Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MANUEL DE LA ROCHA | CANDIDATO A LAS PRIMARIAS DEL PSOE

“Con la derecha, volvería el Madrid triste, al servicio de fondos buitre”

El único socialista que hasta ahora ha dado el paso adelante para presentarse a las primarias para aspirar al Ayuntamiento de Madrid asegura que lo hace por "responsabilidad política y moral"

Manuel de la Rocha, candidato en las primarias del PSOE a la alcaldia de Madrid.
Manuel de la Rocha, candidato en las primarias del PSOE a la alcaldia de Madrid.

El único socialista que hasta ahora ha dado el paso adelante para presentarse a las primarias y concurrir al Ayuntamiento de Madrid es buen amigo de la alcaldesa, Manuela Carmena, con quien compartió su primer gran caso como abogado laboralista, ella por CC OO, él por UGT. Manuel de la Rocha, de Izquierda Socialista, ha sido alcalde de Fuenlabrada, consejero de Educación de la Comunidad de Madrid y diputado en el Congreso. Con 71 años, quiere optar a la Alcaldía por “responsabilidad política y moral”.

Pregunta. ¿Qué representa su candidatura?

Respuesta. Primero, la experiencia de un socialista de largo trazado. Yo no creo en plataformas personales, sino en la importancia de los partidos políticos, que presentan la expresión de la voluntad de la gente. Yo participo de la tradición socialista, que siempre ha estado en la lucha por la igualdad de clases, educativa, cultural, de género, y en Madrid, entre el norte y el sur. Mi candidatura representa una posición en la izquierda del socialismo que pretende ser transversal, integradora. Soy partidario siempre del entendimiento de las fuerzas de la izquierda. Aspiro a que gobernemos con Ahora Madrid con un alcalde socialista, para lo que me postulo, y que superemos esta etapa, que ha sido inconclusa.

P. ¿Cuál es su proyecto para Madrid?

R. Madrid ha estado 30 años gobernado por la derecha, con una política que aumentó los desequilibrios entre el norte y el sur. Los distritos están distantes hasta en esperanza de vida: los vecinos de Chamartín o del barrio de Salamanca tienen una esperanza de vida de dos o tres años más que los del sur. Esto es intolerable. Ahora Madrid ha carecido de un modelo de ciudad y ha tenido una política urbanística continuista con las políticas del PP. Por ejemplo, con la Operación Chamartín, sobre la que hubo en 2016 un acuerdo para reconducirla con el grupo municipal socialista y que luego la alcaldesa y el equipo de Gobierno ha trastocado con un acuerdo al servicio del BBVA. Hay que hacer una oferta programática para una ciudad que reequilibre el norte y el sur, una idea de ciudad policéntrica en la que los distritos tengan sus propias instituciones y equipamientos.

P. Si no ganase las elecciones, ¿consideraría entrar en un gobierno de Carmena?

R. Yo confío en ganar las elecciones, pero en todo caso, o Madrid lo gobiernan las tres derechas juntas —porque probablemente Vox sacará un resultado significativo—, o lo gobiernan las izquierdas. Yo soy partidario de que gobernemos las izquierdas.

P. ¿Ha hablado con Carmena?

R. Sí, yo soy buen amigo suyo y le he dicho que me presentaba y que me encantaría que fuera mi vicealcaldesa.

P. ¿Le ha invitado ella a unirse a su candidatura?

R. No, no, en absoluto. Yo creo que ni se le ha ocurrido. Somos muy respetuosos con el espacio de cada uno. Yo soy socialista, llevo 46 años en el partido socialista y en la UGT, y creo que el PSOE tiene que presentar su propia candidatura.

P. ¿Ha fallado el PSOE en su apoyo a Ahora Madrid?

R. El error ha sido no entrar en el Gobierno municipal. El grupo socialista tiene buenos cuadros y una excelente portavoz, Purificación Causapié, y ha apoyado siempre los presupuestos con reivindicaciones en materia de inversiones, por ejemplo, las escuelas infantiles. A día de hoy, no se ha terminado de construir ninguna. También en vivienda pública. Ahora Madrid hizo un programa muy bonito, en parte exigido por el grupo socialista, pero tampoco se ha terminado ninguna. El grupo socialista ha hecho lo que tenía que hacer: exigir y pactar unos presupuestos realistas, pero la gestión presupuestaria de Ahora Madrid ha sido un desastre. Cuando del presupuesto no se gasta el 50% y eso va a pagar la deuda a la banca, cuando no estaba comprometido, quiere decir que algo importante ha fallado.

P. El PSOE no gobierna desde 1989. ¿Por qué cree que ahora podría remontar y ganar?

R. Porque hay una necesidad objetiva y un anhelo por ese cambio, que se explicitó con la moción de censura. Parecía que teníamos un gobierno eterno de la derecha a pesar de la corrupción y esa campaña de Mariano Rajoy contra Cataluña. De repente, un acto valiente de Pedro Sánchez consiguió no solo aglutinar la mayoría parlamentaria, sino la ilusión de la gente.

P. La posibilidad de que gobierne la derecha toma fuerza.

R. Esa posibilidad existe después de los resultados de Andalucía. En Madrid tenemos que hacer una campaña que movilice a la izquierda porque se pueden cambiar cosas desde el gobierno de la ciudad, revertir la herencia de 30 años del PP, mejorar la calidad de vida, hacer una ciudad tolerante, acogedora de una inmigración razonable. Para eso necesitamos movilizar a los hombres y mujeres progresistas.

P. ¿Qué implicaría para Madrid que vuelva a gobernar la derecha, con Vox?

R. Implicaría un retroceso histórico muy dramático. Significaría la vuelta al Gobierno de los poderes económicos, de los poderes fácticos de este país, de los bancos y los promotores inmobiliarios, con decisiones que no son del poder democrático sino por entidades que buscan su mayor interés. Y luego será un retroceso en la modernidad de Madrid, en la justicia, en la búsqueda de la igualdad, en la tolerancia. Algunas de estas fuerzas, Vox de manera nítida, tienen un discurso xenófobo contra la inmigración, contra los extranjeros, con un sentido de supermacía totalmente rechazable. Si vuelve la derecha, volverá otra vez el Madrid desigual, el Madrid triste, al servicio de fondos buitre. Hay que movilizar a la izquierda para que siga gobernando la izquierda.

P. ¿Cómo está el PSOE en Madrid? Se han visto desajustes entre la secretaría general y el grupo municipal sobre Madrid Central, la A-5.

R. Ha podido haber desajustes, pero lo importante es mirar adelante y que el candidato, si soy yo, o quien salga elegido, tenga sintonía con la dirección. Madrid Central, una iniciativa socialista, se debería haber puesto en marcha antes. Y luego, ha habido estas deficiencias de gestión: una información tardía que todavía se está produciendo, una falta de mejora en el transporte público, en gran medida responsabilidad de la Comunidad de Madrid, una falta de previsión en los aparcamientos disuasorios. Pero dicho esto, es una gran operación de la que sentirse muy satisfecho. Lo de la A-5 tiene un matiz algo diferente. No porque no tenga que transformarse en una vía urbana donde ya lo es, sino por dos defectos: el primero, la falta de visión metropolitana de Ahora Madrid. No se puede decidir unilateralmente sobre una vía tan importante. El segundo error ha sido no empezar por hacer un potente carril bus.

P. ¿Cuenta con el respaldo de la dirección del PSOE-M?

R. Yo busco el respaldo de los 5.000 afiliados y afiliadas. La dirección del partido tiene que ser neutral, lo dicen los estatutos. Llevo mes y medio pulsando las agrupaciones y noto un apoyo muy amplio. Creo que puedo y, espero, ganar las primarias.

P. Organizativamente, ¿qué tal está el PSOE de Madrid? En el pasado ha sido una federación convulsa.

R. En parte eso es una leyenda urbana con una historia de 30 o 40 años. El PSOE-M tiene un condicionante porque aquí está la dirección del PSOE y muchas decisiones tienen que consensuarse. Pero el partido lo que sufre es el retraso en las primarias, que no tengamos candidato ni un programa que podamos ofrecer al servicio de la gente, no de los promotores inmobiliarios ni del BBVA.

“Ángel Gabilondo está un poco cojo como candidato”

Por ahora, Alfredo Pérez Rubalcaba, Cristina Narbona, Fernando Grande-Marlaska, Margarita Robles han rechazado la invitación de Pedro Sánchez a presentarse como candidato a la Alcaldía de Madrid. Manuel de la Rocha confía en que se presenten más candidatos a las primarias socialistas para que pueda haber un “debate democrático” en el seno del partido. Critica sin embargo que pese al “gran cambio que se ha producido en los dos últimos congresos del PSOE —que los candidatos ya no se nombran a dedo desde arriba, sino que los eligen los militantes—, hay una cultura que se viene arrastrando, que es que la dirección tiene que marcar un candidato o candidata oficial”. “Todos somos igual de oficiales y oficiosos y candidatos”, reivindica.

El veterano político de izquierda socialista rechaza opinar sobre las razones del rechazo de sus compañeros de partido, pero descarta que sea porque Manuela Carmena sea una rival imposible. “Es una mujer respetada y respetable, pero no está escrito que ella tenga que ganar”, insiste.
De la Rocha considera un error que el partido socialista esté retrasando el proceso de selección del candidato a la alcaldía. “Si las primarias se convocan a mitad de enero, las votaciones serán en febrero, y mientras tanto, otros partidos, incluido Ahora Madrid [Más Madrid en la próxima campaña], tienen sus candidatos, están teniendo su campaña y sus apoyos, están haciendo propuestas y dialogando, y entendiéndose con los madrileños y madrileñas”. “Tenemos un extraordinario candidato a la Comunidad de Madrid que es Ángel Gabilondo y está un poco cojo como candidato. Necesita que haya su par, sea yo u otra persona”, añade. “Esperemos que pronto se convoquen”, confía.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información