Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mujer, joven y dependienta, la empleada pobre de Madrid

El 12% de los trabajadores (260.000) a tiempo completo de la Comunidad reciben menos de 1.000 euros al mes

Una trabajadora de un bar de la capital.
Una trabajadora de un bar de la capital.

Son 260.000 los trabajadores a tiempo completo en la Comunidad de Madrid cuyo salario no llega a los 1.000 euros al mes: el umbral que, según Comisiones Obreras, marca la diferencia entre vivir y sobrevivir en la capital. Se trata de un colectivo de profesionales, que equivale al 12% del total de los empleados de la región, y que no percibe la recuperación económica. "Es imposible vivir en Madrid con menos de 1.000 euros", alertan desde la central sindical, donde trazan el perfil del empleado pobre: "Es trabajadora, joven y con contratos en comercio y hostelería", dijo este jueves Jaime Cedrún, secretario general de CC OO en la Comunidad.

"El salario de uno de cada cuatro jóvenes no llega a los 1.000 euros al mes", añadió Cedrún, quien recordó que los salarios bajos a tiempo completo afectan sobre todo a las mujeres (los sufren un 4 % más). Por sectores, son sobre todo la hostelería y el comercio —en los que a menudo se contrata temporalmente— los "más maltratados salarialmente". Y en un preocupante escenario de aumento de los alquileres y de un "desequilibrio territorial" en la ciudad, "entre un norte rico y un sur con rentas más bajas", que no ha sido solucionado en estos últimos años.

"Ganar 1.000 euros es el mínimo básico para sobrevivir. Debajo de este salario, estamos en el umbral de la pobreza", aseveró Asunción Servant, secretaria de Acción Sindical. Servant explicó, a través de una simulación, lo difícil que es llegar a fin de mes en la capital. Excluyendo el alquiler de una vivienda particular (cuyos precios rondan los 940 euros al mes) y la compra (los precios medios son de 170.000 euros), para los trabajadores que ganan menos de 1.000 euros solo queda compartir un piso, por ejemplo por 300 euros al mes, a los que hay que añadir unos 87 euros de gasto de luz, agua y gas, al menos 20 euros al mes para un contrato telefónico, entre 54 y 72 euros para el abono de transporte público y otros 200 para la compra. Resultado: 679 euros, a los que habrá que añadir gastos que pueden surgir por razones de salud, de estudio o de ocio.

Un asunto que no es superficial, aseguran en el sindicato, ya que sumando todos los tipos de contratos (parciales, temporales, a tiempo fijo) en la región se encuentran un millón de personas cuyos sueldos no alcanzan los 1.000 euros, de los que más de 747.000 están por debajo del salario mínimo interprofesional (900 euros). Cifras "preocupantes", en opinión de la central sindical, que afectan al poder adquisitivo de los trabajadores en una región "rica" y "cuya economía crece por encima de la media nacional".

La Comunidad lidera, de hecho, la creación de nuevas empresas. Ha atraído en 2018 más inversión extranjera que ninguna otra región de España, y mantiene una senda de crecimiento del PIB de un 3% desde hace tres años. El sueldo medio anual en la Comunidad es de 23.000 euros, aunque el mediano (el indicador más fiel) es de 18.000 euros brutos al año.

Para atajar la situación, el sindicato iniciará una campaña, que llamará Por unos salarios dignos, con la que exigirá a "todas las administraciones" y a las grandes empresas firmar convenios colectivos de 14.000 euros al año (es decir, unos 872 euros netos en 14 pagas). También pedirá la aplicación de contratos a tiempo completo, y erradicar la práctica de los llamados falsos autónomos.

Francisco Aranda, portavoz de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) comentó, en declaraciones a EL PAÍS, que "es verdad que la Comunidad tiene un problema de salarios bajos", pero mantuvo que "los costes laborales para las empresas también son altos". "Habría que subir los salarios, claro. Pero: ¿cómo hacerlo sin reducir la competitividad de las empresas y seguir incorporando a desempleados al mundo del empleo? Pues para esto está el diálogo social", agregó.

Desde CC OO, sin embargo, insistieron: "En estos años ha habido una perdida adquisitiva del salario medio. Y los salarios bajos han caído un 10%. La batalla del salario mínimo es la batalla clave para que los jóvenes puedan emanciparse", afirmó Cedrún.

Más sueldos, por debajo del salario mínimo

El número de trabajadores que percibía un sueldo por debajo del salario mínimo interprofesional anterior (735 euros) llegó a crecer entre 2014 y 2016 —último año con cifras oficiales de la Agencia Tributaria— en más del 50%. Concretamente, ha pasado de 495.000 en 2014 a 745.000 trabajadores en 2016. Por sectores, los salarios han caído en los últimos cuatro años sobre todo en la industria y la construcción, según datos del Instituto Nacional de Estadística recogidos por CC OO.

De no corregirse la situación, este sindicato alerta de que en 2020 podría alcanzarse la cifra de 377.000 trabajadores cuyo salario no alcance los 1.000 euros mensuales. Es decir, un 45% más de los actuales. Otras comunidades autónomas como Cataluña y Andalucía también sufrirían una dinámica semejante.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información