Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Urbana asegura que todavía hay 20 narcopisos activos en el Raval

El Ayuntamiento recrimina al resto de administraciones la nula inversión en seguridad en Ciutat Vella

Protesta vecinal contra los narcopisos.
Protesta vecinal contra los narcopisos.

Después de la macroredada contra los narcopisos del barrio barcelonés del Raval a finales de octubre -que supuso el despliegue de 700 mossos y acabó con medio centenar de detenidos-, la Guardia Urbana ha admitido este lunes que todavía quedan operativos 20 de estos narcopisos en la zona. “Conocen muy bien los tempos judiciales. En lo que tardamos en abrir una investigación y conseguir los permisos para acceder a la vivienda y a veces cuando tenemos el permiso judicial ya han cerrado el narcopiso”, ha apuntado el intendente de la Guardia Urbana de Ciutat Vella, Benito Granados, que ha informado que en verano de 2017 había cerca de 70 narcopisos en funcionamiento en el barrio.

Precisamente a mediados de 2017, el gobierno municipal puso en marcha el Plan Específico e Integral para combatir la problemática de las drogas en el centro de la ciudad, que consistía en un dispositivo de intervenciones desde los ámbitos de la vivienda, espacio público, prevención y, sobre todo, seguridad. El objetivo principal era el desmantelamiento de narcopisos. Unas viviendas ocupadas que siguen operando en el centro de Barcelona pese a los operativos conjuntos de Guardia Urbana y Mossos d’Esquadra.

En la presentación del balance de dicho plan, la comisionada de Salut, Gemma Tarafa, ha admitido: “Aunque encontramos tres veces menos jeringas que otros años, este año ha habido un incremento respecto a 2016 y 2017”. Tarafa ha asegurado que en la ciudad no hay más consumidores de drogas que otros años. “Creemos que se han desplazado de una zona a otra”, lamenta. La comisionada ha asegurado que gracias al plan de choque se ha pasado de tener una decena de educadores en Ciutat Vella en 2016 a 23 en la actualidad. Y también la sala de venopunción de Baluard abre 24 horas de julio a noviembre y posteriormente de 7.00 a 0.00 de la noche con una plantilla de medio centenar de trabajadores. Tarafa ha asegurado que el 90% de los usuarios de la sala Baluard son habituales. El perfil de dependiente a la heroína en Barcelona es de 42 años mientras que el de cocaína es de 39 años.

El comisionado de seguridad, Amadeu Recasens, ha mantenido que la Guardia Urbana de Barcelona ha destinado más efectivos que nunca a Ciutat Vella. De esta manera, la mitad de la promoción que se incorporó al cuerpo municipal en julio de 2018, 56 policías, fueron destinados a Ciutat Vella. Además el refuerzo policial ha supuesto 13.600 horas extras. “Durante 2018 se ha accedido judicialmente a 59 pisos y se han detenido o investigado a 79 personas relacionadas con estas acciones. A estos datos deben sumarse los obtenidos en el macrooperativo conjunto entre Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana el pasado 29 de octubre en la operación Bacar. Fruto de aquella operación se realizaron 58 detenciones y se cerraron 24 puntos de venta, hay 17 personas en busca y captura y 18 personas han ingresado en prisión”, ha mantenido. Las estadísticas destacan que en los últimos dos años entre las actuaciones de Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana se han realizado 147 entradas a domicilios y locales en materia de salud pública y se ha detenido a 201 personas, de las que 32 ingresaron en prisión.

Igualmente, Recasens ha asegurado que el 70% de los pisos o locales donde ha intervenido la policía en el Raval han sido recuperados de tal manera que se evita que continúe llevando a cabo la práctica delictiva en su interior.

Por su parte, la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, ha reclamado más implicación al resto de administraciones. “El Ayuntamiento de Barcelona es la administración que más recursos ha destinado a combatir la problemática de drogas y mejorar la seguridad y la convivencia en el Raval. Hemos destinado seis millones de euros. Si las administraciones que tienen competencia en tráfico de drogas y política de vivienda hubieran invertido la mitad de recursos que el Consistorio, seguro que la situación sería otra”, ha denunciado.

Otras actividades delictivas

Recasens ha defendido los patrullajes realizados en el distrito y ha explicado las estadísticas sobre otras actividades delictivas en el barrio, más allá de los narcopisos: “Entre marzo y noviembre de 2018 se han arrestado o investigado a 401 personas – la mayoría por requerimientos judiciales, hurtos y apropiaciones indebidas- y se ha intervenido sustancias estupefacientes a 344 personas. También se han detectado 104 personas que tenían asuntos pendientes con la justicia, se han presentado casi 1.000 denuncias administrativas por incumplimiento de las ordenanzas municipales y se ha conseguido requisar 32 armas blancas”.

Gala Pin ha destacado que durante los últimos meses se ha continuado ampliando hasta 931 el número de pisos vacíos identificados como vacíos u ocupados en seguimiento en el barrio del Raval. El Consistorio ha contactado con los propietarios de 447 viviendas. En 379 se ha podido verificar que están vacíos y en 231 se han incorporado medidas de seguridad como tapias. Además, el Ayuntamiento ha conseguido el acuerdo con 36 propiedades de viviendas para destinarlos a la bolsa de alquiler del Ayuntamiento que hasta el momento han formalizado 14 cesiones.

En cuanto a las asociaciones canábicas en Ciutat Vella hay 34 que tienen licencia pero durante el mandato se han cerrado 63 que operaban de forma ilegal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >