Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Filmoteca crece ofreciendo algo más que películas

El centro acabará el año con un 9% más de espectadores que en 2017, a pesar de los 18 días que cerró por las inundaciones

Isa Campo, Esteve Riambau, Laura Borràs e Icíar Bollaín en la presentación de la temporada de la Filmoteca.
Isa Campo, Esteve Riambau, Laura Borràs e Icíar Bollaín en la presentación de la temporada de la Filmoteca.

Un buen arranque siempre es importante. Así, para el próximo enero, inicio de una nueva temporada, la Filmoteca de Catalunya ha programado un ciclo sobre la filmografía de Isaki Lacuesta, el director catalán que se llevó la Concha de Oro del Festival de San Sebastián por Entre dos aguasy que acudirá a algunas de las sesiones obre su obra que se programarán en Barcelona. Precisamente, la presencia de los directores de los filmes que se exhiben o las charlas previas a los pases son dos de las bazas que explican, junto con unas tarifas más baratas respecto al cine comercial, las buenas cifras de asistencia de espectadores de la Filmoteca, que este año ha crecido un 9% y cerrará con unos 140.000 asistentes. Unos números que remontan la pérdida de público que sufrió en 2017, año en el que cayó un 8% respecto al 2016. “Fue un año de caída mantenida desde el mes de enero, no solo en octubre. Aprendimos la lección y este año ya empezamos con ocupaciones altas desde enero”, explicó ayer Esteve Riambau, director de la Filmoteca, durante la sesión de balance. La programación de ciclos potentes, como el de Ken Loach en enero —que asistió a las proyecciones— o el de los hermanos Taviani, o los dedicados por los centenarios de Ingmar Bergman y Rita Hayworth, han contribuido a incrementar el número de espectadores, que arroja una media de 107 por sesión, la más alta que se ha alcanzado desde 2015. “Estamos especialmente satisfechos porque ha ido bien pese a que la Filmoteca estuvo cerrada 18 días en septiembre por las inundaciones”, añadió Riambau.

 “La programación de una temporada en la Filmoteca es como un castillo de cartas en el que es muy importante mantener el equilibrio entre un cine clásico, los filmes contemporáneos que no llegan a las pantallas comerciales y películas que mantienen un diálogo con otras disciplinas artísticas”, apuntó Riambau. Para 2019, además de Lacuesta, la Filmoteca dedicará retrospectivas y ciclos a los cineastas Jeff Bridges, Terry Gilliam, Roman Polanski, Icíar Bollaín —“es fantástico que te dediquen un ciclo por el trabajo que has hecho cuando estás pensando en la siguiente película”, afirmó la cineasta, presente en el acto, durante el cual aseguró su presencia en septiembre próximo— al recién fallecido Bernardo Bertolucci y a Stephen Frears, entre los más destacados.

 

Terry Gilliam, en marzo

La tasa audiovisual, sin fecha

La consejera de Cultura, Laura Borràs, que asistió ayer a la presentación de la próxima temporada de la Filmoteca de Catalunya, no dejó clara la situación del marco legal que debería implantar una nueva tasa audiovisual después de que el Tribunal Constitucional anulara la que había aprobado el Gobierno catalán en 2014 y que suponía una tasa a las operadoras de 0,25 euros por conexión a internet. “El nuevo redactado se ha concluido y ahora está a la espera de lo que decida el departamento de Economía”, dijo. Desde esa área, sin embargo, se apuntaba que se está trabajando en ella. Está previsto que se incluya en los próximos Presupuestos.

 

“Terry Gilliam tiene día y hora para quitarse la espina del estreno comercial de su Don Quijote”, ironizó Riambau al referirse a la revisión de la obra del cineasta para marzo. Ese mismo mes se ha programado un ciclo dedicado al centenario de la United Artists, convertida en la primera productora independiente por sus creadores: Charles Chaplin, Mary Pickford, Douglas Fairbanks y David W. Griffith.

Stephen Frears acudirá en mayo, el mes que le dedica la Filmoteca a programar una selección de su producción en la que no faltan retratos corrosivos con toques entrañables de los personajes que aborda en películas como The Queen. En junio, la Filmoteca repetirá el ciclo Carta blanca, que este año hizo con Sergi López, y que en 2019 recaerá en la actriz Mercè Sampietro, encargada de nutrir ese espacio con sus películas preferidas. En agosto, los musicales llegarán a la Filmoteca por primera vez. Después del ciclo de setiembre de Bollaín, en octubre se repetirá un ciclo que siempre trae sorpresas, el de películas censuradas, reencontradas y restauradas: “Esa es la principal misión de las filmotecas, restaurar y recuperar las versiones originales de las producciones”, insistía Riambau que, de paso, destacaba el buen trabajo que hace la otra sede de la Filmoteca, el Centro de Conservación y Restauración de Terrassa.

Noviembre será el turno del homenaje a Bernardo Bertolucci, con el que Riambau había mantenido contacto: “No conseguimos que pudiera venir a Barcelona por su delicado estado de salud”. Y el último ciclo del año será el dedicado a Roman Polanski y Emmanuelle Seigner. “Nos encantaría contar con su presencia, veremos si es posible”, comentó Riambau. Un centro que, coincidiendo con el centenario de Joan Brossa, amigo y cómplice de la Filmoteca —tiene una silla dedicada— salpicará la programación de películas dedicadas al poeta. En cuanto a exposiciones, destaca la que se realizará el primer trimestre sobre la faceta como fotógrafo del actor Jeff Bridges, que documenta, usando películas de 35 milímetros en blanco y negro, los rodajes de los filmes en que participa desde los años 70.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >