Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paco Mir lleva ‘La plaça del Diamant’ al Teatre Victòria

El miembro de Tricicle dirige a la compañía Eòlia en la versión de la obra de Rodoreda

Una escena de la versión de Paco Mir de 'La plaça del Diamant'.
Una escena de la versión de Paco Mir de 'La plaça del Diamant'.

La Colometa y el Quimet vuelven a subir a escena. Esta noche se estrena en el Teatre Victòria de Barcelona una nueva adaptación de la novela La plaça del Diamant,la obra maestra de Mercè Rodoreda, a cargo de la compañía Eòlia y con dirección del miembro de Tricicle, dramaturgo y director teatral Paco Mir. Eòlia está formada por actores y actrices profesionales que han sido alumnos de la escuela de arte dramático barcelonesa del mismo nombre. Los intérpretes son carla Pueyo, Uri callau, Núria Bonet, Georgina Llauradó, Rai Borrell, Fran Lahera y Ariadna Camps. La escenografía la firma Jordi Bulbena. El espectáculo, cuenta con proyecciones y música original de Jofre Bardagí, se representará todos los martes de enero.

Publicada en 1962 y considerada una de las mejores plasmaciones literarias de la vida durante la Guerra Civil y la posguerra en Barcelona, La plaça del Diamant ha tenido plasmaciones, en el escenario y la pantalla: el montaje que se hizo de la obra en 2007 en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC) con dramaturgia de Josep Maria Benet i Jornet, dirección de Toni Casares y Sílvia Bel en el papel de la Colometa, y la famosa versión cinematográfica de Francesc Betriu de 1982 con Sílvia Munt como la protagonista (un papel que la catapultó a la fama) y Lluís Homar como Quimet.

En el caso del espectáculo que se presenta en el Victòria, la adaptación la ha hecho el propio Paco Mir y la produce la Compañía Eòlia. Cuenta con siete actores en el reparto que interpretan más de veinte personajes de la novela. El montaje se planta el doble reto de intentar ser fiel a la obra de Rodoreda y a la vez proporcionar una mirada contemporánea de la misma para el espectador de hoy.

“La admiración por la autora y su obra”, afirma Paco Mir, “ es el motor de esta producción que quiere comprimir cuarenta años de la vida de la Colometa en 90 minutos de función llenos de emoción, de ternura, de preguntas sobre el futuro, sobre las relaciones, sobre la vida que es un misterio aún por resolver”.

Con el telón de fondo de la llegada de la República, la Guerra Civil y la posguerra, la novela de Rodoreda, que inicialmente se titulaba Colometa, se centra en el personaja de Natàlia, conocida con ese sobrenomebre, una mujer joven que representa a muchas otras y a la que le toca vivir un periodo de la historia especialmente trascendental, duro y cruel. Natàlia acepta sin quejarse todo olo que le sucede en la vida y lo que su marido Quimet le impone. Incluso que le cambie el nombre por Colometa. Como muchas mujeres de la época verá irse y morir a sus seres quiridos, pasará hambre y penalidades sin cuento y tendrá dificultades para sacar adelante a sus hijos. Abismada en un matrimonio que no le proporciona felicidad, Natàlia renunciará a su propia identidad cediendo todo el protagonismo a su marido y aceptando los convencionalismos de una época que dejaba a la mujer en segundo plano. A lo largo de la historia, el lector (y el espectador) va descubriendo la resignación de Colometa ante la realidad que le ha tocado vivir. La novela es, al mismo tiempo que un gran retrato de mujer, una crónica magnífica de la Barcelona de posguerra y de cómo marcó ese momento histórico la vida de los barceloneses.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >