Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Lo importante de un juego de mesa es la gente que te rodea”

Elías Alonso fundó junto con sus dos socios 'Beholder Factory', una empresa de creación y diseño de juegos de mesa

Elías Alonso, creador de juegos de mesa, en su oficina en Torrelodones.
Elías Alonso, creador de juegos de mesa, en su oficina en Torrelodones.

Tras ganar varios concursos, Elías Alonso Herranz (Madrid, 40) comenzó a trabajar pintando figuras de juegos de mesa en una empresa de miniaturas "para sacar un dinero extra" mientras acababa la carrera de Ingeniería Industrial. Una década después, y tras descartar dedicarse a lo que había estudiado, decidió abarcar todo el proceso creativo de su pasión desde que era un adolescente. Por ello, fundó junto a sus dos socios la empresa Beholder Factory. Su sede, situada en Torrelodones, es un despacho de apenas 20 metros cuadrados donde las figuras, tableros, dados y pinceles comparten espacio con los ordenadores y los programas de diseño.

¿Recuerda el juego de mesa con el que se enganchó?

Perfectamente, fue el Colonos de Catán. Recuerdo que salió en 1995. Mis amigos y yo poníamos un fondo común y comprábamos un juego nuevo cada mes.

¿Aquel juego fue una especie de revolución?

A partir de ahí cambió todo en el mundo de los juegos de mesa. Empezaron a tener mecánicas más complejas que los clásicos que había hasta entonces, como el Monopoly y el Hotel, y la gente empezó a reunirse en tiendas para jugar.

Por cosas como esa hay quien les considera frikis.

Estamos acostumbrados. Fíjate, un día, cuando fundamos la empresa, apareció la policía local, abrieron la puerta y preguntaron que qué hacíamos ahí. Les dijimos que nos dedicábamos a crear juegos y su respuesta fue: “Ah, nosotros también tenemos un compañero friki como vosotros”. Tenemos muy asumido que lo somos e incluso nos lo llamamos entre nosotros. Además, lo friki está de moda.

¿A qué se dedica exactamente un diseñador de juegos de mesa?

Lo primero es pensar el tipo de juego que quieres crear y las reglas. Esa es la parte más divertida, decidir que vas a hacer un juego basado en figuras y con dados y cartas, por ejemplo. En ese momento siempre te parece que estás teniendo unas ideas supernovedosas y fenomenales.

Y no siempre lo son.

Para nada [ríe]. El siguiente paso es el más tedioso, crear la maqueta y testarlo. Muchas veces terminas aborreciendo tu propio juego. Tienes que cambiar muchas de esas cosas que te parecían genial porque ves que la mecánica no funciona o es más aburrido de lo que pensabas. Es un proceso de prueba y error. Pero ahí no acaba, después de todo esto, llega el diseño gráfico y el modelismo.

¿Qué hace que un juego sea bueno o malo?

Para mi, el grado de decisión que tú puedas tomar y cuánto afecta a la partida. Y para la industria, que sea de consumo rápido. Si quieres vender un juego ahora mismo las partidas tienen que ser de una hora como máximo. La gente no dispone de tiempo. Tiene que empezar una partida y acabarla, y sobre todo pasarlo bien.

¿Le sirve de algo en todo esto la carrera que estudió?

Al ser una ingeniería, bastante, sobre todo por las matemáticas. Al final estos juegos son estadística. Debes conseguir que todo sea diferente pero que la probabilidad de cada jugador de ganar sea la misma y que sean sus decisiones las que le lleven a vencer o perder. Todo bastante más complejo de lo que parece.

No será fácil de explicar a sus conocidos.

Muchos de ellos siguen pensando que simplemente nos dedicamos a pintar figuritas. Ahí se quedan. Pero nosotros hacemos mucho más que eso, creamos juegos de mesa de estrategia con figuras, en nuestro caso de fantasía y ciencia ficción.

¿Se puede vivir de ello?

Llevamos tres años como empresa y vamos tirando. Eso sí, con un buen juego de mesa no te retiras. Tú sacas cosas, una puede funcionar y puedes ir avanzando con eso. Pero es verdad que, tanto en Madrid como en el resto de España, la industria está un poco en pañales. Muy poca gente se dedica a esto. Por ahora, la mayoría de lo que hacemos son encargos del extranjero. En un futuro nos gustaría realizar proyectos por nuestra cuenta.

¿A que lo atribuye?

Yo tengo la teoría de que aquí se juega menos por la climatología. Puedes pasarte todo el día en la calle porque hace buen tiempo y puedes salir. Y sin embargo en Alemania o gran Bretaña tienes muchos menos días de sol y las actividades se hacen en casa.

¿Los videojuegos son el principal enemigo de los juegos de mesa?

No lo creo. Son actividades complementarias y para momentos diferentes. Si tú tienes una tarde para jugar, y vas a quedar con amigos, no quedas para jugar a un videojuego, por ejemplo. El videojuego es más solitario y lo importante de un juego de mesa es la gente que te rodea.

Un punto de encuentro en la 'Game On'

“Tenemos muchas ganas de que llegue, pasarnos por allí y ver las reacciones de la gente con nuestros juegos. Es algo que siempre te hace ilusión”, comenta Elías Alonso acerca de la Game On, una feria internacional de juegos de mesa que se celebrará en La Nave (Cifuentes, 5) del 7 al 9 de diciembre y reunirá a cientos de apasionados de los tableros con algunos de los diseñadores más famosos del mundo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información