Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cabalgata de Reyes de Madrid 2019: así se prepara la ilusión

Los últimos preparativos de la comitiva de los Reyes Magos en Madrid se realizan en Nuevos Ministerios desde primera hora

cabalgata reyes
Los voluntarios madrileños que acompañan a los Reyes magos en esta cabalgata

La Cabalgata de Reyes de Madrid comienza para todos sus ayudantes mucho antes de la hora de inicio del desfile, las 18.30. Desde primera hora de la mañana, reunidos en el patio de Nuevos Ministerios, los artistas y voluntarios que acompañan esta tarde a sus Majestades de Oriente se visten con sus mejores galas. “A las 9.00 hemos empezado a vestir a los voluntarios”, unos 150 madrileños que se registraron en Voluntarios por Madrid, el departamento del Ayuntamiento que da una oportunidad a los ciudadanos de vivir la magia desde dentro.

Las plazas para ayudar a los Reyes Magos se agotan pronto. Para estar preparados, se han reunido un par de veces en las últimas semanas con la organización, que repite trabajo con Melchor, Gaspar y Baltasar -y toda su tropa, entre ellas cuatro compañías artísticas internacionales- por tercer año consecutivo. También los madrileños han participado con sus cartas en la decoración de las carrozas [aquí puedes verlas]. Y algunas familias se ha acercado a ver los preparativos a Nuevos Ministerios.

Los que prestan sus servicios al rey Melchor han sido los primeros en acicalarse. “Hacemos otros voluntariados pero esto es lo más. Desde esta mañana estamos todos hablando con los niños, haciéndonos fotos… Ellos son la magia”, dice María Herranz, que junto a Jesús Merino se estrena este año de paje en la cabalgata. “Hasta que no haces un voluntariado no entiendes lo fácil que es. Mucha gente tiene miedo por el tiempo (que hay que dedicarle), pero es el que tú quieras, puede ser una hora a la semana. No todos los días son 12 horas, como hoy”. María confirma de paso que todos los niños que les han visitado horas antes de la cabalgata se han portado “muy bien”. Respuesta unánime que ha trasladado ya a sus Majestades, dice.

Almudena Rodríguez, figurinista y encargada del vestuario de esta celebración, les ha preparado a los Reyes Magos un desfile “muy colorido y alegre para celebrar la alegría del mundo de las artes y la cultura”. Algunos acompañantes de sus Majestades llevan incluso casacas pintadas a mano. En todo ello ha trabajado, con sus ayudantes y el equipo de la sastrería Cornejo, desde septiembre, procurando que vayan lo más abrigados posibles, porque aunque este año la ciudad se libra de la lluvia, hará más frío del habitual. A mediodía ya había vestido a casi 200. Entre sus favoritas, este año acompañan a Melchor, Gaspar y Baltasar tres emisarias, una figura que se incorpora este año.

A media mañana, también comitivas de los Reyes Magos se estaban engalanando -este año de azul, granate y verde- para recorrer a partir de las 18.30 los casi tres kilómetros que separan la Plaza de San Juan de la Cruz de la de Cibeles, donde los Reyes Magos leerán su tradicional discurso y donde se espera la presencia de la alcaldesa Manuela Carmena, en silla de ruedas tras su operación de tobillo. Al salir del hospital este miércoles la alcaldesa les pidió a sus Majestades un pequeño cable de magia para no perderse su llegada.

Para poder disfrutar y anunciar bailando la llegada de sus Majestades de Oriente, su comitiva de voluntarios lleva ropa cómoda, como caftanes y pantalones árabes muy anchos.

“En cuanto terminamos la cabalgata del año pasado ya nos pusimos a pensar en esta”, explica Ana Sanabria, de la organización y dirección artística de la cabalgata.“Entre artistas y voluntarios hay unas 3.000 personas”, cuenta. Y dice que los preparativos de esta mañana le recuerdan a una superproducción. Tras vestirse y pasar por maquillaje, toca ensayar alguno de los pasos. “Es un espectáculo de gran formato, hay cosas que lucen más por televisión y otras, en persona”.

Unas 30.000 personas, según la previsión municipal, lo comprobarán esta tarde en las calles, donde seguro que no faltarán las escaleras, convertidas ya en parte del atrezzo de muchas familias asistentes, para que los más pequeños puedan asomar la cabeza. El Ayuntamiento, sin embargo, pide cada año dejar en casa las escaleras y los paraguas que en ocasiones se usan del revés para cazar caramelos. Además no se espera ni una gota, algo que celebran los organizadores.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información