Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez investiga si el conductor del patinete que mató a una anciana consultaba Google Maps

El joven, que presuntamente usaba su móvil cuando chocó contra la mujer, está investigado por homicidio imprudente

Una persona, en patinete, por la rambla del Carme de Esplugues (Barcelona), este miércoles.
Una persona, en patinete, por la rambla del Carme de Esplugues (Barcelona), este miércoles.

El joven que conducía el patinete eléctrico que arrolló y mató a una anciana en Esplugues de Llobregat (Barcelona) estaba manipulando su teléfono móvil cuando ocurrió el accidente. Esa es la hipótesis con la que trabajan la fiscalía y la juez que investiga el caso. Esa supuesta negligencia es una de las circunstancias que ha llevado a la instructora a investigar al conductor por un delito de homicidio imprudente. La otra persona que iba a bordo del vehículo eléctrico figura como testigo en la causa.

Fuentes de la investigación han detallado a EL PAÍS que el conductor estaba manipulando la aplicación Google Maps de su teléfono móvil cuando impactó contra una anciana que caminaba con ayuda de un andador. El siniestro ocurrió en el tramo central —reservado a peatones— de la rambla del Carme de Esplugues. El patinete circulaba a una velocidad cercana a los 30 kilómetros por hora, la habitual para este tipo de vehículos.

Al no poderse abordar el atropello desde el punto de vista penal como un delito contra la seguridad vial, la presunta imprudencia es clave. El hecho de que consultara, presuntamente, la herramienta de geolocalización de Google mientras circulaba con el patinete puede considerarse una negligencia. Según las mismas fuentes, sin embargo, la instrucción judicial aún se encuentra en un estado muy incipiente, pese a que el suceso ocurrió en agosto.

El patinete arrolló a la anciana, que cayó y se golpeó la cabeza contra el suelo. La mujer, de unos 90 años, ingresó ya en estado muy grave en el hospital Moisès Broggi, donde murió a los pocos días como consecuencia de las heridas. Según distintas fuentes, antes del siniestro la mujer se encontraba en relativo buen estado de salud pese a su avanzada edad. El episodio ocurrido el pasado verano no había trascendido hasta ahora, cuando el procedimiento judicial abierto por el accidente mortal ha empezado a dar sus frutos.

La proliferación, en las grandes ciudades, de vehículos de movilidad alternativa ha puesto en alerta a las autoridades, que ya han mostrado su intención de regular la materia. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, anunció en octubre una reforma en el código penal para tratar de solventar el conflicto entre peatones y usuarios. El titular de Interior reconoció que los conductores de este tipo de vehículos son “vulnerables”, pero también que “pueden causar daños importantes a terceras personas, dependiendo de cómo circulen”.

El subdirector general de movilidad de la Dirección General de Tráfico (DGT), Jorge Ordás, ha explicado a EL PAÍS este mismo jueves que la regulación en la que está trabajando el organismo considerará a los patinetes "vehículos de propulsión eléctrica". La normativa expulsará a estos aparatos de las aceras para evitar conflictos con los peatones y limitará su velocidad máxima a 25 kilómetros por hora. De momento, varios municipios, entre ellos Madrid o Valencia, han aprobado normas que prohíben la circulación de los patinetes por las aceras. 

Aunque la mujer de Esplugues es el primer peatón que muere tras ser arrollado por un patinete eléctrico, el pasado de 23 de octubre, una mujer de 40 años murió en Sabadell (Barcelona) por el uso de uno de estos vehículos. En ese caso, sin embargo, la víctima estaba utilizando el patinete eléctrico cuando cayó a la vía y fue arrollada por un camión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >