Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía requisa 30 cajas de documentos que los Mossos iban a destruir

La policía catalana alega que era información interna que queman de forma habitual

La Policía Nacional este jueves en la puerta de la incineradora de Sant Adrià (Barcelona).
La Policía Nacional este jueves en la puerta de la incineradora de Sant Adrià (Barcelona).

La Policía Nacional se incautó este jueves de 30 cajas de documentos que los Mossos d’Esquadra iban a destruir en una incineradora en Sant Adrià de Besòs (Barcelona). La Policía, que sospecha que podían tener relación con el referéndum ilegal del 1-O, cerró el paso a la furgoneta cuando entraba en las instalaciones y pidió permiso a la Audiencia Nacional para requisar el material. Los Mossos aseguran que se trata de informes y documentos ya informatizados que periódicamente queman.

La noticia saltó a las once de la mañana. A las fueras de Barcelona, había un incidente entre la Policía Nacional y los Mossos d’Esquadra. Poco después, se aclaró que diversas furgonetas de la Policía Nacional, apostadas a las puertas de la incineradora Tersa, en Sant Adrià de Besòs, cerraban el paso a una Ford Transit, conducida por un agente de los Mossos de la Comisaría General de Información.

Un trabajador saca del Palau de la Generalitat varias bolsas con documentos triturados,ayer por la noche, durante la reunion del presidente, Carles Puigdemont, con sus Consellers.
Un trabajador saca del Palau de la Generalitat varias bolsas con documentos triturados,ayer por la noche, durante la reunion del presidente, Carles Puigdemont, con sus Consellers.

Los policías pidieron entonces a los mossos llevarse los documentos que llevaban en 30 cajas, cerradas y selladas, en el interior de la furgoneta. Un mando de la policía catalana les informó de que únicamente les entregarían ese tipo de documentos internos si lo autorizaba un juez. Por ese motivo, los agentes se dirigieron a la magistrada de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, que investiga un delito de sedición en Cataluña que afecta al jefe del cuerpo, Josep Lluís Trapero, y mantiene en prisión a Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, presidentes de la ANC y Ómnium respectivamente.

La Policía sospechaba que los documentos podían tener relación con la organización y celebración del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre. Cerca de la una de la tarde, ya con el permiso de la magistrada, los agentes se llevaron todas esas cajas.

Los Mossos d’Esquadra aseguran que periódicamente envían a destruir documentos a la incineradora de Sant Adrià del Besós. Suelen ser datos que ya han informatizado y que no necesitan tener en papel. Lo hacen allí porque no tienen la infraestructura para hacerlo en dependencias policiales propias, ni el espacio suficiente para seguir guardando toda esa documentación en papel, según explicaron los Mossos a través de un comunicado.

La policía catalana también suele destruir en la incineradora de Sant Adrià otro tipo de material, como pueden ser las drogas incautadas durante una operación que ya no deben guardar y que el juez les autorizar a quemar. En el caso de documentos internos, la policía catalana considera que no necesita un permiso judicial. Basta con el del servicio de autorización y administración de la Dirección General de Policía, con el que contaban este jueves.

La Policía Nacional analizará todos los documentos intervenidos para comprobar si, como creen, tienen algún tipo de relación con los preparativos del referéndum, algo que desde los Mossos niegan.

Hasta el momento, es una incógnita de qué forma los agentes de la Policía Nacional supieron que los agentes autonómicos llevaban a destruir esa documentación, así como los elementos que les hicieron sospechar de ello.

Más información