Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La víctima del atropello del patinete, una anciana con buena salud que paseaba con andador

"No sabes por dónde salen los patinetes, siempre circulan por la acera", aseguran los vecinos

Atropello patinete electrico
Una persona circula con un patinete eléctrico por el centro de la Rambla.

Solo algunos comerciantes de la rambla del Carme de Esplugues (Barcelona) conocieron el atropello del patinete eléctrico. La mayoría, no. Ocurrió en agosto y muchas tiendas estaban cerradas. Manoli, que regenta una tapicería, fue una de las que sí lo supo. Explica que, en el barrio, la mujer era conocida de forma cariñosa por sus constantes paseos por la rambla. "Es que siempre iba arriba y abajo con su andador. Era una mujer muy conocida", explica.

Esta mujer cuenta que el suceso (del que no fue testigo directo) ocurrió a mediodía. Cuando llegaron las ambulancias, la víctima del accidente "no sangró" y fue trasladada de inmediato al hospital. Según explica la mujer, la anciana tomaba sintrom, un medicamento anticoagulante. Aun así, gozaba de buen estado de salud, y prueba de ello eran sus paseos por la calle del Carme, una avenida con un tramo central para peatones y un carril reservado al tráfico en cada lado.

El accidente, añade, ocurrió en el tramo central del paseo a la altura del número 37. Esta vecina pide que se regule el uso de los vehículos de movilidad personal para evitar nuevos siniestros de ese tipo. "Lo que ha ocurrido le puede pasar a cualquiera. Cuando veo un patinete de esos a mucha velocidad me entra un escalofrío".

"Siempre iba por la rambla con un andador", explica la dueña de una tienda donde trabaja una sobrina de la víctima. "Era una señora muy querida porque tenía conocidos en el mercado. Cuando pasó, nos quedamos muy parados", añade. "Era mayor, es verdad, y aunque tenía sus cosas, estaba perfectamente". Uno de los tenderos de la frutería la Botiga, a escasos metros del punto donde tuvo lugar el fatal accidente, coincide en que la víctima era muy popular en el barrio: “Siempre decíamos que nos iba a enterrar a todos. Era clienta nuestra y venía casi a diario con su inseparable andador. Era pequeña, pero caminaba muy rápido con el aparato aquel”.

Viqui, otra vecina, lamenta que en la zona no hubiese "carril bici pintado ni nada por el estilo". "Aquí vamos los peatones, bicicletas y patinetes por el mismo lugar. Es una zona muy ancha y creo que todos cabemos. Lo de agosto fue un accidente lamentable, pero no se puede hacer mucho más”, destaca. Otros vecinos lamentan que los patinetes eléctricos proliferen de forma "descontrolada" por la zona. "No sabes por dónde salen y siempre van por la acera", explicaba un hombre que rememoraba los hechos de la tarde del miércoles, después de que EL PAÍS publicase la información del atropello.

El vendedor de cupones de la ONCE que tiene el puesto en el pasaje de los Ametllers, en la esquina de la calle del Carme, asegura que en el momento del suceso el barrio “estaba a medio gas, con casi todos los vecinos de vacaciones”. “Lo recuerdo perfectamente, estaba vendiendo en la puerta del mercado de La Plana (a solo unos metros del lugar del siniestro) cuando vi la ambulancia. Luego me explicaron que la mujer cayó y se golpeó la cabeza. Era la tía de una de las carniceras del mercado. Lo hemos sentido todos mucho”, lamenta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >