Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Internada en un centro terapéutico la menor que mató a su madre en Banyoles

La defensa mantiene que “quería darle un escarmiento”, pero no matarla

Crimen en Banyoles
Entrada del domicilio de Banyoles donde sucedió el crimen. EFE

La magistrada del Juzgado de Menores de Girona ha acordado el internamiento cerrado y terapéutico en un centro de menores durante seis meses -prorrogables por 3 más en el caso que no se hubiera celebrado el juicio- de la joven de 17 años detenida por matar a su madre el pasado miércoles en Banyoles (Pla de l'Estany). La joven, que ha declarado durante más de dos horas, ha vuelto a reconocer los hechos, pero ha manifestado, según su abogado, que “quería darle un escarmiento”, pero no matarla.

La menor ha llegado al Palacio de Justicia de Girona sobre las nueve y media de este viernes y ha pasado a disposición de la Fiscalía de Menores, donde ha prestado declaración. Posteriormente, los técnicos le han hecho un examen de su estado psicológico. Finalmente ha comparecido en el Juzgado de Menores, que ha decretado su internamiento. La joven, que cumple los 18 años el 11 de junio, primero estará tres semanas en el Centro de Educativo de Justicia Can Llupià, en Barcelona, y luego ingresará en la Unidad Terapéutica de Justicia Juvenil Els Til·lers, de Mollet del Vallès.

El abogado de oficio que defiende a la menor, Josep Costa, ha explicado que la joven “quería darle un escarmiento a su madre, porque tenían mala relación por un cúmulo de cosas desde que se separaron sus padres, hace dos o tres años, y por su estado psicológico, ya que la joven no está bien, al final ha acabado así”. “Sólo quería hacerle una pequeña herida”, ha explicado el letrado, que ha asegurado que la hija supo que había matado a su madre cuando se lo dijeron los Mossos durante su detención en Platja d’Aro. Entonces, “se hundió”, ha añadido.

Según este abogado, madre e hija tuvieron una discusión muy fuerte y la chica se levantó con dolores de cabeza y “estaba como obsesionada y fue a la habitación a darle un escarmiento”. Entró y “estaba todo oscuro, cogió el cuchillo y se lo clavó una sola vez y ni la vio ni nada, salió sin ver qué había en la habitación, abrió la luz del pasillo, vio un poco de sangre, cerró la puerta asustada y se fue”.

En el mismo momento que salió de su casa fue a teñirse el pelo de negro, según ella, para revelarse contra su madre. Pero los investigadores creen que lo hizo para despistar a la policía, igual que el hecho de dejar una nota de suicidio.

A mediodía, después del crimen, fue al Instituto y le dijo a una amiga que se iba porque se había discutido con su madre. Cogió un autobús a Girona. “No sabía qué hacer, miró su mochila y vio las llaves del apartamento de Platja d’Aro y decidió ir allí”, ha explicado el abogado.

La defensa, que ha avanzado que pedirá una evaluación psicológica de la menor, ha indicado que tenía “un principio de esquizofrenia y de bipolaridad y que había estado internada, pero recibió el alta”. La joven, que estaba siendo atendida desde hacía tiempo por los servicios sociales, ahora solo seguía tratamiento con terapeutas y psicólogos sin medicación.

El hermano de la víctima se ha personado como acusación particular. El abogado también ha explicado que “el padre no ha querido saber nada de ella”, tampoco estuvo presente en la reconstrucción de los hechos –por ser menor debía tener presente su tutor legal-, ni en la declaración de este viernes, así que la Fiscalía ha asistido a la chica, en representación del padre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >