Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez niega que los Mossos espiasen a políticos contrarios al ‘procés’

Archivadas las querellas por el contenido de los documentos que la policía catalana llevó a quemar a una incineradora en octubre de 2017

La Policía Nacional registra una furgoneta con documentos que los Mossos llevaban a incinerar el pasado octubre
La Policía Nacional registra una furgoneta con documentos que los Mossos llevaban a incinerar el pasado octubre

El juzgado de instrucción 22 de Barcelona ha ordenado el sobreseimiento libre de la causa que investigaba si los Mossos espiaron a determinados partidos políticos, asociaciones, abogados o periodistas contrarios al procés. Los informes salieron a la luz después de que la Policía Nacional interceptase 36 cajas que los Mossos llevaron a quemar a la incineradora de Sant Adrià de Besòs.

Al conocerse el contenido, diversas personas interpusieron querellas en los juzgados, como el abogado José María Fuster-Fabra, el expresidente de Sociedad Civil Catalana, Josep Ramon Bosch, el periodista Albert Castillón o los líderes del Sindicat de Policies de Catalunya (SPC), David José Mañas y David Miquel. Alegaron que los informes y seguimientos, en algunos casos, que se llevaron a cabo fueron por “motivos de carácter político, sin ninguna justificación”.

El juez entiende, después de que escuchar en declaración al comisario jefe de Información de los Mossos, Manel Castellví, que la finalidad de la policía catalana era “obtener el máximo de información, esencial en toda policía, sobre la actuación de personas que por su significación sociopolítica pudieran, en un momento especialmente vulnerable, devenir autores o partícipes en incidentes con afectación del orden público o devenir víctimas” de los mismos, recoge el auto, difundido por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Y añade que para ello se utilizaron “medios legales”: “No existe ninguna intromisión en ningún fichero secreto, no se ha intervenido teléfono alguno, no se ha interceptado correspondencia ni entrado en ningún domicilio”. Y asegura que ninguno de los datos recogidos por los Mossos afecta a “la vida íntima” de los querellados. “Se trata de datos que guardan relación con la vida privada o con la misma vida pública, fácilmente obtenibles en la llamada información abierta”, asegura.

Tampoco considera que haya habido malversación de fondos públicos, ni que las personas investigadas lo hayan sido por motivos políticos. “Esta tesis ha quedado desmentida en las explicaciones aportadas. Las investigaciones comprenden un número mucho más elevado que los aquí querellantes y denunciantes”. “En el presente supuesto la sección de información de los Mossos d'Esquadra ha actuado con competencia objetiva y espacial, decidiendo la información según su poder discrecional de investigación en relación con la valoración de los elementos concretos y los requisitos de la intervención”, concluye el juzgado.

Las cajas de los Mossos pusieron al descubierto detalles de las investigaciones de los servicios de información de la policía catalana. Desde los informes de activistas, periodistas y abogados que monitorizó el Cesicat, un intento de embrión de CNI catalán, en la etapa de Felip Puig como consejero del Interior, y con el movimiento del 15-M en auge, a los informes más recientes de Sociedad Civil Catalana, y su entorno. También constaban datos sobre la estructura de Endavant o de Arran, formaciones vinculadas a la CUP.

"Desde la Dirección General de la Policía y la Jefatura de los Mossos d'Esquadra se ha mantenido siempre que todos los procedimientos se han basado solo en criterios policiales", ha asegurado Mossos a través de un comunicado al saber la decisión del juez. El cuerpo ha negado "de manera taxativa" cualquier tipo de "motivación política" en sus actuaciones.

La acusación recurre el auto de archivo

Los diversos querellantes contra los informes que contenían las cajas intervenidas a los Mossos d’Esquadra, unidos en una única acusación, han recurrido la decisión del juzgado de instrucción 22 de Barcelona. En un amplio recurso de reforma, rebaten punto por punto las explicaciones aportadas por el comisario jefe de Información de los Mossos, Manel Castellví, del que critican que declarase como testigo en lugar de como investigado. Piden al juzgado que se practiquen diversas diligencias para comprobar algunas de las afirmaciones del mando policial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >