Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrimadas exige a Pedro Sánchez que active el requerimiento para aplicar el 155

La líder de Ciudadanos tilda a Torra de “peligro público” y culpa al Gobierno de no actuar para mantenerse en La Moncloa

En la imagen, Inés Arrimadas durante un acto electoral. En vídeo, las declaraciones de Inés Arrimadas.

Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos y de la oposición en Cataluña, ha exigido este lunes con vehemencia al Gobierno central que formalice el requerimiento previo para aplicar el artículo 155 en Cataluña. La diputada ha recordado que reclaman esta medida desde hace meses pero ha considerado que es esencial ejecutarla ya al sostener que Quim Torra es “un peligro público” después de haber aludido a la vía eslovena como ejemplo a seguir para alcanzar la independencia, un proceso que se saldó con decenas de muertos.

Convertida en el látigo antiprocés, Ciudadanos, primera fuerza del Parlamento —36 diputados sobre 135— ha centrado su estrategia en considerar que Torra es un político "supremacista" no legitimado para el cargo y culpa a Pedro Sánchez de mirar hacia otro lado y abandonar Cataluña para mantenerse en La Moncloa a la que llegó con el apoyo de los independentistas. La mayoría de las  intervenciones de Ciudadanos en el Parlament se basan en la supuesta discriminación que sufren los constitucionalistas en Cataluña. Fue el caso de la moción que perdieron en defensa de la neutralidad del espacio público por su rechazo a los lazos amarillos o en los presuntos privilegios que reciben los políticos en prisión. El bloque constitucionalista se agrieta en este punto: el PSC reprocha al partido naranja que avive el conflicto por réditos electorales. De hecho, Ciudadanos rehusó participar en la mesa para el diálogo impulsada por los socialistas y aprobada por la Cámara.

El partido naranja cree que Torra no está legitimado para ejercer el cargo y culpa a Sánchez de mirar hacia otro lado

Además del frente político, Ciudadanos recurre a la vía judicial: denunció ante la fiscalía las pintadas de Arran, organización vinculada a la CUP, en casa de juez Llarena o que el Govern pagó 1,6 millones a un lobby de los Estados Unidos para que la administración de este país se pronunciara a favor del 1-O. Las relaciones de Arrimadas con Torra están rotas: fue la única líder política que rechazó reunirse con él por tener colgada en el balcón de la Generalitat una pancarta en favor “de los presos y exiliados”. El partido naranja ha pedido la comparecencia de varios consejeros. Pese a todo, la semana pasada sellaron un pacto con los independentistas para renovar la dirección de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), el órgano de dirección de TV3 y Catalunya Ràdio. La incógnita es si ese pacto —que Ciudadanos considera que está en el aire hasta que no se vote— se mantendrá o peligra tras las declaraciones de Torra.

Ciudadanos tiene la facultad como primera fuerza parlamentaria de pedir plenos extraordinarios y así consiguió celebrar uno sobre convivencia y ha impulsado otro sobre la infancia. Arrimadas cree que los recortes presupuestarios que sufre la sociedad catalana son fruto del desvío de dinero a “embajadas” y “chiringuitos”, como así denominan a los órganos impulsados por el Govern, y se ha descartado para negociar los Presupuestos. Por eso, recrimina a los comunes que salgan sistemáticamente en auxilio del independentismo como cuando rechazaron su proposición de ley para acortar las listas de espera en sanidad. Algunas de sus resoluciones de carácter sanitario y social se aprobaron en el Debate de Política General pero muchas, como las del resto de la oposición, no se llegan a aplicar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información