Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FAVB denuncia al Banco Sabadell por encerrar a tres niños en un piso ocupa

La entidad ofrece ahora a la familia de los menores un alquiler social

La familia ocupa en una de las habitaciones de su vivienda de Ciutat Meridiana
La familia ocupa en una de las habitaciones de su vivienda de Ciutat Meridiana

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) anunció ayer que presentará ante la Fiscalía una denuncia contra el Banco Sabadell y la inmobiliaria Solvia por “encerrar” a tres menores de una familia ocupa en un piso tras cambiar la cerradura de una de las puertas de acceso a este inmueble. El anuncio se realizó el mismo día en que la entidad bancaria decidió aplicar un alquiler social a la familia de los menores para que puedan con puedan seguir viviendo en el mismo inmueble del barrio barcelonés de Ciutat Meridiana.

La presidenta de la FAVB, Ana Menéndez, anunció ayer la demanda junto al presidente de la asociación de vecinos de Ciutat Meridiana, Filiberto Bravo.

Noemí y sus cuatro hijos de 20, 16, 12 y cinco años ocuparon el pasado mes de diciembre un piso vacío de la entidad bancaria. “Hasta entonces vivíamos los cuatro en una habitación en Montcada. No teníamos dónde ir. Nadie encuentra un alquiler por menos de 1.200 euros”, asegura Noemí. La desesperación la llevó a las bandas que venden llaves tras dar patadas en la puerta a pisos vacíos de inmobiliarias. Compró una llave y en diciembre se instaló en un piso donde aún ayer no había ni un solo mueble. El inmueble tenía una puerta antiocupa, de metal, y la puerta de madera que da acceso al piso. El pasado viernes, Noemí y su hijo mayor se marcharon a trabajar. Dentro quedaron los tres menores que cuando fueron a salir “para comprar leche” se encontraron con que alguien había cerrado la puerta metálica. Estaban encerrados.

El encierro duró más de 11 horas, hasta que acudieron los Mossos d’Esquadra y los Bomberos. “Un operario de Solvia fue al piso y, sin mirar si había alguien dentro, cambió la cerradura de la puerta antiocupa. Si hubiera pasado algo no hubieran podido salir”, denunciaba ayer Bravo. “No es ni el primer caso ni el único. Los bancos actúan como si tuvieran derecho de pernada”, criticaba el líder vecinal.

Tanto Solvia como el Banco Sabadell mantienen que el viernes recibieron un aviso de los vecinos de la finca alertando que había movimientos dentro de un piso propiedad de la entidad. Ambos aseguran que se envió a un operario que al encontrar la puerta metálica abierta y sin que nadie contestara en el interior, la cerró. La entidad niega que cambiara ninguna cerradura.
Noemí desconoce si se instaló o no un nuevo sistema de cierre, pero denuncia que nadie alertó a sus hijos que estaban en el interior del inmueble.

“Ayer y tras publicarse nuestro problema, el banco se puso en contacto con nosotros para proponernos un alquiler social. Yo estoy haciendo una sustitución de unos meses en tareas de limpieza y no sé cuánto podré pagar”, destacó Noemí. Bravo mantiene que este alquiler social no podrá ser de más del 30% de los ingresos familiares. El líder vecinal lamenta que las entidades bancarias “no respeten el derecho a la vivienda”.

“Ciutat Meridiana se ha convertido en el sumidero de la ciudad. No puede ser que sea el barrio donde se dan más desahucios”, denunció Menéndez. Bravo, a su vez, apostilló: “Queremos ser Barcelona. Solo somos Barcelona sobre el papel”. El líder vecinal pidió “ser un barrio con derechos iguales que el resto que los grandes barrios de la ciudad”. Según los datos del propio Bravo hay 250 pisos ocupados y más de 300 vacíos propiedad de entidades bancarias en Ciutat Meridiana.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >