “fuertes, firmes, indignados, no resignados ante una situación de aubuso de poder”. A su lado, Asens repitió la “anomalía” que entiende que es que se produza el traslado si todavía no hay fecha del juicio.

El gesto de este viernes no es el primero que la alcaldesa tiene con los políticos presos, ni la primera vez que les visita. En febrero del año pasado, Colau recibió solemnemente a las familias el Ayuntamiento de Barcelona. En abril participó en una de las manifestaciones que se han convocado para pedir su libertad y en septiembre, el día de la Diada, lució unas horas el lazo amarillo que representa la petición de que sean excarcelados. En noviembre el Gobierno dio una nueva muestra de solidaridad con la situación de los políticos que lideraron el referéndum independentista y otorgó la Medalla de Honor a la Asociación por los Derechos Civiles, que agrupa a los familiares.

Además, en uno de los balcones laterales del Ayuntamiento, en la plaza de Sant Jaume, cuelga desde otoño del año pasado, coincidiendo con los encarcelamientos, una pancarta con el lazo amarillo. Un símbolo que Colau mantiene pese a las reiteradas peticiones de grupos como el del PP o Ciutadans para que lo retire.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información